El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Actualidad Nacionales Opinión

A pesar del COVID-19: SENACSA debe continuar con el periodo de vacunación contra la Fiebre Aftosa y la Brucelosis bovina

Hace poco, hablando con el amigo K., vía Skype, comentábamos sobre los alcances de la última resolución de la SENACSA que tiene que ver con el momento que vivimos con la pandemia del COVID-19, que compartimos en este artículo[1], un contrasentido total a la historia de esa secretaría perteneciente al MAG que olvida la prevalencia estacional de ciertas zoonosis o de lo contrario, se muestra indiferente a la documentación científica que proyecta posibles epidemias de zoonosis si no se cumplen los rigores de las medidas preventivas de patologías animales mediante la vacunación en masa.

Comunicado oficial de SENACSA. Fuente: https://www.facebook.com/Senacsa/photos/a.913272448739680/3275499009183667/?type=3&theater

Recordemos que no todos los ganaderos tienen posibilidades ciertas para contratar los servicios de veterinarias buenas y de la compra de vacunas, allí entra a tallar el engranaje del Estado, y si uno solo de nuestros ganaderos, pierde la posibilidad de la vacunación de sus animales en tiempo y forma, puede provocar una pérdida de la seguridad en los diferentes establecimientos aumentando el riesgo de que los animales contraigan la Fiebre Aftosa[2] u otras enfermedades potencialmente destructivas para el sector. Además, se ocupa del bienestar animal. Según página oficial[3] esto significa e implica:

El bienestar animal designa el modo en que un animal afronta las condiciones de su entorno. Un animal está en buenas condiciones de bienestar si (según indican pruebas científicas) está sano, cómodo, bien alimentado, en seguridad, puede expresar formas innatas de comportamiento y si no padece sensaciones desagradables de dolor, miedo o desasosiego.

Las buenas condiciones de bienestar de los animales exigen que se prevengan sus enfermedades y se les administren tratamientos veterinarios; que se les proteja, maneje y alimente correctamente y que se les manipule y sacrifique de manera compasiva.

La República del Paraguay cuenta con la Ley No. 4840/13 de Protección y Bienestar Animal que establece las pautas mínimas que regulan la protección de los animales domésticos, silvestres y exóticos en cautividad.

De acuerdo a esta Ley, aquellos animales criados para el aprovechamiento humano, en sus diversas modalidades alimenticias, se regirán por lo establecido para el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (SENACSA) y demás leyes especiales que rigen la materia.

Garantizar la protección y el bienestar de los animales es de interés público. Para tal efecto, el Estado Paraguayo garantizará la adopción de acciones que aseguren:

  • La prevención y el tratamiento del dolor y el sufrimiento de los animales.
  • La promoción de la salud y el bienestar de los animales, asegurándoles, según la especie y forma de vida, condiciones apropiadas para su existencia, higiene y sanidad.
  • La erradicación y sanción del maltrato y los actos de crueldad hacia los animales.
  • La implementación de programas educativos y su difusión a través de medios de comunicación públicos y privados que promuevan el respeto y el cuidado de los animales.
  • El bienestar animal sostenido.

El bienestar animal fue identificado como una de las prioridades de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), los Países y Territorios Miembros encargaron a la misma que asumiera el liderazgo en este campo y, siendo la Organización Internacional de referencia para la Sanidad Animal, que elaborase recomendaciones y directrices que abarcaran las prácticas de Bienestar Animal, reafirmando así la Sanidad Animal como un componente clave del bienestar animal[4].

El Poder Ejecutivo instituirá a propuesta de la SENACSA, los planes y programas de prevención, control y erradicación de enfermedades y plagas del ganado y de otros animales domésticos y silvestres en el país[5]. Esto quiere decir, que a pesar de que cada ganadero pueda llevar un control total de su ganado u otros animales como ovejas, chanchos o cabras (por no citar otros animales que pueden entrar dentro de esta vacunación) deberán mediante su propia prevención estar bajo el arbitrio y el control general de SENACSA.

¿Por qué SENACSA hoy en día tiene tanta predominancia en las decisiones del sector ganadero en Paraguay?; pues, porque se encarga de examinar los productos cárnicos para saber si son aptos fitosanitariamente hablando, para el consumo humano y también, a su vez, para saber si nuestra carne es pasible de ser exportada a mercados grandes donde nuestro producto es muy apreciado y consumido. SENACSA es el organismo nacional responsable de la elaboración, reglamentación, coordinación, ejecución y fiscalización de la política y gestión nacional de calidad y salud animal[6].

El sector ganadero siempre ha tratado desde los comienzos del siglo veinte de optimizar recursos y mejorar la calidad de la salud animal. Recién fue mejorada la cobertura durante la primavera democrática con mayor vigor, pero todavía con muchas falencias; los ganaderos paraguayos, tanto los que tenían mucho como los que tenían poco, debían contratar servicios veterinarios privados por muchos años, con todo el gasto que esto provoca, hasta ahora se lleva así, debido a ello, en gran medida, se debe la mejora de la calidad de nuestra carne y de nuestro ganado en pie.

Imagen Fuente: La Nación

El sector ganadero ha tenido preocupaciones y se han ocupado en los últimos años a plantear rutas para que nuestra carne sea mejor procesada y también, mejor vendida en las góndolas de otros países; cuestión excluyente, ya que no solo ahora se necesitarían potenciar las oportunidades y excelencias del sector en la actualidad. Pero para ello, es importante que cualquier Gobierno, sea de la bandera que sea, deberá desarrollar alternativas válidas para que esto siga su curso. Pero a veces, esto no es siempre así y para empeorar las cosas, el Estado Paraguayo tiende mucho a intervenir el mercado privado de la ganadería de manera arbitraria. Me explico brevemente.

Dicho sea de paso, esta medida totalmente fuera de lugar en estos momentos, es muy complicado volver a organizar y calendarizar la vacunación del ganado. El ganadero quiere que su animal esté sano para que se pueda vender y seguir la cadena de producción también, (los frigoríficos deben trabajar de vuelta para conseguir ese estatus libre de aftosa y con animales provenientes de fuentes ganaderas adecuadas y debidamente controladas) y en estos momentos, no se podrá llevar adelante una nueva fecha de vacunación, no habrá forma de hacerlo de manera generalizada luego de que termine la cuarentena obligatoria por esta pandemia. Una cosa, no quita la otra, no se puede obviar lo que ya se tiene estipulado y proyectado realizar. Los animales también viven y necesitan ser atendidos.

K., muy preocupado me dijo que detrás de esto, no solo están los dueños o patrones, hay capataces con sus ayudantes punteros, veterinarios, fiscalizadores, choferes, obreros en las plantas frigoríficas; mucha gente depende de la cadena cárnica que puede ser entendida como parte de las excepciones del último decreto presidencial donde se refiere que las empresas que se dedican a la producción alimentaria, como lácteos, granos, cárnicos, molinos harineros deberían seguir con sus procesos anuales. Luego compartimos un “tereré virtual” a través de Skype mientras conversábamos sobre el nulo sentido común que acompaña a decisiones tan prevalentes como ésta.

SENACSA, históricamente se formó como un órgano impulsor de políticas privadas y públicas para hacer frente al flagelo de la Fiebre Aftosa, una enfermedad zoonítica que se transmite a los humanos. Se llamaba Senalfa[7], y fue creada el 10 de septiembre de 1957 bajo la Ley 1267, esto es, Secretaría Nacional de Lucha contra la Fiebre Aftosa. Pasaría un gran lapso de tiempo desde aquella primera fuerza impulsora que mejoraría la producción ganadera como su aprovechamiento para que en el 2004 se aprobase la Ley Nº 2426/2004[8] que creaba el SERVICIO NACIONAL DE CALIDAD Y SALUD ANIMAL (SENACSA).

Técnicos nacionales apoyados constantemente en su preparación y capacitación han sido artífices del logro de país libre de Aftosa, el camino no fue fácil, ni tampoco lo es ahora, ya que la planificación debe forjar una colaboración fuerte entre los sectores productivos del país y el Estado paraguayo para el monitoreo, control y erradicación de esta zoonosis que muchas pérdidas en el pasado reciente provocó al sector ganadero; esto se debió a varios factores, por un lado la negligencia o incapacidad del Estado para llegar a todos los productores ganaderos, por el otro, el desconocimiento de varios protagonistas del sector privado, a la luz se nota, la dificultad que esta realidad ha provocado en los últimos treinta años, que se fue saldando de a poco, con un gran proyecto a largo plazo, algo sin dudas, no muy común en nuestro país, esto ha provocado que la carne paraguaya hoy en día se exporte a grandes mercados del mundo, además de ser una de las mejores y posicionarse entre las cinco primeras; considerando nuestro mercado pequeño, y comparándonos con países como Estados Unidos, Argentina o Alemania, podemos decir que este logro no puede ser pasado por alto ni desestimado.

En la primera década de este siglo la SENACSA tuvo el apoyo económico de la Unión Europea en donación de equipos para el análisis de carnes y derivados, y fueron sus funcionarios mejorados ostensiblemente, eliminando los funcionarios políticos por los técnicos; ésta fue una de las contrapartidas dispuestas por la UE, de lo contrario, el apoyo económico y científico, se vería mermado. El Paraguay con su producción de carne de excelente calidad estaba listo para dar el siguiente salto que lo ubicaría en lo más alto de la cadena de producción a nivel regional, exportando no solo el rojo alimento, sino también genética.

Por ello, señoras y señores, esta resolución emitida por SENACSA es un contrasentido y un imprudente acto contra el sacrificio de toda una generación de científicos, especialistas, técnicos, ganaderos y pequeños productores aparte de ser peligroso para la salud pública, porque la aftosa como la brucelosis[9] no solo atacan a los animales sino también a los humanos.

¿Cómo se entiende que estemos tan preocupados por el COVID-19 y dejemos de lado las demás enfermedades? Todo debe ser atendido. Y si vamos a ser serios desde el Estado Paraguayo y su gabinete, esto deben rever porque atenta a la salud animal y por ende a la salud humana. Recordemos el desastre calamitoso de la facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional de Asunción con el famoso caso del contagio a humanos de la brucelosis, que hizo echar por el suelo la norma de calidad de esa Casa de Estudios por tamaña negligencia[10]. Varios docentes habían dado positivo a la prueba de brucelosis, ese tema tan complejo fue abordado en su momento, como corresponde, por la fiscalía y fueron procesados muy pocas personas por todo este problema que amenazó la vida de las personas que tenían contacto directo con los animales e indirectamente a muchos de los visitantes del Campus Universitario de San Lorenzo[11].

Imagen Fuente: Agencia IP

Independientemente, de estos ejemplos de mala administración y gestión de los recursos animales, volvamos al punto para dar un cierre: muchos años se luchó para que nuestro país obtenga un status libre de aftosa, con todos los animales que tuvieron que ser sacrificados con el rifle sanitario[12], tras el famoso brote de hace unos años que cerraron varios mercados, (en el 2011) más las pérdidas provocadas tanto al sector ganadero como a los ciudadanos directa e indirectamente implicados en la cadena de producción.

Como me dijo K., ojalá no cueste demasiado reactivar esa gigantesca maquinaria que es un motor de la economía paraguaya pero que también, forma parte de la cadena alimentaria y más aún en nuestro país, donde amamos el asado en cada domingo.


[1]En la imagen que acompaña a este artículo. Fuente: senacsa.gov.py y su página en el Facebook: https://www.facebook.com/Senacsa/?epa=SEARCH_BOX

[2La Fiebre Aftosa es una enfermedad viral, altamente contagiosa de los animales de doble pezuña. Se caracteriza por fiebre y la aparición de llagas y vesículas dolorosas en patas, pezuñas y boca. Esta enfermedad afecta a bovinos, bubalinos, cerdos, ovejas, cabras, venados, carpinchos y otros animales de pezuña hendida, a través del contacto o la cercanía entre un animal sano y un animal enfermo. Si bien esta enfermedad no se transmite a los humanos, genera pérdidas importantes en la producción y afectan significativamente a las exportaciones de productos y subproductos de origen animal. Para más información sobre esta enfermedad, ingrese al portal de fiebre aftosa de la OIE enlace.png Fuente: senacsa.gov.py

[3]http://senacsa.gov.py/index.php/Temas-pecuarios/bienestar-animal

[4]Ibíd.

[5]Artículo 42. CAPITULO VIII-DE LA PREVENCION, CONTROL Y ERRADICACION DE LAS ENFERMEDADES

[6]Artículo 2°.LEY Nº 2.426. http://www.bacn.gov.py/leyes-paraguayas/365/ley-n-2426-crea-servicio-nacional-de-calidad-y-salud-animal-senacsa?fbclid=IwAR3HRTdy7-YrK1KHr6eHFu_U1Zg482AJ8tm5Ac-A-rKs5yVhJ_WcTEVYMSU

[7]https://www.abc.com.py/edicion-impresa/suplementos/abc-rural/senalfa-precursor-de-senacsa-1007013.html?fbclid=IwAR1uuLKSDubg5JdPexXuADKSFwCsUpvg0dnksz4lizvx1WUWH9PnxnEsSvI

[8]http://www.bacn.gov.py/leyes-paraguayas/365/ley-n-2426-crea-servicio-nacional-de-calidad-y-salud-animal-senacsa?fbclid=IwAR3HRTdy7-YrK1KHr6eHFu_U1Zg482AJ8tm5Ac-A-rKs5yVhJ_WcTEVYMSU

[9]La Brucelosis es una enfermedad infectocontagiosa de carácter crónico que afecta a bovinos, ovinos, caprinos, suinos, otros mamíferos y al hombre (es una zoonosis), causada por bacterias del género brucella, y se caracteriza principalmente por producir aborto. En cuanto a su transmisión, los microorganismos se eliminan por la leche, orina, materia fecal, placenta y líquidos fetales, semen de machos infectados durante la monta natural o inseminación. Esta enfermedad genera pérdidas en la producción y en la economía, por la imposibilidad de comercializar los productos y subproductos derivados a raíz del peligro en el consumo de los mismos. Fuente. senacsa.gov.py

[10]https://www.adndigital.com.py/suman-casos-brucelosis-facultad-veterinarias-una/

[11]Ibíd.

[12]https://www.abc.com.py/nacionales/culmina-sacrificio-de-820-reses-realizado-ante-el-brote-de-aftosa-en-estancia-de-paraguay-312078.html

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *