Gödel y la Constitución inconsistente

Gödel y la Constitución inconsistente

Érase una época donde los más grandes genios de europa debían migrar a cualquier parte del mundo, cualquier parte era mejor, por las crisis bélicas de la Primera Guerra Mundial.

Kurt Gödel

Uno de ellos deseaba continuar su trabajo e investigaciones en un campo bastante complicado que había desatado un verdadero asombro a la comunidad matemática, se trata del lógico-matemático Kurt Gödel. Su nombre tal vez no sea muy conocido, pero su trabajo ha logrado ser base importante en ciencias de la computación.

No era extraño verlo caminando en el patio de Princeton con su amigo Albert Einstein, quien junto con el reconocido economista Oskar Morgenstern, aceptaron ser testigos para su nacionalidad estadounidense. Gödel, quien haya revisado la Constitución de los Estados Unidos unos días antes de la entrevista, avisó a Morgenstern que no era cierto ser un país totalmente democrático, pues según sus teoremas de incompletitud, sus leyes estaban escritas de forma antagónica. Si Gödel lo afirmaba, pues debía ser cierto; pero si lo mencionaba en la corte, era probable que nieguen su nacionalidad por considerarlo irrespetuoso, por tanto insistieron que no dijese tal ofensa. Kurt ya empezaba en esos tiempos a tener delirios y pensar de forma surreal.

Llegado el día de la audiencia por desgracia al juez Forman se le ocurrió preguntar si cómo iba en su natal Alemania, con la ascensión de Hitler al mando. Primer error, Gödel nació en el antiguo Imperio Austrohúngaro. Segundo error, el juez justo mencionó a Gödel que afortunadamente Estados Unidos nunca será un país dictatorial. En cuanto Einstein y Morgenstern quisieron apaciguar las aguas (la idea era recibir la nacionalidad no discutir con el juez) Gödel no se resistió y afirmó al juez que él mismo había probado lo contrario. El juez Forman pidió a Gödel no entrar en esto, y bueno, finalmente le concedió la nacionalidad estadounidense.

Referencias

Antonio J., Pasiones, piojos, dioses…y matemáticas.

Daniel Dávalos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *