Petróleo, ingrediente esencial y explosivo

!Comparte!

Durante el transcurso de la Guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia (1932-1935) no fueron solamente estos dos países quienes colisionaron en busca de petróleo, hubo muchos más actores de reparto, quiénes estuvieron muy pendientes de esta guerra por los distintos intereses creados.

Entre los mencionados actores del reparto, que estaban pendientes de la guerra y que incluso, intervinieron en el conflicto, merecen ser nombradas las empresas multinacionales, especialmente las del sector petrolero (Royal Dutch-Shell, de capitales anglo-holandeses, instalada en Paraguay; y Standard Oil of New Jersey, de capital norteamericano, radicada en Bolivia), cuyos objetivos e intereses en la zona se combinaron no sólo con los de los países en guerra sino también con los de las Naciones de origen de dichas compañías, que estaban librando una gran disputa por acaparar mercados y fuentes de materias primas en esta región del planeta; y, más aún, con los de algunos de los Estados limítrofes que, como Argentina y Brasil, aspiraban a ejercer una cada vez mayor influencia regional.

Pudiendo recabar datos de la investigadora estadounidense, Cynthia Rush, la misma hace una fuerte acusación contra la empresa Royal Dutch-Shell, donde los acusa de los principales instigadores de que en el año 1930, inicie el conflicto entre Paraguay y Bolivia.

La misma investigadora es tajante al respecto y señala que la empresa holandesa-anglosajona tenía un principal objetivo, que era utilizar a estas dos naciones para luego hacerse con toda la materia prima, es decir el petróleo abundante que había en el Chaco y también, buscando garantizar que nunca surgiera algo parecido al al Sistema Americano de economía política, que desafiara su libre comercio feudal.

Caricatura sobre el monopolio mundial de la Standard Oil Company.

Cuando la Standard Oil descubrió petróleo en Sanandita en 1926, y en Camiri en 1927, cerca de la región del Chaco en disputa, desencadenó una serie de sucesos que llevaron al estallido oficial de la guerra unos años después. Del lado paraguayo operaba la Shell, a la que Paraguay le había cedido derechos de perforación en la parte de la región del Chaco que reclamaba como suya.

Poderosos intereses bancarios y de las materias primas anglo-argentinos que habían entrado a Paraguay después de la guerra de la Triple Alianza, esperaban sacar provecho político y económico de una región del Chaco bajo total control paraguayo, y apoyaron a la Shell en fomentar el conflicto.

Ya entrando más de lleno a lo que es el inicio del conflicto, debemos mencionar la guerra era apoyada desde el extranjero por dichas multinacionales que se disputaban, no sólo la explotación de los yacimientos petrolíferos, sino además su vía de salida fluvial.

Fuente de la Imagen: https://in.pinterest.com/pin/447474912975132664/?lp=true

Pero, los condimentos de la guerra tienen un toque más que comentar, si Paraguay o Bolivia ganaban la guerra lo hacían con las multinacionales que apoyaban a cada país; sin embargo el que perdiera, se hundiría sólo.

Se me hace increíble pensar, que países como Paraguay y Bolivia se enfrentaron a muerte por el Chaco y que al final, estos eran simples peones de las multinacionales que con un ferviente deseo de petróleo, no escatimaron recursos para que inicie la batalla.

Sin embargo, es uno de los muchos puntos polémicos que se siguen discutiendo en las altas esferas de la Historia y quedaría para otro lugar, dicho debate.

Fuente: https://www.researchgate.net/publication/318402854_Las_multinacionales_del_petroleo_y_la_Guerra_del_Chaco_mito_o_realidad

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *