El descubrimiento del Nuevo Mundo

El descubrimiento del Nuevo Mundo

Hoy 12 de octubre, fecha donde se descubre el paraíso perdido, feliz para los aventureros españoles que llegaron hasta las tierras desconocidas donde el oro y la plata abundaban, consiguieron por fin sobrevivir un calvario que representó los meses en el océano; también, fue un tiempo infame para las civilizaciones que encontraron su fin en el dominio sobre otras naciones de pueblos originarios por la fuerza de las enfermedades y el desarrollo tecnológico del viejo continente.

Pero en la vida de los seres humanos como en la Naturaleza salvaje, lastimosamente solo los fuertes sobreviven y los que tienen la capacidad de afrontar los nuevos cambios con excelencia, ésa es la clave de pervivir a través del tiempo.

Una visión romántica de la llegada de Cristóbal Colón a América (Dióscoro Puebla, 1862). Wikipedia

Lastimosamente, la estupidez del fanatismo religioso acabó con muchos materiales históricos de los mayas, aztecas e incas, pero algo quedó de la barbarie que continuó a la primera colonización, entre la locura de Colón por la que fue apresado y enviado de nuevo a Europa, engrillado, hasta su muerte, en la más pasmosa soledad y en el más completo silencio, olvidado por sus congéneres, prueba más que eficiente de que los humanos somos necesariamente desagradecidos; podemos compartir los ejemplos modernos de nuestro propio país con sus más egregios héroes, exiliados, deformados por los enemigos de la Nación en sus proclamas históricas, con fragancia de odio y rencor, envidia de la más pecaminosa, en fin, nada ha cambiado aparentemente de los años de la Colonia hasta estos días de avances tecnológicos y chips cuánticos.

Algo queda sin embargo, sobre decirlo, la recordación de la hispanidad como el día en que nuestros antepasados se cruzaron con los indígenas amerindios para poblar y despoblar a la vez, este gran continente.

Las carabelas de la primera flota de Cristóbal Colón, la nao insignia Santa María, seguida por la Niña y la Pinta, representadas en este grabado de madera sin fecha. Solo se conoce el destino que corrió la Santa María. FOTO POR BETTMAN, CORBIS VIA GETTY

Algo queda, y es que a pesar de las estupideces que podamos leer o escuchar en estos tiempos de tribulaciones en contra de esos primeros españoles, ingleses, franceses y portugueses que vinieron hasta el recientemente descubierto Paraíso perdido, los primeros colonos, ellos y nada más que ellos, legaron a la historia de la humanidad la revelación más importante de todos los tiempos, por encima de las toneladas de oro, plata, piedras preciosas, especias, madera, tabaco, jitomates, chocolate, vainilla y demás yerba mate: ésa es, un cambio de paradigma con respecto a la esfericidad de nuestro Planeta Tierra que hasta nuestros días ha representado el avance más importante del ser humano, justamente coincidente con la época del Renacimiento europeo, la caída de Constantinopla, el invento de la Imprenta y la utilización de nuevas tecnologías innovadoras en lo referente a armas de destrucción masiva para aquel pasado que aún reverdece en nuestros corazones.

La música que te puede catapultar hacia aquella época donde el renacimiento europeo produjo los mayores descubrimientos es la producida por el gran compositor griego Evangelos Odysseas Papathanassiou.

Cristóbal Colón en la Santa María, en un cuadro de Emanuel Leutze.

Evidentemente Vangelis lo comprendió en su momento, la música que preparó para la película “1492 La Conquista del Paraíso”, con la magistral actuación de Gérard Depardieu como Colón, esa Conquista del Paraíso Americano, es sin duda alguna, una de las mayores creaciones del siglo Veinte, magnífica, eminente, heroica, supra espiritual; ella misma, refleja el calvario, el sufrimiento, la auto-tortura que todo espíritu aventurero debe soportar para llegar a buen puerto, para conquistar la historia y hacerse eterno en un océano plagado de silencio y oscuridad.

Colón desembarca en Guanahaní. Wikipedia

Lo que vino después, los saqueos, las guerras, las traiciones y batallas por la conquista de México, de Perú y lo que vino después, repito, forma parte de la Historia rica y a la vez sangrienta, de la vida misma, ya que ella es guerra desde el comienzo del alumbramiento, desde el inicio mismo de la ambición llamada voluntad de poder que transforma la naturaleza humana en divina.

Feliz día de la Hispanidad, recordando a ese héroe llamado Cristóbal Colón, aquel desquiciado, loco, demente enemigo de la humanidad que «sin querer queriendo», descubrió el Nuevo Mundo.

Aquí compartimos el videoclip de Vangelis:

Gabriel Ojeda

Informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *