El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Historia Universal

Don José Martí, cónsul del Paraguay

El ilustre escritor, abogado y revolucionario Cubano, Don José Martí, nació el 28 de Enero de 1853 en La Habana, Cuba.

Considerado «Padre de la Independencia» en su país, además fue un brillante hombre de letras, uno de los máximos exponentes de la literatura latinoamericana del siglo XIX y de todos los tiempos. Vivió en España y en los EEUU, y probablemente influenciado por ellos, trabajó para independizar a su país de la Corona Hispana. Sin embargo, en plena contienda contra las fuerzas españolas reconoció que su deber era luchar y morir si era necesario, no sólo para liberar a Cuba de España, sino para impedir que los EEUU se expandan sobre las Antillas y dominen su «Isla Bonita».

El Comandante Martí murió el 19 de Mayo de 1895, en una excelente emboscada que le tendieron los tercios españoles en Palma Soriano. 

Lo curioso del caso es que Don José Martí murió en posesión del cargo de Cónsul Paraguayo de Nueva York, en EEUU. 

En efecto, entre 1887 y 1892, habiendo sido nombrado para hacer ese trabajo en la mencionada ciudad, el Gobierno de Uruguay le solicitó que se hiciera cargo también de sus ciudadanos, cosa que Martí aceptó gustoso. Paraguay también tenía necesidad de contar con un Cónsul en la «Gran Manzana» pero no tenía dinero para pagarlo (era la postguerra de 1870).

El Gobierno Uruguayo, en un gesto amistoso hacia Paraguay, lo puso en contacto con José Martí. El entonces Presidente del Paraguay, Gral. Patricio Escobar, habló directamente con el patriota y poeta cubano escribiéndole «que sería un gusto poder contar con sus servicios pero no había como pagarle».

Según la leyenda, la respuesta de Don José Martí fue: 

«No es necesario que me pague, General. Mi honor será servir a la Patria del indómito Mariscal López. Con eso, estaré más que satisfecho».

Monumento a José Martí en la ciudad de Cienfuegos, Cuba.

Y como ya hemos dicho, murió en posesión del cargo el valiente cubano.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *