El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

La columna picante

El Senepa nunca fue eficaz y ahora culpa al contribuyente de sus fracasos

La nueva campaña del Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (Senepa), ante su ineficacia e inutilidad, por cierto, es la de culparle al ciudadano y dejar toda la culpa en él y nada más que sobre él. Si bien es cierto que los ciudadanos, en su mayoría, somos todos puercos y amamos nuestra puerqueza, la culpa no es meramente nuestra.

Este es el Eslogan rimbombante:

«Mata el ñembotavy, no el ñati´u»

Pero, señores, no mata el mosquito, sino el virus que transmite.

Eso se veía venir desde enero y febrero, cuando se hablaba y se mantenía «tajante e indudablemente» sobre la «imposibilidad de que el Covid-19 llegase al país por su clima tropical y porque todavía no estábamos en el hemisferio sur en temporada invernal».

Las autoridades del MSPyBS, el Capitán de Río y Tierra, Mazzolenus, y, su Matamoros, Sirenita Sequera, tenían más miedo del Dengue que del coronavirus. El tema era el siguiente, el Covid-19 se vino con todo y sigue con el calor extremo, y el Dengue, siguió afectando a nuestros compatriotas.

Pregunta evidente: ¿Que mierda hicieron las autoridades nacionales y los gobiernos locales para conciencier, sensibilizar a la población y potenciar estrategias pre-existentes o nuevas alternativas para combatir la nueva epidemia del dengue?

La respuesta es sencilla: absolutamente, nada.

Recordemos que ahora el Dengue, más Covid-19 es una sindemia, es decir, la suma de dos o más epidemias o brotes de enfermedades concurrentes o secuenciales.

Los casos de Dengue jamás bajaron, y desde las autoridades existía un terrible silencio en cuanto a estos datos.

La prensa, lastimosamente, no ha presionado para que se revea la situación desde una buena planificación sanitaria.

En fin, qué raro que ahora de nuevo, la política más efectiva sea culparle al contribuyente que paga el sueldo de estos inútiles del Senepa y del Ministerio de Insalubridad Pública y Malestar Social. Pero es más fácil pues decir: «Nojotros facimos cosas de impresión que hamás en 30 años se fizo ni se facerá hamás, bla bla bla bla bla…»

Una verdadera verguenza, bro.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *