El gran circo de la vida

El gran circo de la vida

El futuro miembro de la “familia Manson” Susan Atkins apodada por el mentor Charles Manson cariñosamente «Sadie Mae Glutz» emergiendo de un ataúd durante un show en un club nocturno, puesto por el fundador de la Iglesia de Satanás Anton Lavey (frente, con cabeza afeitada), San Francisco, 1968.

Este grupo de hippies se asentó en el rancho Spahn en el sur de California para de a poco, ir volcándose hacia la delincuencia y la criminalidad, pero nadie esperaba sinceramente, lo que ocurriría tiempo después.

La familia Manson provocó una serie de macabros asesinatos en los años sesenta en Estados Unidos vinculados a estrellas de Hollywood y del Jet Set, a siete en total ascendió el número de víctimas mortales de esta fatídica conjunción de juventud, drogas, sexo y rock and roll; jóvenes engañados de la peor forma por el genio diabólico y manipulador de Charles Manson, que se hacía pasar por Gurú espiritual y que en realidad, tiempo después se supo, estaba completamente loco.

Fuente de la Imagen: History Collection

Anton Lavey, no estaba loco, era una persona bastante realista, cuerda, inteligente, proactiva, aparte de tener una visión empresarial (algo así como los cientos de iglesias que «en el nombre de Jesús» ofrecen la salvación a los ingenuos) y alejada de las acciones criminales, él mismo en varias ocasiones había comentado que su Iglesia más se trataba de una afrenta a la sociedad estadounidense, muy conservadora; con dicha Iglesia Lavey intentaba darle un poco más de alegría a la vida. antes de morir reconoció haber sido demasiado amable con las personas, hecho singular, la verdad, ya que por experiencia, no se puede ser condescendiente o “buena gente” con todo el mundo y a veces hay que saber decir NO.

En fin, una más del gran circo de la vida y de «sus ingenuos» habitantes…

Gabriel Ojeda

Informacion

30 comentarios en «El gran circo de la vida»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.