Un disco polémico y la «brujería» del merchandising

Un disco polémico y la «brujería» del merchandising

En agosto pasado se cumplieron 21 años del disco «¿Dónde jugarán las niñas?», del grupo mexicano Molotov.

Desde todo punto de vista, polémico, desde el momento mismo de su grabación, y posterior distribución en las disquerías; es sin duda, un trabajo emblemático para quienes fuimos jóvenes en los 90.

Haciendo un paralelismo con los tiempos que vivimos, en 2018, las cosas cambiaron bastante y es que grabar semejante disco hoy, sería algo prácticamente imposible; ni siquiera, pasible de alzarlo por las ondas de frecuencia modulada en algún programa musical de las madrugadas: ¿Por qué?

Portada, CENSURADA

Sus canciones serían censuradas también:

– «Puto», por homofobia

– «Matate Tete» y «¿Por qué no te haces para allá?»… al más allá, por inducción al suicidio

– «Cerdo», por discriminación contra las personas excedidas de peso.

– «Que no te haga bobo Jacobo», por ataque a la libertad de prensa.

– «Voto Latino», llamado a la violencia anarquista

– «Quítate que ma’sturbas (Perra arrabalera)», por violencia contra la mujer

– «Chinga tu madre», violencia verbal y llamado al incesto.

Demás está decir, que cuando apareció este álbum, se generó una controversia encendida entre los entendidos y las personas pertenecientes, principalmente, a grupos religiosos, y aquellas personas que siempre se preocupan por la moral de las demás personas.

Sin embargo, muchos olvidan que cuatro años antes, el grupo de metal extremo, grindcore o como quieran llamarle “Brujería”, en el año 1993, estrenaba su primer disco con una de las tapas más rotundamente violentas de esos años, y recordada hasta estos días, por los memoriosos, denominado “Matando güeros”, que a la larga terminó siendo positivo para el merchandising de la banda, luego con temas como, “Ehando Chingazos”, “La ley de plomo”, “Marijuana” y otros sencillos, en posteriores lanzamientos discográficos, que acabaron por ser, íconos de una época de la historia de la música en que todo estaba dicho y seguía, mucho, sin decirse.

De eso pasaron “apenas” 25 años…cierto, me fui por las ramas, pero ameritaba recordar y hacer un paréntesis, durante este periodo de tiempo, sobre otra portada que me llamó la atención por aquellos años, eso claro está, sin mencionar y sin olvidar, muchos otros grupos musicales que también, hicieron competencia, por quién publicaba la tapa más terrorífica; es notable pero en el pasado reciente pasaban estas cosas y ahora, todo lo contrario, tratan de quitarle la esencia, a la libre expresión. En fin.

El hecho es que, ambos discos, fueron asentándose en la psique de una juventud que vivió sus años de niñez en los mejores años del siglo veinte, la década del ochenta, con animes irrepetibles como Macross, Transformers o Mazinger Z, por citar algunos, esa adolescencia a la que no le dolía nada, ávida de trabajos discográficos, más comprometidos en el mensaje final social, de crítica política y cultural, que ya no se dan en los últimos años debido a la autocensura y a la sistematización de lo políticamente correcto a través de las diferentes plataformas del internet. (La tapa de Brujería, no la publicaremos con este artículo, por parecernos mucho más violenta que la que aparece. Invitamos a los que quieran conocer la tapa que se «internen» en los oscuros escondrijos de wikipedia para mayor conocimiento).

Por RI., y GO.

El Parlante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *