¿Todo está bajo control?

¿Todo está bajo control?

«TODO ESTÁ BAJO CONTROL. TENEMOS PROTOCOLOS, PERO LAS AULAS SE CAEN A PEDAZOS; POR SUERTE, HAY ALUMNOS»

El Viceministro de Educación y Ciencias, Robert Cano fue invitado en el programa periodístico «La Lupa», en donde habló de «cosas imposibles», como decía la canción de Gustavo Cerati, tratando de explicar lo inexplicable.

Según el MEC, está todo controlado de manera pulcra y exageradamente exitosa, pero cuando le muestran una escuela de San Pedro en pésimas condiciones salta histérico y aturdido, diciendo que «esa escuela en específico, no entra dentro de las prioridades de arreglo del MEC», a lo cual, el sindicalista docente Gabriel Espínola le retruca: «cuando se caiga el techo será prioridad seguro», a lo que el señor Cano explota y pide «que le dejen terminar», es decir, el discurso pererí de Petta y sus secuaces cae de maduro.

¿Dónde van a parar los fondos que se destinan al MEC que salen de los bolsillos de los contribuyentes? Es la misma cantaleta de siempre, «HACEMOS MUCHO, PARA NO HACER NADA», es decir, todo es bola, todo es mentira y ellos creen, que pueden seguir mintiéndonos descaradamente.

Imagen de archivo. Crédito: Hoy.

Porque según ellos lo que importa son los datos y los hechos, pero cuando le muestran los hechos reales lastimosos y penosos, calamitosos y catastróficos en las cuales se encuentran las instituciones educativas del Estado paraguayo, se demuestra, que el MEC no ha preparado nada durante el 2020 y que todo este tema de la vuelta a clases solamente es un capricho del ministrucho Petta que tenemos, que a lo salvaje, a lo mbaretesho, quiere a toda costa enviar a los niños al matadero educativo en condiciones infrahumanas, con aulas sin techo, o con goteras, húmedas, sucias, sin suficientes insumos y peor, con muebles, sillas y pupitres destruidas por el tiempo y la negligencia. Cano amenaza con que todas las escuelas ahora están sucias, con malezas y polvorientas, pero, al comenzar las clases, los «Padres se encargarán de solucionar ese problemita».

Es una pena que nadie diga nada y que los padres no sean lo suficientemente realistas con la situación que está ocurriendo en esta Pandemia.

No hay bioseguridad posible cuando la asociación de Padres de las escuelas y colegios del sector público educativo, son los que al final, arreglan y mantienen limpias, las instituciones. Los padres deben dejar de ser idiotas útiles para el Estado inoperante.

No hay protocolo que aguante, la impericia, indecencia, ineficacia y negligencia criminal de las autoridades gubernamentales. Una vergüenza.

TUVIERON OCHO MESES DURANTE EL 2020 EN QUE NADIE FUE A CLASES, PARA SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS LAMENTABLES DE SIEMPRE, PORQUE LO QUE MENOS IMPORTA SON LOS NIÑOS, PERO, SÍ, LOS CAPRICHOS DEL MINISTRO PETTA.

Gabriel Ojeda

Informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *