El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

La columna picante

La xenofobia, una cuestión recíproca que debería hacernos analizar y reflexionar muchas cosas

Estuve leyendo todo el «revuelo» que causaron una serie de tuits del capitán de la selección de Rugby argentina, «Los Pumas», Pablo Matera, «recordándose bien» de los bolivianos y los paraguayos, y me vino a la mente este meme bastante «discriminatorio» en dónde a simple vista se puede deducir el mensaje: la discriminación siempre existirá, y siempre estará en los genes de los europeos, y si consideramos a los argentinos, como los «más europeos de Sudamérica», entonces no hay nada que hacer.

La discriminación siempre existirá, y siempre estará en los genes de los europeos, y si consideramos a los argentinos, como los «más europeos de Sudamérica», entonces no hay nada que hacer.

El consuelo es que ellos se burlan de todos los americanos «no blancos» como ellos, y que, en Europa, sí o sí hay quienes discriminan a los «más europeos de Sudamérica», por lo que nos convertimos en tontos al saber que también existe una xenofobia y discriminación brutal en Europa hacia los Sudacas.

El tuit que el ahora ex capitán de los pumas, posteó en el 2011. Los cimbronazos que comenzaron con el cuestionado homenaje a Diego Maradona y siguieron con la aparición de viejos tuits de contenido misógino y racista en la cuenta de Matera. Imagen: @PablitoMatera

Lo que creo es que está bien que la gente diga lo que piensa, y, que la censura impuesta al que dice o escribe, lo que nadie quiere escuchar o leer, porque «le provoca dolor y le hace mal» a los que se sienten ofendidos, es un galimatías universal.

La gente piensa muchas cosas, incluso los paraguayos piensan muy mal de los argentinos desde siempre. De eso no hay dudas, pero el paraguayo es más bien «diplomático» a la fuerza, ya que sabe que, si profiere en voz alta lo que piensa de los «kurepis», será vilipendiado con duras expresiones de lo que los argentinos piensan, realmente, de los paraguayos.

Argentina es el Estados Unidos de los paraguayos, como Estados Unidos es el sueño americano de los mexicanos y centroamericanos, europeos, orientales, etc, de eso no hay dudas, así como la Madre Patria, España.

Desde esos países, las remesas de dinero por compatriotas que se han dedicado a trabajos que nadie quiere hacer por esos lares, refleja, lo tanto que les debemos a esos países y lo tanto, que esos países, les deben a nuestros compatriotas.

Me puse a reflexionar sobre una nimiedad. No por censurarle a este atleta, el argentino promedio dejará de pensar así, ésa es la cruda verdad y, es más, el paraguayo debería dejar de pensar mal porque algún argentino o español se exprese de una forma «políticamente incorrecta», sin embargo, hay algo que no se puede olvidar y es que, gracias a las mucamas, los albañiles, enfermeros/as y deliverys, que hay por esos lugares, un argentino o español, puede dedicarse a vivir un sueño deportivo, político, universitario, artístico o empresarial.

Los compatriotas paraguayos que dejan atrás familia y hogar deben ser considerados por nosotros como verdaderos héroes.

Hasta el día de hoy, esas remesas de dinero, hicieron mover a la economía nacional, y es otra vez el ciudadano común, que con su sacrificio logra que el país se mueva en inversiones, no el Estado de mierda que tenemos, que debería reivindicar un patriotismo real y plausible, con la creación de oportunidades laborales, para los que eligen dejar este infortunio y probar suerte en el extranjero, arriesgando sus vidas, inclusive.

Tampoco podemos vilipendiar a todos los argentinos en una ensalada César de xenofobia. La mayoría de los argentinos son buenas personas, trabajadoras y sacrificadas como cualquier ser humano que quiere salir adelante en todas partes del mundo, sin embargo, siempre, existe la excepción a la regla, y en este caso, se da en un deportista, cosa por lo general, que raras veces pasa, siempre y cuando no forme parte de las famosas “cargadas” antes de duelos, pero ésa, es otra historia.

Pero hay que decir algo que es ingüeroviable y necesariamente imposible de rebatir: «Los paraguayos hemos de ser los únicos en el Mundo entero, que recibimos con los brazos abiertos a extranjeros chantas que con solo el acento «Kurepí», ya logran mover montañas de «noes» y la genuflexión correspondiente, de nosotros, y luego exigimos respeto, ¡HASTA ESCRIBEN Y RE-ESCRIBEN NUESTRA PROPIA HISTORIA! Abrimos las puertas de nuestro país a cualquiera que pase la frontera y que, con su acento porteño, nos diga cosas que siempre supimos, pero que no sabemos cómo difundirlas o decirlas y pasamos por imbéciles.

No más discriminación en contra de los paraguayos, y para los paraguayos, y por sobre todo, NO MÁS AUTODISCRIMINACIÓN ENTRE COMPATRIOTAS.

No dejemos más que nadie del extranjero venga con sus aires de omnipotencia e intelectualidad a decirnos qué hacer y, a su vez, no subestimemos la capacidad de nuestros compatriotas paraguayos que no tienen ese acento porteño, pero sí que saben, de lo que hablan.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *