El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

In Memoriam

Ycuá Bolaños: “400 muertos, eso no se olvida, no se queda impune”

Un día como hoy, hace 16 años, ocurría la mayor tragedia del Paraguay en tiempos de paz: El incendio del supermercado Ycuá Bolaños, ubicado en el barrio Santísima Trinidad de Asunción. Este siniestro, se cobró la vida de casi 400 personas y dejó cientos de heridos, así como desaparecidos. A más de una década, los familiares de las víctimas siguen exigiendo justicia.

Con un acto virtual, la Coordinadora de familiares víctimas y amigos de la tragedia del Ycuá Bolaños, conmemoraron aquel fatídico 1 de agosto del 2004. Con la presencia de miembros de la coordinadora en la plazoleta del futuro memorial 1-A, la ceremonia fue trasmitida en vivo vía streaming.

Se dio lectura del mensaje de los familiares y víctimas, quienes vienen clamando justicia desde hace 16 años y manifestaron “En ese camino nos encontramos con un sistema público desbordado y sobrepasado por la urgencia y las demandas, nos encontramos con un sistema de prevención nulo u obsoleto, con un sistema de salud pública precario y a punto de colapsar y una administración de justicia que de espaldas a la realidad da privilegios a un sector pero aplica mano dura a los menos pudientes…”

Asimismo añadieron “400 muertos, eso no se olvida, no se queda impune”.

No solo el fuego y el humo acabaron con la vida de cientos de personas, sino la avaricia. Las puertas del local se encontraban cerradas tras el inicio del fuego, de acuerdo a lo expresado por la policía y bomberos. Según declaraciones de víctimas, a fin de que ningún cliente salga sin pagar, se ordenó el cierre de puertas.  

Última Hora

Además, el establecimiento incumplía con las medidas contra incendios y de seguridad, establecidas por la Municipalidad, pero de igual forma fue habilitado. Las pocas salidas de emergencias, la carencia de extractores de aire y la construcción misma del edificio, convirtieron al supermercado en una bomba de tiempo.

Una vez más, la impunidad reinó en el proceso judicial. El mismo fue interrumpido por las víctimas y familiares, ya que condenaban a los acusados a tan solo 5 años de prisión.

Reiniciado el litigio, Juan Pío Paiva, dueño del supermercado, fue condenado a 12 años de cárcel. Víctor Daniel Paiva, encargado, a 10 años de prisión. Daniel Areco, uno de los guardias, a 5 años, y Humberto Casaccia, accionista, a 2 años y dos meses.  

A día de hoy, todos los sentenciados ya se encuentran en libertad. Los familiares y víctimas, siguen exigiendo justicia.

A lo largo de estos 16 años, la expropiación del ex supermercado, constituye  uno de los mayores logros de la coordinadora de familiares victimas y amigos. Desde el 2017 se inició la construcción del Memorial 1-A en su reemplazo, para recordar siempre, a aquellos que ya no están.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estudiante de Periodismo en la Universidad del Norte. Escritora y lectora, amante de la música. Colaboradora en el Periódico Académico El Parlante.