El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Grandes Batallas de la Historia Historia Universal

A 79 años de la «Operación Barbarroja»

Un día como hoy, pero de 1941, 3 millones de tropas del Ejército Alemán, inician la operación «Barba Roja» en el marco de la Segunda GuerraMundial. Durante ese acontecimiento, el peor error que cometió Adolft Hitler fue la de desoír a sus generales y comenzar el ataque. Cabe destacar que grandes soldados de la Wehrmacht y los oficiales más preparados, fueron desperdiciados en nuestro país.

Las diferencias estaban en la gran cantidad de efectivos militares, tropas regulares y de reserva que tenía la URSS y la gran cantidad de tanques y armamento que superaban con creces a la gran capacidad técnica de la Wehrmacht pero de todos, el mayor problema de los alemanes fue el clima, que enjundioso, se convirtió en el Mariscal de la victoria soviética al final; las grandes reservas petrolíferas hicieron que Hitler quisiera emprender la oleada de la Blitzkrieg cuanto antes, a pesar de que los generales le habían avisado de la necesidad de no abrir varios frentes de batalla.

Además, cuando estaban a horas de conquistar Moscú y ante la negativa de Heinz Guderian de ir a apoyar al ejército que se encontraba empantanado frente a las murallas de Kiev, Hitler empezó a desvariar y salirse del plan inicial, de manera alocada.

Esto posteriormente le costaría el cargo a Guderian, por tratar de explicar al Führer de su estúpida intención, cuando ya estaban a pocos kilómetros del Kremlin, esto hubiera provocado una debacle emocional tanto del pueblo ruso como de sus soldados, pero el mandamás alemán, consideraba que él era el nuevo Napoleón…y así le fue.

Esta mala decisión haría posible más temprano que tarde la destrucción del Tercer Reich. Stalin se sintió tan abatido por la alta traición de su par alemán que se escondió durante aproximadamente dos semanas en la más completa depresión. Luego salió y puso a sus mejores generales para emprender la defensa de la Madre Rusia y posteriormente aniquilar a las fuerzas alemanas como una apisonadora.

Fue el comienzo del fin para los alemanes en la gran guerra. Fueron perdiendo posiciones y la iniciativa inicial se convirtió en maniobras geniales de evasión que fueron fulgurantes, por parte de Erich von Manstein pero que al final no bastaron para conseguir la victoria sino para alargar la agonía.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *