130 años del Führer

130 años del Führer

Un 20 de Abril de 1889 nacía en Braunau, Austria, el futuro Canciller y «Conductor» del Tercer Imperio Alemán, Adolf Hitler.

Hijo del funcionario aduanero Alois Hiedler y la ama de casa Klara Pólzl, a pesar de su padre (que no era muy religioso y tenía un temperamento duro) fue bautizado católico como «Adolphus Hitler» por su madre.

Estudió en una prestigiosa escuela de Bavaria y tomó clases privadas de canto. De niño iba casi diariamente a misa e incluso llegó a considerar la posibilidad de ser sacerdote, cosa que fue disuadida completa y furiosamente por su padre, que quería que Adolf siguiera su misma carrera como funcionario de aduanas.

Adolf Hitler con Eva Braun en el Berghof, la residencia del Führer en los Alpes Bávaros. Fuente Imagen: De Bundesarchiv, B 145 Bild-F051673-0059 / CC-BY-SA, CC BY-SA 3.0 de, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5457502



A pesar de que mostraba talento e inteligencia, Hitler obtenía malas calificaciones en la escuela. Según él mismo lo cuenta, «rendía a propósito mal sus exámenes para contrariar a su padre» (para acceder al funcionariado público en las aduanas uno debía poseer altas calificaciones). Adolf se salió con la suya, su padre abandonó toda intención de meterlo en las aduanas y lo dejó decidir sobre su vida.

Tras la muerte de su padre, mejoró sus calificaciones y terminó los estudios básicos. Su intención era estudiar Bellas Artes, pero fue rechazado porque sus estudios primarios eran insuficientes para los requerimientos de la Universidad de Viena.

Heinrich Hoffmann. Getty Images

Los profesores sin embargo, viendo su talento, le recomendaron para hacer el curso de Arquitectura pues se notaban sus aptitudes. Sin embargo, el costo de dichos estudios superaban inmensamente las pobres posibilidades económicas de Hitler, que entonces debió dedicarse a realizar caricaturas y pequeñas pinturas que vendía a los transeúntes de Viena.

Aunque pobre, Hitler lograba suficiente dinero para mantenerse, adquirir libros y participar en conferencias políticas de la época. Así, en esos años obtuvo su formación ideológica participando de mítines y leyendo cuánto material llegaba a sus manos.

Heinrich Hoffmann. Rosa Bernile Nienau en la residencia Berghof de Hitler en Los Alpes en 1933. Getty Images.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, abrazó con enorme entusiasmo la causa de las Potencias Centrales e hizo todo lo posible para que fuera reclutado por el Ejército Alemán, que entonces era el más avanzado de Europa. Logró su cometido y formó parte del Regimiento Bávaro.

En dicha unidad, buscó realizar los trabajos más temerarios y peligrosos: fue nombrado «Estafeta» de su batallón y su misión era transportar mensajes y cartas confidenciales tanto entrelíneas como detrás de su trinchera.

En una de esas ocasiones (durante la Batalla del Somme), un disparo de cañón cayó muy cerca de él y una esquirla le hirió en el bajo vientre. Hitler fue amputado de uno de sus testículos por esa herida pero antes de su operación, llevó a cabo su misión, lo que le valió el ascenso a Cabo, otorgado por un Oficial Judío que le admiraba por su bravura.

Adolfo Hitler con simpatizantes alemanes. Fuente Imagen: https://www.ideal.es/sociedad/201703/03/encuentran-fotografias-ineditas-adolf-20170302141843.html

La segunda herida grave que recibió fue mientras defendía una trinchera en la dura Batalla de Yprés, cuándo los ingleses rociaron las posiciones enemigas con cantidades letales de Gas Mostaza. Hitler sobrevivió milagrosamente y estuvo a punto de quedar ciego como secuela.

Heinrich Hoffmann. Getty Images

Al concluir la Primera Guerra Mundial tras la denominada «Traición de Noviembre», Adolf permaneció en el Ejército Alemán, probablemente por haber sido un héroe multi condecorado. Asistió a cursos sobre Política y Contra-Insurgencia Militar en la Universidad de Munich, dónde empezó a desarrollar sus teorías anti-bolcheviques (que ya las tenía tras haber visto, mientras se encontraba convaleciente, los boicots y rebeliones que protagonizaban los comunistas «Espartaquistas» en Berlín) y sobretodo, sus conceptos anti-judíos.

Consideraba (como era costumbre en el Ejército Alemán entonces) que la Máquina de Guerra Prusiana fue derrotada, no por las armas enemigas, sino por una conspiración «judeo-bolchevique», tema que desde luego, es polémico y debatible…

Heinrich Hoffmann. Getty Images

Hitler renunció al Ejército Alemán en 1920. A pesar de que estaba teniendo una carrera prometedora como espía y archivero de su «Unidad de Contra-Insurgencia», en una de sus acciones de espionaje ingresó a un tal «Partido Obrero Alemán».

Allí escuchó espectaculares discursos de Dietrich Ekkart y Gottfried Feder, quedó fascinado y pidió su vinculación. Esto equivalía a renunciar a la carrera militar…

Fue afiliado y pronto se convirtió en la estrella del partido, al que renombró «Partido Nacional y Socialista de los Obreros Alemanes». Todo lo ocurrido posteriormente: su «Putsch» en 1924, su prisión, la publicación de su obra «Mein Kampf», su meteórico ascenso tras salir de la cárcel hasta el poder absoluto de manera democrática, la recuperación económica alemana, el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el llamado Holocausto dónde murieron alrededor de 6 millones de judíos (1) y su suicidio el 30 de Abril de 1945 ante la inminente derrota alemana, son historias harto conocidas.

Adolfo Hitler. History. Fuente Imagen: https://latam.historyplay.tv/hoy-en-la-historia/nacio-adolfo-hitler

Adolf Hitler, para bien o para mal, para mi, es el personaje más importante de la historia en el Siglo XX.

Adolfo Hitler en el Nido del Águila (Kehlsteinhaus). Getty Images

Nota

(1).

Según https://es.wikipedia.org/wiki/Holocausto, se calcula que murieron víctimas de este exterminio algo más de seis millones de judíos aparte de unos 800 000 gitanos, cuatro millones de prisioneros de guerra soviéticos o víctimas de la ocupación (fueron también objeto de exterminio sistemático), polacos e individuos calificados de asociales de varias nacionalidades (presos políticos, homosexuales, discapacitados físicos o psíquicos, delincuentes comunes, etc.). Las aproximaciones oficiales son las siguientes:

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.