Caída de la Dictadura y eterna transición democrática

Caída de la Dictadura y eterna transición democrática

La noche del dos y madrugada del tres de Febrero de 1989 no sería una de esas noches tranquilas (para los que no eran “contreras”, al menos) y monótonas de las tantas que se vivieran en Paraguay durante la longeva y férrea dictadura militar del Gral. Alfredo Stroessner Matiauda, sino que significaba el fin de la misma.

Fuente Imagen: El general Andrés Rodríguez, en la noche del golpe que derrocó a Stroessner. / ABC Color

En los cuarteles “El Tigre” (era su marcante) conocido radialmente en esos momentos como “Carlos I”; nada más y nada menos que consuegro del anciano dictador, Gral. Andrés Rodríguez, desde la gloriosa Caballería, iniciaba el levantamiento militar, que ni el mismo Stroessner imaginaba. En ese tiempo según contaban, todo se preparaba para una nueva “reelección” del “Tiranosaurio” para continuar con otro periodo “constitucional”.

La dictadura personalista del “Rubio”, sostenida en gran medida por las Fuerzas Armadas y un sector mayoritario del Partido Colorado, (por lo menos hasta septiembre de 1987), tenía sus días contados; para muchos, ésta fue la época en que “le bajaron el pulgar” al liderazgo partidario de Stroessner, tras la escisión del sector “Tradicionalista” liderado por el Prof. Dr. Juan Ramón Chávez. Este grupo se convirtió en la oposición férrea de los “Militantes Stronistas” (oficialista), comandada por el “Cuatrinomio de Oro”, que presentaba a Mario Abdo Benítez (Padre) como candidato a la Junta de Gobierno.

Alfredo Stroessner (1912–2006). Fuente Imagen: De Desconocido – Store norske leksikon, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50671688

El líder tradicionalista suspendió la elección partidaria por falta de garantías, probablemente haya sido este atraco a la Convención partidaria lo que marcó “el voto de censura”, hablando en términos parlamentarios, al régimen dictatorial por parte de un grueso importante de la ANR. Dictadura, hasta ese entonces, la más longeva de Latinoamérica, sólo superada por la tiranía comunista del genocida Fidel Castro. 

Foto: Noticias Destacadas del Paraguay. Foto: Archivo. Fuente Imagen: https://www.ultimahora.com/golpe-del-89-fotografo-asegura-que-no-se-conto-la-verdad-n1060376.html

No es intención de este artículo criticar otras publicaciones que están alzando en medios digitales otros grupos o sectores, que solo provocan morbo en los lectores, que entre otras cosas, quieren profundizar, sobre las “hazañas” amorosas del Dictador con jovencitas, la mayoría de las historias asemejadas más a leyendas urbanas que a historia real, movidas por un resentimiento en muchos casos comprensible, pero que a mí criterio, no contribuyen en nada a la historia política nacional ni a la necesaria posibilidad de fomentar una unidad nacional, o por lo menos, una convivencia política y social tolerante, democrática y pacífica. Hay gente que pareciera ser, que necesita de un “Stroessner” para darle cierto sentido a su existencia, y no me refiero precisamente a los nostálgicos del régimen, pero con todo, se deja de lado a los que lograron derrocar a Tembelo.

Siguiendo con la gesta libertadora de febrero de 1989, se puede decir, que a partir de la presidencia de Andrés Rodríguez, cuyo gobierno se oficializó democráticamente en las elecciones de 1991, con la Convención Nacional Constituyente, el Paraguay tuvo la oportunidad de encontrarse ante una transición nunca antes vista, siendo a la sazón —esta gran reunión de líderes políticos, gremiales e intelectuales— la primera totalmente democrática y sin precedentes que se tuvo en el país.

Fuente Imagen: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/la-dictadura-asoma-de-nuevo-a-28-anos-del-golpe-1561156.html

El procedimiento de la Constituyente fue democrático y los resultados aceptados por los paraguayos civiles y el estamento militar, que desde 1936 había sido árbitro o decisor del Estado paraguayo. A partir de ahí, la ciudadanía pudo, por primera vez en su historia, elegir intendentes municipales y convencionales constituyentes. La participación alrededor de la constituyente fue intensa. Se presentaron 119 propuestas ciudadanas, todas ellas referidas a la parte dogmática de la Constitución, que es la que consagra derechos y garantías. Es de gran importancia ya que se conquistaron de manera absoluta, la libertad de expresión, de opinión y de prensa. Se puede decir que tras la presidencia de Rodríguez en este país comenzaron a hablar “hasta los mudos”.

Fuente Imagen: http://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/se-conmemoran-27-anos-del-golpe-que-derroco-al-dictador-stroessner-1449490.html

En la Constitución de la República de 1992, se recogen derechos y garantías según los estándares más altos de ese momento, a pesar del criticable olvido de los derechos políticos de los connacionales radicados en el extranjero.

Parece ser que la Dictadura de Stroessner fue la única para muchos, incluso para varios historiadores contemporáneos. Los gobiernos autocráticos de Rodríguez de Francia y los López en el Siglo XIX, fueron dictaduras con matices distintos a las que se dieron en el siglo XX, como la de 1936, del Coronel Rafael Franco, (eliminó la constitución liberal de 1870, suplantándola, por el corporativo decreto Nº 152 que establecía que el Estado y la Revolución, eran una misma cosa, ceñida en los ideales totalitarios de la época) la de 1940 del Mariscal José Félix Estigarribia, (creó su propia Constitución a imagen y semejanza) quienes sentaron las bases legales y constitucionales de las que se aprovecharon las dictaduras que le sucedieron más adelante, como la de Higinio Morínigo y la de Alfredo Stroessner, quienes se sirvieron de la Carta Política de 1940 para consolidarse y aferrarse al poder de manera autoritaria.

Todos ellos fueron dictadores, y al igual que Stroessner, siguen teniendo simpatizantes y con todos ellos hubo presos políticos, tortura, exilios y muerte, ya sea a través de ejecuciones o lo que fuera. Lo que tal vez haya sido un fuerte agravante en el régimen de Stroessner, fueron las desapariciones de personas mediante el uso del terror estatal. Algo que no debe olvidarse ni repetirse nunca más.

Fuente Imagen: http://www.paraguay.com/espectaculos/-noche-de-la-candelaria-sera-para-recordar-en-exposicion-79428

Sin embargo, se puede decir, que hasta en gobiernos democráticos hubo muertes a causa de conflictos políticos (golpe de estado de Marzo de 1999 o el reciente suceso del 31 de Marzo de 2017), magnicidios y privación ilegítima de libertad.

Todo esto se debe a los errores, al analfabetismo y corrupción de la peor clase política del continente, que mucho tiene que ver con la casi inexistente experiencia paraguaya previa, sobre cómo dirigir y convivir en un autodefinido “Estado Social de Derecho y democrático”.

Andrés Rodríguez jura como Presidente. Fuente Imagen: Foto: ABC Color.

El riesgo que se corre es que al hacer las necesarias enmiendas e incluso la tan mentada Reforma Constitucional formulada en este momento de eclosión democrática, se pierdan derechos y garantías tan difícilmente conquistados en aquel ya lejano 2 y 3 de febrero, donde los militares salieron de sus cuarteles en defensa de la libertad y dignidad del pueblo paraguayo, hoy pisoteada por oportunistas y politiqueros de farándula, dedicados a esquilmar las arcas de nuestro país empobreciendo aún más a nuestros compatriotas.

Diego Giménez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *