El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Historia del Paraguay Historia Universal

La conquista del Río de la Plata

El 8 de octubre de 1515, partía del Puerto de Lepe en España hacia el Nuevo Mundo, el Piloto Mayor del Reino Juan Díaz de Solís. Con una expedición de 60 hombres y tres naves, se dirigió a Occidente con el propósito de hallar el paso entre los dos Océanos. Comenzaba así, la conquista del Río de la Plata.

Llegada de Juan Díaz de Solís al Nuevo Mundo. Fuente: El País

Su objetivo era encontrar un estrecho que comunicara el Mar del Norte (ahora Océano Atlántico) y el Mar del Sur (Océano Pacífico), pero lo que halló fue un gran Río al que denominó Mar Dulce y al que los indígenas llamaban “Paraná guazú”.

Al Piloto Mayor del Reino se le atribuye además, el reconocimiento de la Isla Martín García, en donde fue emboscado y asesinado por nativos de la zona.

Truncada la expedición de Díaz de Solís, Hernando de Magallanes fue enviado por la corona con el mismo propósito. El 1 de noviembre de 1520, descubría finalmente el paso que une a los dos Océanos, conocido hoy día como el estrecho de Magallanes en su honor.

El navegante siguió su viaje, pero falleció en Filipinas en 1521 a manos de los nativos del lugar, corriendo la misma suerte que Díaz de Solís. Los restos de su expedición retornaron a España, y luego de una travesía de tres años regresaron tan solo 18 de sus hombres. Pero tras un largo trayecto, recorrido al mando de Sebastián Elcano, cumplieron la gran hazaña de circunvalar la tierra.

A pesar de la muerte de Juan Díaz de Solís, sus hombres realizaron posteriormente otra expedición. Al regresar a España, una de las naves con sobrevivientes del viaje de Solís naufragó en la Isla de Santa Catalina. Los sobrevivientes junto con su Capitán Alejo García, convivieron con indígenas durante ocho años.

Debido a las fantásticas anécdotas narradas por los nativos sobre incontables riquezas, García se lanzó con 5 españoles y 2000 indios, en búsqueda del Rey Blanco, fue así que llegó a Paraguay en 1524.

Llegando a Bolivia, ya con numerosos metales preciosos, fue víctima de una emboscada de los guaraníes. Falleció en 1525, cuando se disponía a enviar emisarios a sus hombres que quedaron en Santa Catalina.

Posteriormente Sebastián Caboto fue enviado por la corona española a una expedición a las Molucas, pasó por las costas del Brasil, hasta llegar al río de Solís al que nombró Río de la Plata. En 1527, remontó el Paraná y fundó el fuerte Sancti Spíritus, y en 1528 llegó al Río Paraguay, cercano al  Río Pilcomayo.

Caboto había cambiado de parecer y olvidó su contratación con la corona, su nuevo propósito era  encontrar la tierra del oro y la plata, por lo que arribó el Pilcomayo. La muerte de ocho de sus hombres en manos de los indígenas lo hizo desistir finalmente, por lo que regresó a España a informar los pormenores de su hallazgo.

Para 1534, mediante una capitulación, el rey Carlos V otorgaba a Don Pedro de Mendoza el título de Adelantado, Capitán General y Justicia Mayor. Con su armada, Pedro de Mendoza partió del Puerto de San Lúcar de Barrameda en agosto de 1535 y arribó al Río de la Plata en enero del siguiente año.

Fundación del Puerto Nuestra Señora del Buen Aire. Fuente: Historia Hoy.

Su primera obra, fue la fundación del Puerto Nuestra Señora del Buen Aire durante el mes de febrero de 1536, desde donde iniciarían las exploraciones. La relación entre indígenas y españoles al principio fue amigable, pero luego los nativos se sublevaron y el alimento comenzó a escasear, por lo que Don Pedro comisionó a sus hombres en busca del mismo.

A varios envió a las costas del Brasil, mientras que a Juan de Ayolas y a Domingo Martínez de Irala los mandó a remontar el río Paraná. Ayolas junto con Martínez de Irala, fundaron el fuerte de Corpus Christi. El hermano del Don Pedro, Diego de Mendoza, fue enviado a explorar la región delta del Río de la Plata, pero sus tropas fueron atacadas y falleció en el trayecto.

Al volver a Buenos Aires, Ayolas convenció a Don Pedro de Mendoza, quien se encontraba postrado por una grave enfermedad, a que se trasladase al fuerte recién fundado, y así lo hicieron. El Adelantado fundó el fuerte Buena Esperanza en las proximidades, y comisionó a Ayolas a que remontara el río Paraná.

Debido a que su salud empeoraba, Don Pedro decidió volver a España. Nombró a Ayolas como gobernador interino, pero como no regresaba, mandó a Juan de Salazar y Espinosa en su búsqueda. El 15 de agosto de 1537, Juan de Salazar fundó la Casa Fuerte de Nuestra Señora de la Asunción.

Tras la búsqueda sin éxito de Ayolas, y la llegada de la Real Provisión de 1537 enviada por el Rey Carlos I, los ciudadanos tuvieron que elegir a su gobernador. Ayolas había nombrado sucesor a Domingo Martínez de Irala, pero la Real provisión disponía que tras la muerte de Don Pedro de Mendoza y la de su sucesor, los conquistadores y pobladores debían reunirse a elegir un nuevo gobernante.

Llevada a cabo la votación, fue electo Domingo Martínez de Irala, de entre competidores como Juan de Salazar. Fue nombrado gobernador de forma interina, ya que el monarca Carlos I debía nombrar a otro de su confianza. Tras ser electo, fue nuevamente en busca de Ayolas, pero se encontró con que él y sus hombres habían muerto por un ataque de los indios payaguá.  

Posteriormente se dispuso a reorganizar la ciudad, en 1541 Buenos Aires fue despoblada y todos sus habitantes se concentraron en Asunción. En setiembre del mismo año, se erigió el Cabildo de Asunción, ya que según las leyes españolas la ciudad quedaba fundada como tal recién al contar con uno.

El 12 de marzo de 1542, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, el segundo Adelantado del Río de la Plata, llegó a Asunción. Realizó expediciones al Chaco, pero resultaron fallidas, y al volver los oficiales partidarios de Irala invocaron a la Real Provisión de 1537.

Derrocaron a Cabeza de Vaca en 1544, fue encerrado por varios meses y finalmente lo enviaron a España. Irala fue electo gobernador por segunda vez gracias a su aceptación, pero se desató una guerra civil que fue sofocada por el gobierno.

Llegaron Adelantados hasta el año 1587, el último fue don Juan Torres de Vera y Aragón. Tras su regreso a España se invocó a la Real Provisión, y fue electo el primer gobernador criollo Hernando Arias de Saavedra, quien dictó ordenanzas a favor de los indígenas.

Fuentes:

  • Monte de López Moreira, M. (2017). Historia del Paraguay (11ma ed.). SERVILIBRO.
  • •Thomas, Hugh. (2011) El imperio español de Carlos V. Buenos Aires. Editorial Planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estudiante de Periodismo en la Universidad del Norte. Escritora y lectora, amante de la música. Colaboradora en el Periódico Académico El Parlante.