El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Historia del Siglo XX

La Isla de las Tres Millas

Three Mile Island, es una especie de isla de Yacyreta en el Río Susquehanna, en Pensilvania, emblemática planta nuclear se construyó en esa zona de Estados Unidos tal como en Yacyretá la represa del mismo nombre forjó este presente de energía eléctrica para dos países, Argentina y Paraguay.

La utilización de la energía nuclear con fines pacíficos siempre estuvo cargada de polémica, primero, por los emplazamientos elegidos para la construcción de dichas industrias, como también, el peligro latente de que cualquier terremoto o desastre natural pueda producir una fuga al ambiente de materiales radiactivos capaces de matar a toda la vida circundante, esto más aún hoy en día se piensa con las experiencias reales de Chernobyl y de Fukushima, ambas plantas supuestamente eran las mejores de su tipo, modelos a exportar para otros países pero no siempre pasa lo que se espera.

Es así que en la madrugada del 28 de marzo de 1979 se registró el peor accidente de la historia de la industria nuclear norteamericana. El núcleo uno del reactor TMI 2 empieza a sobrecalentarse de manera extraña y sospechosa, el conteo hacia el segundo catastrófico se acercaba; si bien es cierto, el engranaje principal se desestabiliza próximamente al desenlace, los propios sistemas de seguridad con sus bombas de refrigeración comienzan a corregir y estabilizar el desequilibrio, que abruptamente, es impedido de progresar positivamente debido a la lectura errónea de los operarios que se confunden al hacer las lecturas, apagando la entrada de agua de emergencia, que genera la refrigeración y de nuevo, empieza el proceso hacia la reacción en cadena, una vez que ésta ocurriese, el desastre sería de proporciones inimaginables.

Fotografía/Fuente: Daily History

A causa de esto el reactor se sobrecalienta más de la cuenta llegando casi a 5000 grados centígrados, la temperatura crítica que ocasionaría la fusión del mismo; si el núcleo se derritiese, la radiación mortal sería expedida de manera descontrolada, contaminando todo a su paso y liberando grandes cantidades de gases radiactivos, y de haber ocurrido, hubiera puesto en serio peligro la vida de unas 25000 personas que residían en la zona. Pero luego de casi 16 horas, a las 20 p.m., los operadores se dieron cuenta que si bombeaban de nuevo el agua al reactor, para que pasase por el núcleo, éste se refrigeraría y volvería a estabilizarse, lo que pasó, después, ya que el mismo, comenzó a enfriarse, apenas un tiempo antes del temible “meltdown”, es decir, la fusión.

La categoría de este desastre nuclear alcanzó el número cinco de siete posibles, solamente Chernobyl y Fukushima llegaron al nivel 7.

Esto representó una gran enseñanza para los operarios de las plantas nucleares, porque demostró que los seres humanos por más preparados que estén ante eventuales desastres, se ven sobrepasados por la gran cantidad de información que deben manejar en el momento crítico y de acuerdo a ello, tomar decisiones que pueden ser catastróficas o salvíficas como se vería tiempo después con el desastre de la planta nuclear de Chernobyl. Después de esto, todos los operadores fueron instruidos, mejorando su formación de manera radical.También demostró que la mayor seguridad es saber que no estamos del todo, cien por ciento, seguros.

El presidente en ese momento de los Estados Unidos, Jimmy Carter, un ingeniero nuclear retirado y entrenado, visitó Thrre Mile Island, ya que había tenido experiencia con plantas nucleares en el pasado, y había ayudado a desmantelar un reactor nuclear canadiense mientras servía en el ejército estadounidense, lo que generó en la opinión pública una sensación de alivio y ayudó a calmar las aguas en ese momento en que la visión negativa sobre la ciencia alcanzó picos notables.

Sin embargo, el programa de humor Los Simpson, siempre se mostró crítico con las plantas nucleares y el sistema de elección de operadores, poniendo en tela de duda, la capacidad de los mismos, no solo en el pasado, sino en cualquier momento.

Desde este desastre, ninguna otra planta nuclear fue construida en Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *