La «Copa de Licurgo» o Cómo los Romanos ya conocían la Nanotecnología

La «Copa de Licurgo» o Cómo los Romanos ya conocían la Nanotecnología

Se conserva en el Museo Británico, y es una pieza de arte que sorprende a todos los que la ven. Los artesanos romanos que la hicieron, se encargaron de dejarle un «toque mágico» para asombro de todo aquel que se aproximara a ella, dependiendo desde luego, de los juegos y cambios de luz:

La «Copa de Licurgo» cambia de color, según cómo es alumbrada, entre las tonalidades verde jade y rojo vino.

Ésta genialidad de los artesanos romanos se realizó con milimétrica selección de granos de plata y oro con los que impregnaban a su trabajo de vidrio. Esos pequeños «granos» tenían el sorprendente tamaño de 50 nanómetros de diámetro, lo cuál simplemente, deja perplejos a los científicos.

Es que, con la tecnología de punta de «nanotecnología» que hoy se maneja, se logran alcanzar esos pequeñísimos tamaños de diseño de cristales. Pero que hace 2.000 años atrás, los romanos hayan conseguido tal obra magistral, simplemente demuestra cuán grandioso era el Imperio Romano, cuántos secretos se han perdido con el pasaje del tiempo y la necesaria «gran humildad» que debemos tener al juzgar a tiempos pasados… 

Para nosotros, hoy, la nanotecnología es uno de los más actuales e interesantes avances de la técnica científica. Para los antiguos romanos, era una técnica artesanal, complicada (y que hoy mayormente, desconocemos) pero probablemente, bien difundida.

Imagen: La «Copa de Licurgo», Getty Images.

___

MÁS INFORMACIÓN:

BBC Mundo (Londres): http://www.bbc.com/mundo/noticias-37790157?ocid=socialflow_facebook

Emilio Urdapilleta