Lo que el viento se llevó: 80 años de una película que hoy sería imposible de hacer

!Comparte!

La Era Dorada de Hollywood dejó su marca en la cultura popular, no solo norteamericana sino global. Varios de los filmes de esa época fueron hitos del cine y sus escenas quedaron grabadas en la memoria de las masas. Pero de entre todas las grandes obras de ese tiempo hay una que destaca sin duda, “Lo que el viento se llevó” (Gone with the wind) que se estrenó hace 80 años, el 15 de noviembre de 1939.

Tanto se podría decir de esta película que este artículo sería interminable. Sin embargo, sólo hablaremos de algunos de sus datos más llamativos y que hoy son polémicos.

Terrible escena que retrata la crudeza de la guerra civil norteamericana.

Lo que el viento se llevó cuenta la historia de Scarlett O’Hara (interpretada por Vivien Leight) una obstinada muchacha, hija de los propietarios de una plantación de algodón de Georgia –la hacienda Tara–, quien, más que enamorada, está obsesionada por Ashley Wilkes (Leslie Howard), prometido con su prima Melanie Hamilton (Olivia de Havilland).

Sin embargo, pese a lo bella que es Scarlett, Ashley no siente gran interés por ella y se compromete en matrimonio con Melanie. Así mismo, la guerra entre los estados del Norte y los del Sur está en ciernes, así como una euforia particular en los jóvenes de la época, quienes se muestran entusiastas por ir a pelear.

Hattie McDaniel, primera afrodescendiente en recibir un premio de la Academia

Entre los muchos hombres que sienten fascinación por la bella Scarlett, se encuentra Rhett Butler (Clark Gable), quien se siente fuertemente atraído por ella. Atracción que no pasará siquiera cuando Scarlett, después de presenciar el compromiso de Ashley con Melanie, se lanza a los brazos de Charles Hamilton, hermano de Melanie, con quien termina casándose, situación que terminará por acercar a Scarlett a su rival Melanie, de quien terminará siendo gran amiga.

Por su parte, Rhett no abandona sus intenciones, pese al matrimonio de Scarlett, y decide permanecer a la espera, y emprender una lucha por conquistarle, sobre todo después de que ella enviudara, pues su esposo fue una de las primeras víctimas de la Guerra de Secesión.

La viudez trae para Scarlett también la miseria, la hacienda familiar –Tara– devastada y sus padres muertos. Y es aquí cuando notamos que la historia de la protagonista funciona como metáfora de la historia del Sur de los EE.UU.

Escena del incendio de Atlanta. Fuente: Getty Images

Decidida a que su familia no pase hambre ni sufrimiento, esta mujer, quien ha ido madurando a fuerza de dolor decide no darse por vencida. Es entonces cuando, al final de la primera parte de la película, la protagonista recita una de las líneas más memorables de la historia del cine:

“Con Dios como testigo juro que no podrán derribarme. Sobreviviré, y cuando todo haya pasado, nunca volveré a pasar hambre, ni yo ni ninguno de los míos. Aunque tenga que mentir, robar, mendigar o matar, ¡con Dios como testigo juro que jamás volveré a pasar hambre!”

Es así como logra casarse en segundas nupcias, esta vez con un adinerado hacendado, el cual sin embargo es asesinado, dejando a Scarlett nuevamente a la deriva y con gran preocupación por su destino.

Sin embargo, esta nueva soledad es la oportunidad para Reth Butler, quien por fin logra que Scarlett lo acepte en matrimonio. Pero Scarlett en el fondo sigue enamorada de Ashley Wilkes, quien volvió del frente y encontró a su esposa Melanie enferma y muere, dejándole a Scarlett el camino libre para que cumpla su sueño con Ashley.

Vivien Leigh, Clark Gable y el director Victor Fleming durante el rodaje de Lo que el viento se llevó. Fuente: Imdb

Consciente de esta situación, y cansado de cargar con el fantasma de Ashley, Reth decide abandonar a Scarlett, para que pueda cumplir su sueño. No obstante, es en ese momento de la historia en que esta mujer reconoce finalmente que todo aquello que ha sentido por Ashley es más que un capricho no cumplido de una niña rica y que realmente ama a Reth, pero ya es muy tarde.

Por su parte, Scarlett quiere ir tras de él, pero también se da cuenta de que no puede abandonar Tara, pues son sus tierras, y finalmente la tierra –tal como le decía su padre- “es lo único que prevalece”.

Así, Scarlett decide permanecer en su hacienda, hacer frente a la tremenda depresión y hambruna que ha dejado la guerra, y que sigue siendo una amenaza, y esperar a ver qué se le ocurre para hacer regresar a Reth, su esposo, a quien ha descubierto que ama profundamente.

La película está basada en la novela del mismo nombre escrita por Margaret Mitchell. A quien el productor David O. Selznick pagó 50.000 USD por los derechos para hacer la película. Una suma increíble para ese tiempo.

Este romance épico en tiempos de la Guerra de Secesión norteamericana, ganó diez premios Oscar y recaudó en su momento poco más de 200 millones de dólares en Estados Unidos, y algo más de 200 millones en el extranjero, sumando la impresionante cifra de 402 millones de dólares de la época. 

Victor Fleming recibiendo su Oscar a Mejor Director por Lo que el viento se llevó.

Hoy esa cifra no parece mucho frente a lo que recaudan los “blockbuster” de superhéroes. Pero traslademos esa cifra a la actualidad, teniendo en cuenta la inflación y costos promedios de tickets desde inicios de los cuarenta hasta hoy; tenemos de esa manera que hoy recaudaría más de 3.500 millones de dólares.

Teniendo en cuenta esto, sería la película más exitosa de la historia, no Advengers: Endgame que recaudó casi 2.800 millones.

Sin embargo, si Lo que el viento se llevó fuera estrenada hoy, tal vez no tendría la misma recepción, de hecho sería imposible realizarla de la misma manera.

Ya en aquella época, hace 80 años atrás, el film recibió críticas por mostrar una visión romántica de la vida en el Sur, de mostrar a los esclavos a gusto con la vida que llevaban.

Afiche promocional original de Lo que el Viento se llevó.

Y de hecho, la película muestra un mundo ideal de caballeros que transitan por los campos de algodón, tratan bien a los esclavos y consideran la esclavitud una especie de mal necesario. Los esclavos liberados son, en el mejor de los casos, incapaces de salir adelante sin un amo blanco que les dirija, y en el peor, unos maleantes y delincuentes.

Mammy (Hattie McDaniel) es un personaje positivo y entrañable que roba el corazón de los espectadores, pero también un estereotipo racial, el de la, obvio, “Mammy”, la niñera y criada negra que suple con sentido común y un gran corazón su falta de cultura y educación.

Prissy, con su molesta voz chillona, representa a la chica corta de luces, vaga, a la que hay que estar reprendiendo de forma constante para que haga algo. Se dicen cosas sin ningún empacho como “la risa de los negros en sus cabañas comiendo sandías”, y se substrae el mensaje de que los negros y el sur entero estaban mucho mejor siendo esclavos que liberados.

Pero los EE.UU. de 1939, no estaba para libre de esos tratos racistas. La propia Hattie McDaniel, quien sería luego la primer mujer negra en recibir un Oscar –a mejor actriz de reparto– no fue invitada al estreno de la película en Georgia, ni ningún actor de color, porque el teatro en que se estrenó era sólo para blancos. Y, aún con las críticas del propio Selznick por el trato a Hattie McDaniel como ciudadana de segunda clase, la misma acudió a la entrega de los Oscar por la puerta de servicio.

El racismo no es el único aspecto controvertido de la película. En una escena, Rhett Butler al darse cuenta de que en ese momento su esposa Scarlett no lo ama, la fuerza a mantener relaciones sexuales, y a la mañana siguiente ella no lo recrimina por ello. Hoy filmar algo así no sería posible de ninguna forma.

Pese a todo esto, Lo que el viento se llevó es un film que merece ser visto por su inolvidable cinematografía, su excelente guión con grandes diálogos y el desarrollo de los personajes con los que en algún aspecto el espectador puede identificarse.

Estos puntos son justamente característicos del buen cine de aquella Era Dorada de Hollywood y esta película es su mejor ejemplo.

Fuentes:

Expansión.com

Scrip.com

Wikipedia

IMDB

Redrumcine.com

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *