Asesinos fugaces tras las pantallas

!Comparte!

Jueces y verdugos, una sociedad que condena a muerte sin siquiera conocer la totalidad de los hechos sucedidos, sociedad producto de los movimientos “culturales” de moda que están en auge, esa sociedad “pacífica” que repudia la intolerancia y la violencia, pero cuyos mensajes están cargados de odio y rencor con argumentos decadentes y fundamentados en impulsos pasajeros llenos de rabia, aquellos asesinos cibernéticos que disparan sin discriminación alguna, fugases como la vida.

Dueños de un hablar sin pensar, sin razonar ni comprender, del cliqueo indeterminado, de los comentarios en las redes sociales, hechos a la medida de la estupidez. Personas que buscan erradicar el odio deseando la muerte, irónico ¿no? Se perdieron dos vidas y de la peor manera, nadie se detuvo a preguntar por la niña que pudo quedar, huérfana, los padres, amigos de las personas, familias destruidas, ¿Cómo se sentirán ellos por escuchar todo sobre esto? ¿Me gustaría enterarme de la muerte de un amigo de esta manera? ¿Qué les dirán a los hijos cuando crezcan? ¿Cómo se contará la historia de sus padres a los hijos?

Fuente: Microjuris al Día

En nuestra aldea decimonónica no existe la empatía, está vigente la doble moral, aquella que lamenta la muerte de una persona pero festeja un suicidio y lastimosamente, ésta es la sociedad quebrada y deplorable en la que crecen nuestros chicos.

Detengamos esto, pensemos en las personas que quedaron, pongámonos en lugar de ellos, en la madre de aquel a que el país llamó asesino o violador sin más, sin pruebas contundentes en su contra más que la publicación de un diario amarillista o el seguimiento de un canal televisivo de cuarta con periodistas que solo buscan polémica y sangre, que terminó por llevarlo al suicidio o el padre de una mujer a quien cuestionaban con preguntas como “¿Qué habrá hecho ella para que le hagan eso?”; no importa qué le hayan hecho o no, nadie tiene el derecho de quitar la vida a alguien. Preguntas y afirmaciones que no llevan a nada y solo atenúan el dolor. No somos dueños de la verdad ni la conoceremos, entonces, en estos casos es donde el silencio ¡ES ORO!

Banksy. Fuente: blogs.infobae.com/street-art

Seamos parte de una generación que marque tendencia en la empatía, el respeto, el razonamiento y la reflexión consciente y consistente, reservémonos los comentarios que no aporten para bien e iniciemos un cambio radical en la manera de pensar, respetemos, no seamos consumidores del amarillismo, creemos conciencia y cordura.

Toda la fuerza para las familias y misericordia para esas almas donde quiera que estén.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *