El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Napoleón Bonaparte

Bonaparte ante la Esfinge

En esta pintura de Gérôme se ve a el gran General ante la imponente Esfinge de la ciudad de Gizeh, la Campaña de Egipto conformó una serie de batallas conocidas como Las Guerras Napoleónicas, conocida hoy en día como la Batalla de las Pirámides.

Las Guerras Napoleónicas o de conquista fueron una serie de batallas que se desarrollaron principalmente en Europa y cambiaron para siempre al mundo tal y como lo conocían aquellos que vivieron durante esa época de transformaciones y superación de antiguos paradigmas.

En la primera batalla en la que la Grande Armée enfrentó por primera vez al ejército mameluco de Murad Bey e Ibrahim Bey los franceses coronaron en breve tiempo una victoria total.

Al acercarse el momento de la refriega Bonaparte se dirigió a sus soldados que soportaron necesidades y el poderoso sol que los azuzaba de la peor manera de la siguiente manera: «¡Soldados! ¡Desde lo alto de esas Pirámides, cuarenta siglos os contemplan!»

Napoleón, el general victorioso, que no había perdido ni una sola batalla hasta el momento tenía en mente la conquista de Egipto, a la sazón, tratando de emular a su héroe Alejandro Magno. Después de un inicio alentador, pronto se dio cuenta de su error pero no por ello claudicó en su empeño, es más, gracias a él, comenzó una revolución del conocimiento que por aproximadamente unos 1900 años dejó hundidas en las arenas del desierto africano la rica historia de los faraones y la antigüedad clásica.

Bonaparte ante la Esfinge, por Jean-Léon Gérôme

Varios científicos, ingenieros, pintores y representantes de la nueva nobleza y la antigua siguieron al gran corso, hacia la gloria magnífica pero con sus contribuciones crearon lo que hoy se conoce como egiptología, es decir, la arqueología que se dedica a investigar sobre la historia antigua de la civilización egipcia, mejorándose con el tiempo la forma de actuar sobre las reliquias y las antigüedades.

Gracias a esta campaña, con altibajos, los franceses pudieron enviar emisarios y gente de ciencia que se instaló en la tierra de Ramsés II y Cleopatra para rescatar el legado invaluable de los egipcios mediante la creación de luego de la muerte de Napoleón Bonaparte inclusive; con personalidades como Auguste Mariette, y posteriormente Gaston Maspero, quienes se encargaron de asentar el Museo Egipcio del Cairo para resguardar la gran riqueza que se iba perdiendo a causa de los ladrones de tumbas y los europeos que vendían indiscriminadamente el bellísimo arte egipcio a museos europeos o coleccionistas, y el Consejo Supremo de Antigüedades del que últimamente fue director el archi conocido Zahi Hawass.

Luego de una serie de reveses militares tuvo que volver a Francia, donde más temprano que tarde, se hizo coronar Emperador, pero ésa, es otra historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *