El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Mundo

El gobierno sueco admite que su estrategia contra la propagación masiva de coronavirus ha fallado

El país escandinavo confirmó su primer caso de coronavirus el 31 de enero, luego de que una mujer que regresó al país procedente de Wuham, haya dado positivo a las pruebas de COVID – 19. Desde ese momento el gobierno sueco optó por no confinar y solo apelar a la consciencia de sus ciudadanos, una medida que, sin dudas, instaló un debate a nivel nacional e internacional.

Hoy, Suecia sufre. Con 38.589 casos, 4.468 muertos y una tasa de 43,2 fallecidos por 100.000 habitantes, el epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública, Anders Tegnell, cabeza visible de la polémica estrategia, afirmó en una entrevista de radio que si sabía la situación en que actualmente está su país, hubiese sugerido medidas más duras para prevenir el contagio masivo de la enfermedad.

«Si nos enfrentásemos a la misma enfermedad sabiendo lo que sabemos hoy, creo que acabaríamos haciendo algo a medio camino entre lo que Suecia hizo y lo que hizo el resto del mundo» afirmó el médico.

Tegnell ve con buenos ojos una eventual mejora, sin embargo, se mostró un poco dubitativo con respecto a si las medidas estrictas que se hubiesen aplicado, fuesen una solución o solo una postergación de los contagios.

«Suecia es uno de los pocos países que fue cerrando más y más, el resto empezó con mucho a la vez. El problema es que no se sabe qué medidas tienen más efecto, probablemente lo sabremos cuando empecemos a levantarlas», sostuvo.

«Si nos enfrentásemos a la misma enfermedad sabiendo lo que sabemos hoy, creo que acabaríamos haciendo algo a medio camino entre lo que Suecia hizo y lo que hizo el resto del mundo»

Anders Tegnell, Jefe de la Agencia de Salud Pública de Suecia

Por otra parte, el Primer Ministro sueco, Stefan Löfven, anunció que creará una comisión de investigación para analizar y evaluar la gestión durante la pandemia. En un primer momento había manifestado que esperaría hasta el final de la crisis para realizar la evaluación, sin embargo, y debido al malestar que ocasionó el desborde en el núcleo principal del gobierno, decidió adelantar el proceso.

Löfven ha sido foco de críticas por parte de los ciudadanos suecos, debido a que, a pesar de la cantidad considerable de personas fallecidas por el virus, el número de testeos realizados a diario son muy bajos. Además, es acusado de no dar la cara y escudándose detrás de las autoridades sanitarias.  

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *