¿Por qué están rotas las calles? (Primera Parte)

¿Por qué están rotas las calles? (Primera Parte)

El año pasado, en medio de la pandemia me decidí hacer una entrevista que tenía pensada hace tiempo para saber por qué nunca se arreglan las calles y por qué estamos siempre rodeados de barro, agua y pozos en nuestras calles, algo que a mí me afecta en especial por ir en bicicleta al trabajo.

Ya que se avecina (¡esperamos!) la temporada de lluvias en el mes de octubre y noviembre, sería bueno que se sepa por qué nunca se arreglan nuestras calles, aunque sea a grandes rasgos, ya que el problema es más bien estructural y supone que se lo aborde en sus varias aristas, técnicas, económicas e institucionales y esclarecer por qué un caño roto en Asunción debería más bien concesionarse porque produce rentas perpetuas a los contratistas.

Mayor profundidad y detalles sobre los problemas puntuales a continuación quedan para próximas entregas.

Créditos de la imagen: Ultima Hora

Introducción

Los servicios de agua y saneamiento vienen enfrentando grandes desafíos por el crecimiento de la población y el desarrollo de nuevos polos de concentración demográfica, en especial en el área metropolitana de Asunción, donde se observan los persistentes problemas de cortes de agua, baja presión y caños rotos. La intención del reportaje es conocer las causas técnicas de dichos problemas y las deficiencias que los ocasionan. A este propósito compartimos la entrevista al Ing. Pedro Achinelli, gerente de Redes del Área Metropolitana de la ESSAP.

Antes de la creación de CORPOSANA (1954) y SENASA (1972) el país no contaba con servicios de provisión de agua potable para la población, y el acceso al agua potable se daba principalmente vía pozos artesianos particulares y en su defecto, de aguas de los arroyos. Los servicios de alcantarillado sanitario, entonces, comienzan a implementarse recién en estos años y a cargo total de la empresa, por lo que la cobertura del alcantarillado sigue siendo insuficiente en especial porque el aumento de la densidad poblacional es relativamente reciente y se dio en los últimos 30 años.

Problema

  1.   Provisión de agua potable

La provisión de agua potable comienza con la captación del agua, que para el Área Metropolitana se da principalmente en la planta de Viñas Cué con aguas del río Paraguay. Esto se complementa en zonas de alta demanda con pozos artesianos que suman a la red con bombas. El sistema obtiene su presión a través de la altura, el agua es llevada desde Viñas Cué a los reservorios situados en altura (natural o artificial) y desde ahí a la red. Los problemas de presión se generan por prácticas no recomendadas de utilización del ducto Viñas Cué. Reservorio(s) para abastecimiento de áreas con sobredemanda, lo que hace que la presión con que llega el agua al reservorio sea insuficiente, y el mismo no mantenga el nivel de agua necesario para mantener la presión.

  1.   Tratamiento

En general parece no haber problemas con el tratamiento del agua y la misma llega potable a los hogares. El tratamiento del agua se da por medios químicos y físicos (adición y estacionamiento). Las aguas servidas tienen un tratamiento de piletas en altura que sirven para estacionar la materia sólida y devolver el agua al río, limpia. Eso se realiza con relativa eficiencia en Asunción, pero suelen encontrar oposición de los pobladores en otras ciudades al instalar las plantas de tratamiento porque no entienden de qué se trata y piensan que la planta podría contaminar o tener impacto negativo al lugar, cuando en realidad el impacto negativo se da al carecer de estas plantas, porque las aguas servidas terminan depuestas en el río o los arroyos afluentes sin tratamiento.

El ingeniero explica que la carencia de alcantarillado y plantas de tratamiento de las aguas servidas es la principal causa de la contaminación del Lago Ypacaraí (además de las fábricas y mataderos, por supuesto), que absorbe a través de las napas freáticas las aguas servidas de los pozos ciegos. Las aguas subterráneas del acuífero Patiño están totalmente contaminadas por la falta de desagüe cloacal de la región metropolitana de Asunción.

  1.   Alcantarillado

El servicio de alcantarillado sanitario sigue sin alcanzar cobertura total en Asunción y su área metropolitana, teniendo sin embargo la capital una cobertura casi total. En el departamento central se viene instalando alcantarillado gracias a un préstamo del Banco Mundial de 100 millones de dólares, que se encuentra en ejecución hace más de 10 años. Sobre el problema de la densidad poblacional y el colapso de las redes, explica que la ESSAP vive un problema similar al de la ANDE que soporta aumentos de la demanda no reportados, como es obligación de los usuarios o las personas que construyen. En cuanto a los edificios, estos tienen obligación de tener pequeños tanques de tratamiento para sus aguas servidas, de modo a que las aguas ingresen a la red sin residuos sólidos, cosa que no se venía cumpliendo hasta hace muy poco.

  1.   Cañerías

El problema de las cañerías se refiere en específico a las pérdidas de agua y las calles descompuestas por las mismas. La causa de las roturas es en general la mala calidad del trabajo de reparación, ya sea por la calidad de los caños cambiados (mencionó que algunas empresas contratistas utilizan caños fabricados con plástico reciclado) o por la profundidad de colocación menor a la debida (los caños deben estar a 40 centímetros debajo de la superficie y suelen dejar a 20 centímetros). En otras ocasiones, el trabajo es realizado de forma tan desprolija que los caños terminan hacia el medio de la calzada, cuando deben ir al costado de las veredas. También se da a veces, que en base al problema señalado en el punto 1 sobre la violación de la integridad de los ductos de Viñas Cué a los reservorios, por la irregularidad de la presión revientan los caños. De todos modos, lo más común es que los caños se rompan debido a lo primero, mala instalación y/o reparación de las cañerías.

El ingeniero señaló que la solución a este problema es de exclusiva competencia de la ESSAP ya que le toca fiscalizar en forma el trabajo de las contratistas, pero carece de personal para el efecto.

  1.   Conclusiones preliminares

A grandes rasgos señaló que la ESSAP está superpoblada de personal, en parte consecuencia de la presión de los sindicatos y en parte por la injerencia del prebendarismo partidario en la contratación del personal. Con 2000 empleados, la ESSAP cuenta con menos del 50% de ese plantel para trabajos operativos, acaparando el servicio administrativo la mayor parte del personal. Por otro lado, señaló que los salarios del personal técnico son muy bajos y les cuesta mantener al personal el tiempo necesario para que ganen suficiente pericia, ya que se retiran pronto de la empresa al recibir mejores ofertas en el sector privado. Otro tema al respecto es la existencia o disponibilidad de personas formadas en el ámbito, porque no existe una carrera de ingeniería hidráulica y por lo general se recurre a ingenieros civiles que van aprendiendo la materia en el trabajo. También señaló que en cierta forma el trabajo en obras civiles es relativamente más relajado y menos exigente por lo que muchos ingenieros juniors prefieren ir a ese sector apenas consiguen una oferta de trabajo.

La ESSAP no cuenta con el problema de la ANDE de no poder disponer de sus utilidades para reinvertir, pero que las mismas casi no existen porque casi todos los ingresos son destinados a pago de personal.

En cuanto al mando superior en la ESSAP, priman los criterios técnicos pero lo político sigue teniendo mucha incidencia, quizás a eso se deban las deficiencias en fiscalización y control del cumplimiento de los términos de referencia de los contratos, ya que, por ejemplo, las reparaciones de caños rotos constituyen casi fuentes de renta permanente por no arreglarse nunca de forma definitiva.

 

Derlis Salinas