Acoso Callejero: ¿Qué es lo que realmente pasás cada día?

!Comparte!

Sí  tú, como tantas otras chicas pasan por lo mismo cada día, volviéndose una rutina no deseada. Rutina detestada. Pero qué de otra puedes hacer más que aguantarte. Piropos degenerados y miradas vulgares son algunas de las pocas cosas más comunes por lo que pasamos ni bien salimos a unas cuantas calles de nuestros hogares, puestos de trabajos, tiendas, supermercados o de cualquier otro lugar ya se escuchan susurros hasta gritos.

A tal punto de vivir siempre en una constante inseguridad y temor por lo que pueda llegar a ocurrirte.

Para entender mejor, las definiciones y preguntas que debemos de saber son: ¿Qué es el acoso? ¿Qué se entiende por esa palabra? Pues bien, se entiende por acoso a al acto de perseguir, con empeño y ardor, sin darle tregua al reposo, a una persona o animal. Cosa que ocurre constantemente por las calles y otros lugares.

Algunos se criticarán diciendo “Pero, ¿qué tiene de malo algunos piropos inofensivos?” Pues esta es la cuestión. Esos piropos inofensivos, en realidad son ofensivos, y pasan a graves insultos cuando el emisor utiliza malas palabras como: zorra, golfa, hasta utilizan términos de apropiación como “Chembo ripî la nde revi ro’o che amor” o “Adios corazon de arros ajupiro nde ari romuasesoro” y otros, más o menos groseros.

Solo las peruanas cuentan desde 2015 con una normativa y sanciones para los acosadores en espacios públicos.[1]

Paraguay, que en el 2016 sancionó la Ley Integral de Violencia, que en un principio hablaba de penalizar el acoso callejero, pero, finalmente, ese punto no se incluyó en el proyecto.  En todos los países mencionados en el artículo de ABC Color del 26 de noviembre de 2018[2] se tiene en cuenta un alto índice de acoso callejero, contrario a lo que pasa en Paraguay donde no existen (hasta ese momento) datos fidedignos sobre acoso callejero.

No obstante, la Junta Municipal de Asunción aprobó en diciembre de 2017 una ordenanza que establece multas por acoso callejero y distingue entre casos verbales (piropos, gritos, etc.) y físicos (acercamientos, roces, palmadas, etc.). Sin embargo, esa ordenanza, que fue impulsada por la concejalía de Políticas de Género no está en marcha al aguardar la promulgación del intendente de la Capital, Mario Ferreiro.[3]

Entonces de nada sirve hablar de una ordenanza, ya que no está en marcha. Estaríamos hablando de algo fantasma.

Lastimosamente existe una Ley que está a ciegas. Ley Nº 5777 / DE PROTECCIÓN INTEGRAL A LAS MUJERES, CONTRA TODA FORMA DE VIOLENCIA

Específicamente en el Artículo 4°.- Derechos Protegidos. La protección de la mujer en el marco de esta Ley establece los siguientes derechos:

a) El derecho a la vida, a la integridad física y psicológica;

b) El derecho a la dignidad;

c) El derecho a no ser sometida a torturas o a tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes;

d) El derecho a la libertad y a la seguridad personal;

e) El derecho a la igualdad ante la Ley;

f) El derecho a la igualdad en la familia;

g) El derecho a la salud física y mental;

h) El derecho a vivir en un medio ambiente seguro y saludable;

i) El derecho a la libertad de pensamientos, conciencia y expresión[4]

Con varios ítems más…

Un caso muy peculiar que se hizo viral fue la denuncia que realizó la bloguera Argentina Drea León el 07 de junio de este año “Desde que llegué a Asunción todo se complicó bastante porque parece que me subí a una máquina del tiempo. Acá el machismo es muy fuerte. Las mujeres están en constante desigualdad con el hombre”[5]

“El hombre gana más. El hombre hostiga. El hombre en la calle es acosador. Los hombres acosan a las mujeres en la calle, y es normal, está todo bien si un hombre te grita, te toca bocina”, contó sobre lo que a diario viven las paraguayas que recorren las calles de la capital.[6]

«Valentin and Valentina». Obra de Waldemar von Kozak

Algo que se fue normalizando con el correr del tiempo. Vivimos permanentemente  con  ese bicho que zumba al oído siempre al exponernos fueras de nuestras casas, hasta pasar a otras instancias podemos sumarle el abrumador grado de feminicidio por el cual se está pasando, que de alguna u otra forma se ven involucradas.


[1]https://www.abc.com.py/edicion-impresa/internacionales/alto-nivel-de-acoso-sexual-callejero-en-paraguay-y-los-paises-del-sur-1762801.html

[2]Ibíd.

[3]Ibíd.

[4]http://www.bacn.gov.py/leyes-paraguayas/8356/ley-n-5777-de-proteccion-integral-a-las-mujeres-contra-toda-forma-de-violencia

[5]https://www.ultimahora.com/bloguera-argentina-denuncio-acoso-callejero-paraguay-n2824253.html

[6]Ibíd.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *