LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL PARAGUAYA DE 1857

LA ELECCIÓN PRESIDENCIAL PARAGUAYA DE 1857

En 1842 había tomado el poder como Primer Cónsul de la República Don Carlos Antonio López Ynsfrán, siendo su vicecónsul el Comandante Mariano R. Alonso.

Según la «Ley de Administración Pública» aprobada ese mismo año, el primer magistrado de la Nación duraría 10 años en sus funciones hasta que se dieran nuevas elecciones en el Congreso de la República para elegir a un nuevo Presidente.

Así, había llegado el año 1852. Paraguay terminaba de manera victoriosa su guerra contra Juan Manuel de Rosas y había un sentimiento de felicidad en el aire por el reconocimiento de la independencia nacional por parte de la Confederación Argentina. El Congreso Nacional creyó apropiado prolongar la presidencia de Don Carlos hasta 1857, pues en ese importante momento histórico se veía que era necesario mantener una estabilidad gubernamental. 

Ni corto ni perezoso, el brillante Segundo Supremo aceptó. 

Finalmente, llegado el año 1857, había concluido el mandato provisorio de Don Carlos (5 años más) y se llamó a elecciones. En ellas, resultó electo por inmensa mayoría el Brigadier Francisco Solano López Carrillo como nuevo Presidente y Supremo de la Nación. Su hoja de vida era inmaculada, el paraguayo más ilustrado de su época, quizás sólo superado por el Dr. Francia e igualado en preparación por Eligio Ayala y José Félix Estigarribia. 

Don Francisco Solano fue electo, pues, ya en 1857. Sin embargo, fue la presidencia más breve de la historia paraguaya. Duró 30 minutos.

En efecto, el futuro Mariscal Presidente aceptó la designación. Pero en una maniobra inesperada por todos (aparentemente), en su discurso inaugural ante el Congreso renunció a su cargo de presidente. Dijo que todavía era muy joven para tomar dicha responsabilidad, que aún deseaba aprender muchas cosas más y dedicarse al Ejército y a enriquecer al país en lo cultural. Decía que estaba muy agradecido por el honor que le conferían, pero que al presentar su renuncia a dicha designación, recomendaba una vez más a Don Carlos Antonio López Ynsfran, el ciudadano ilustre que desarrolló al país y venció la guerra contra Rosas, como Presidente. 

Así, Don Francisco Solano abandonó el estrado del Congreso y volvió a su asiento. Hubo enorme sensación, nadie esperaba algo así. Se volvió a realizar una votación y por unanimidad se hizo llamar al anciano Carlos Antonio López Ynsfran una vez más. Este se hallaba en su quinta y según la leyenda, refunfuñando, despotricando contra el universo entero porque «ya quería descansar de tanta responsabilidad», hizo llamar a unos mensajeros para informar que aceptaría con una sola condición: sería sólo por 5 años más, ya que hizo otros 5 años como presidente provisorio. 

Su condición fue aceptada y así, hasta su muerte pocos meses antes de finalizado su mandato, en 1862, fue Presidente del Paraguay. Según algunos, todo esto estaba muy orquestado, pero eso… Pertenece a otro debate.

_

Fuentes: «History of Paraguay», vol.I de Washburn. 
«Histoire du Paraguay» vol. II de Demersay. 
«La Guerre du Paraguay» de N. T. Fix.

Carlos Antonio López. Fuente Imagen: De Desconocido – Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital cph.3a03379.Esta etiqueta no indica el estado de copyright del trabajo adjunto. Es necesario una etiqueta normal de copyright. Para más información vea Commons:Sobre las licencias., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19494986

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.