El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Anime Efemérides Historia del Siglo XX

Saint Seiya: la apoteosis televisiva de una de las series más influyentes de la historia

En 1986 se estrenaba, lo que para toda una generación, se considera como una de las series anime más importantes de la historia, no solo en Japón, su país de origen, sino en todo el orbe, desde que saliera al aire, un día como hoy.

El Patriarca.

33 años después Saint Seiya o como la conocemos por estos lares latinoamericanos, “Los Caballeros del Zodiaco”, se erige como una de las creaciones de Masami Kurumada más excelsas y portentosas, (engendrada originalmente como manga un año antes, en 1985, y publicada desde enero de 1986 hasta diciembre del año noventa, ininterrumpidamente, la revista que tuvo el placer histórico de alimentar la artisticidad de este genio fue Shūkan Shōnen Jump y la casa editorial Shūeisha), cuando, por Paraguay, continuaban siendo las mejores series de aquella belle époque, “Transformers” y “The Super Dimension Fortress Macross”, más conocida como “Robotech”, en su versión yankee, que nos legó, a los pendejos de ese entonces, batallas inigualables, apoteósicas traiciones y profundas grietas entre personajes de las sagas, enfrentamientos entre máquinas, alienígenas contra humanos, etc.

Los poderosos caballeros dorados.

Con Seiya como artífice de las mayores hazañas por la fuerza del amor y el honor, sus amigos, los caballeros de bronce, defensores de Saori Kido, la reencarnación de la diosa Atenea, que cuales Hércules modernos, tuvieron en sus manos la salvación de la humanidad innumerables veces consiguieron conquistar el corazón de los peques y de los más grandes, porque tenía de todo, ya que adentrarse en los insondables caminos de la lectura del manga producen hasta ahora, por lo menos en personas de mi edad, si no escalofríos, al menos, esas remembranzas de tiempos idos, que se abalanzan como djinn´s sobre los pensamientos más recónditos del presente.

El imponente y ultra poderoso Saga de Géminis controlando su armadura remotamente.

La serie original con los doblajes latinos sigue siendo, hasta ahora, -de mejor calidad- la conocida como «La saga del Santuario», si bien es cierto vinieron otras series basadas en distintas historias posteriores, lo mejor que para mi pudo hacerse luego de la primera es la saga de Hades y la de Poseidón que, de las históricas fue la más flojita.

Aioria, el caballero de la casa de Leo.

Sin embargo, pudimos avizorar una gran propuesta con el Lienzo Perdido, «The Lost Canvas» pero terminó de emitirse abruptamente porque los niveles de ratings eran muy bajos así que los grandes empresarios no tuvieron mejor idea que realizar el famoso, inefable y nefasto «Saint Seiya Omega» para kids y lo peor se vino después, con Saint Seiya Soul of Gold, basura para perder el tiempo que nunca me convenció del todo. Sus películas, para otra entrega.

Shura de Capricornio.

Los caballeros del zodiaco llegaron mediante la explosión de su cosmo-energía al séptimo sentido (el cosmos definitivo); por supuesto, como todo lo bueno debe terminar alguna vez, los empresarios con el poder de Shaka de Virgo y su famoso Tenbu Hōrin, quitaron todo el sentido, a la serie, lastimosamente, pero eso ya es materia para otro escrito, lo cierto y lo concreto es que esta serie “voló las pelucas” de muchos niños que crecieron con la alegría de pertenecer a la década de los ochenta, la mejor de todas.

Los fans seguimos esperando que se vuelva a realizar y seguir con lo que faltó mostrar en el Lienzo Perdido pero eso es pedir peras al Olmo. En fin, recordemos a los Santos de Atenea, porque sin ellos la Tierra caería en las manos del Mal.

De izquierda a derecha: Ikki de Fénix, Shun de Andrómeda, Hyoga de Cisne,
Shiryū de Dragón, y Seiya el caballero de Pegaso, los Caballeros de Bronce.

Definitivamente, podemos hablar largo y tendido sobre Sain Seiya pero de algo estamos más que seguros: 33 años de influenciar a niños, jóvenes y adultos.

Y lo seguirá haciendo, es más que evidente, lo seguirá haciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *