¡Libre serás oh patria amada!

¡Libre serás oh patria amada!

En el verdadero día de la primavera (22 de Septiembre es cuándo se da el Equinoccio), Paraguay festeja el renacimiento de la esperanza y la lozanía. Se recuerda Curupayty, símbolo de la fe en las causas de la Patria.

Mucho se escribe siempre sobre este día peculiar para los paraguayos, acaecido el 22 de Septiembre de 1866. Todavía queda mucho por escribirse, por seguir descubriendo e investigando al respecto.

Lo que todos sabemos, y a lo que todos nos resuena siempre, son las palabras del Héroe Máximo, Don Francisco Solano López, a su Gran Espadón, Don José E. Díaz, tras festejarse la espléndida victoria: «Usted, General, y el nombre de los guerreros de Curupayty, nunca morirán.

Gral. José Eduvigis Díaz

Por el contrario, vivirán para siempre en el corazón de nuestros compatriotas».

Sea este breve homenaje, en el Equinoccio Primaveral y en el Día de Tolkien (22 de Septiembre nacieron los Destructores del Anillo, Frodo y Bilbo, para añadirle más simbolismo), a los gloriosos Héroes de Curupayty, en la persona del Comandante en Jefe, Mariscal Don Francisco Solano López, su General Ejecutor, Don José E. Díaz, y todos los mártires paraguayos contra la infame Triple Alianza.

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *