AMERICA FIRST: ECONOMÍA PARA MI PUEBLO

AMERICA FIRST: ECONOMÍA PARA MI PUEBLO

Sabemos que los medios del establishment, que siempre abonan y perdonan todo a los políticos del establishment, tienen un peculiar odio hacia Donald J. Trump, actual presidente de los EEUU que llegó a ese puesto contra viento y marea, sosteniéndose con una gestión más que interesante en los casi 2 años de su mandato.

Sabemos que estos señoritos, como Angela Merkel o Justin Trudeau, quienes nunca dirigieron nada serio en sus vidas, ni siquiera tienen familias bien establecidas a las cuáles responder, tienen una peculiar aversión hacia todo lo que realiza «The Don», hombre que trabaja con su familia desde temprana edad, que expandió el negocio que heredó de sus padres y luego se dedicó con éxito sin precedentes en la historia de su país a la política pública.

Los «tecnócratas» de centro-izquierda odian a Trump porque él se encuentra más allá de las teorías políticas inaplicables. Él sabe lo que es útil para su pueblo, exclusivamente para su pueblo, y aunque no logra realizar muchas de las cosas que tiene pensadas, pues en el mundo de la política siempre hay tires y aflojes, siempre hay que ceder un poco para luego vencer mucho (algunas veces, la victoria llega a largos plazos, cosa que no nos gusta aceptar en estos tiempos de inmediatez), siempre concentra todos sus esfuerzos en defender y proteger los legítimos intereses de los trabajadores estadounidenses. A ellos, a nadie más que ellos, se debe Donald Trump.

Estos trabajadores pueden ser civiles o militares, y Trump se enfoca en buscar la paz internacional con esfuerzos inéditos (en dos años, EEUU sigue sin entrar en un conflicto bélico internacional, más allá de alguna que otra amenaza e intercambio de misiles). Se cree que un restablecimiento definitivo de las relaciones entre EEUU y Corea del Norte no está muy lejos, y la Guerra en Siria cada día está más próxima a su fin con ayuda de Rusia.

Desde luego, en políticas internas, Trump ha logrado reducir el desempleo de maneras increíbles, generando producción y nuevas fuentes de trabajo, recortando impuestos y saliéndose de todo tratado internacional (que pudo) que iba contra el beneficio de su pueblo. Las estadísticas no mienten, y recomendamos al lector que acceda a ellas para que las compruebe con sus propios ojos.

Por eso es que tenemos curiosas imágenes como la que publicó The Guardian US, en donde una fracasada líder como Angela Merkel sólo puede ofrecer ante Donald Trump los brazos sobre la meza. Él se encuentra sentado, tranquilo y de brazos cruzados en su trono, no va a ceder. Ella vive cediendo porque vive realizando todo lo que va en contra de los intereses de su pueblo.

Debieran aprender más del Tío Donald estos absurdos «tecnócratas».

Imagen créditos: https://www.facebook.com/GuardianUs/posts/2240665959293Editar

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *