El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Opinión Realidad Nacional Reflexión

Las migraciones indígenas

Dicen que hace mucho tiempo, cuando ya todo estaba creado, hombres y mujeres de los pueblos, los montes y los ríos, vivían en tranquilidad. Los hombres salían a cazar y a pescar, y volvían cargados de alimentos. Las mujeres, sembraban en la chacra, preparaban vestidos, collares, pulseras con semillas y huairuros. Y los niños jugaban desde el inicio del día hasta el cierre del día. En ese entonces el sol tenía otro brillo y las lluvias caían con los cantos que hacían estos pueblos. Pero esta magia termina debido a los procesos de cambios que se generan hoy en día.

Con la deforestación, explotación de tierras, la minería, construcción de carreteras, las disputas de la tierra, flagelo de esta era moderna, los nativos de tierra adentro, que se encontraban viviendo o incluso, aislados en sus zonas tuvieron que obligados huír hacia otras zonas, esta migración acentada desde la llegada misma de los primeros colonos españoles ahora se acrecienta y se radicaliza por la gran explosión demográfica de nuestro país y los mencionados puntos que dan comienzo a este párrafo. Resultado: las comunidades indígenas se ven destruidas y sus habitantes, condenados a vagar por lugares de nuestras ciudades. No podemos dejar mencionar cuán difícil les resulta acoplarse y permanecer en este nuevo ambiente.

Pero a pesar de las adversidades a las que se enfrentan todos los días, lograron mantener en parte los valores propios de su cultura (respeto por la naturaleza, solidaridad, ayuda mutua, etc.). Y son estos mismos valores que les ayudan a lograr sobrevivir en las ciudades, donde también día tras día son víctimas de atropellos, desprecios y discriminaciones, son problemas que resultan comunes para las personas que tienen que adaptarse al cambio, a otra cultura.

Makas-3. Fuente de la Imagen: Secretaría de Cultura

Según el artículo 63, de la Constitución Nacional, que habla de los “Pueblos Indígenas” se menciona que:  

«Queda reconocido y garantizado el derecho de los pueblos indígenas a preservar y a desarrollar su identidad étnica en el respectivo hábitat. Tienen derecho, así mismo, aplicar libremente sus sistemas de organización política, social, económica, cultural y religiosa[1]

La cruda realidad es que no se cumple del todo lo que dice este artículo, ya que no todos tienen esa libertad.

También el artículo 64 “De la propiedad comunitaria”, dice;

«Los pueblos indígenas tienen derecho a la propiedad comunitaria de la tierra, en extensión y calidad suficiente para la conservación y el desarrollo de sus formas peculiares de vida. El Estado les proveerá gratuitamente de estas tierras, las cuales serán inembargables, indivisibles, intransferibles, imprescriptibles, (…). Se prohíbe la remoción o traslado de su hábitat sin el expreso consentimiento de los mismos[2]

Considero que este artículo es el que menos se cumple, ya que la mayoría de los pueblos indígenas son desplazados por la fuerza o expulsados de su suelo natal, por personas poderosas que no tienen en cuenta las garantías que tienen estas comunidades. La entidad encargada de cumplir, garantizar y velar por el fiel cumplimiento de los derechos del indígena, es el Instituto Paraguayo de Indígenas (INDI)[3].

Los indígenas son vulnerables a diversos factores sociales y económicos que afectan de alguna manera sus derechos humanos pero por sobre todas las cosas la negligencia y el abandono de los órganos del Estado que se encargan de la problemática de los pueblos originarios como el INDI, no funcionan adecuadamente, ya que no logran solucionar los problemas que aquejan a nuestros compatriotas.

LUQUE » CENTRO CULTURAL INDÍGENA. Fuente Imagen: Paraguay.com

En algunos casos no tienen acceso a la educación, viven en tierras vulnerables a los desastres naturales, con saneamientos inadecuados y con un acceso nulo o muy limitado a los servicios de salud. Además suelen tener dificultades para la conservación de su idioma, identidad y cultura, para transmitirlas a las generaciones más jóvenes. Por la cual, está en juego la pérdida del patrimonio y los valores de los indígenas.

El INDI, deberá tener su domicilio legal en Asunción, podrá igualmente contar con oficinas regionales, cosa con la que actualmente no se cuenta, funcionando hasta el momento la única sede en nuestra ciudad capital. A pesar de ser una institución con muchas necesidades, los directivos, se dan ciertos privilegios, como la provisión de combustibles para su movilidad.

Según archivos del periódico La Nación[4], que accedió a las planillas de combustibles del INDI, y efectuó la investigación, llamó mucho la atención las cargas realizadas por los funcionarios más altos del ente. Cada director contaba con una tarjeta de la estatal Petropar para la carga de los combustibles, los montos de estas tarjetas van desde G. 1.200.000 hasta G. 1.600.000, según la fuente.

Mientras estos funcionarios se benefician, los indígenas están en las calles pidiendo dinero con hijos en brazos, vendiendo sus pulseras, animales silvestres, etc. Un hecho que sucedió la semana pasada en la Avda. Mariscal López, fue muy curioso.

Se trata de un video filmado por un señor que se encontraba estacionado cerca del sitio y viralizado por la red WhatsApp[5]. Al principio se ve a dos jóvenes, una cargaba a la otra, que aparentemente tenía una enfermedad que le imposibilitaba el movimiento normal. Venían y se iban pidiendo dinero a los automovilistas que se quedaban en el semáforo, algunos se nota que abrían sus vidrios y les pasaban dinero.

Repetían esto por aproximadamente dos minutos en el vídeo, pero la sorpresa fue que después de que el trafico termino la que estaba en brazos, supuestamente lisiada, se baja y camina perfectamente alado de la otra. Y ahora la pregunta: ¿es correcto que hagan esto?

Es una presunta estafa que estaban cometiendo estas mujeres a las personas que se solidarizaban con ellas. Bueno, incluyo este caso porque se presume que serían mujeres indígenas, que en su desesperación de no tener oportunidad de conseguir un empleo digno se dedican a realizar supuestas estafas a las personas, teniendo en cuenta lo comentado en estas líneas, es evidente que hay una animadversión hacia la gente que pide dinero por la calle o en los buses, pero peor, si es indígena, y eso me parece algo muy penoso para una sociedad como la nuestra que se siente orgullosa de su pasado guaranítico y de hablar la lengua guaraní; el contraste es notable y la hipocresía de la sociedad paraguaya muchas veces supera cualquier relato fantástico o de ficción.

Esto es lo que pasa cuando le sacamos a estas comunidades de su tierra natal. Esta parte de la población paraguaya es la más vulnerable por las dificultades que tienen para acceder a los servicios básicos, desde la alimentación hasta su movilidad en la ciudad.

Lastimosamente los niños y niñas en las escuelas se sienten perdidos porque no existe un programa de estudio diferencial para ellos, o inclusivo, otra de las dificultades que enfrentan es la manera de manejar la medicina tradicional que no es bien vista en los hospitales, su cultura y modo de ser es raro y extraño para los ciudadanos, que prefieren ignorarlos y hacer pasar su existencia de manera indiferente, ¿no será que somos los nosotros los de las costumbres raras, que nuestro modo ser sea antinatural o que nuestra cultura no tenga absolutamente nada, de “culta”?.

Describir esta triste realidad va mucho más allá que narrar solamente las problemáticas que aquejan a este sector de la población, los indígenas son personas, no son animales y merecen respeto y acceder a los beneficios de una supuesta sociedad “desarrollada” como la nuestra pero vemos que en el fondo, no es así.

Es también visibilizar de alguna u otra manera las consecuencias de la exclusión y marginación económica de las instituciones estatales y de la sociedad en general.


[1]http://jme.gov.py/transito/leyes/1992.html

[2]Ibíd.

[3]http://www.indi.gov.py/

[4]https://www.hoy.com.py/investigaciones/indigenas-con-carencias-pero-jefes-del-indi-tienen-combustible-gratis-en-fiestas

[5]El vídeo fue viralizado por WhatsApp y como se trata de niñas en situación de vulnerabilidad decidimos no mostrarlo por este medio. Cualquier consulta con el autor del artículo, quién puede compartir, para los interesados este vídeo.

Fuentes:

1.https://elpais.com/elpais/2017/10/27/planeta_futuro/1509102408_797884.html?fbclid=IwAR3eG3GlZuVTTh9d2xm04SRPtZnFbPUaKYgD08dohsE8qYu0iq5xy6PFuB8

2.https://www.abc.com.py/nacionales/pobreza-y-racismo-estigma-de-indigenas-1288486.html?fbclid=IwAR0uXa9x7LfdyO_lGPiMSrOR5Fpp6RY4w_foLh9XojO_Ay_NUYJ6QoJaO1o

3.https://www.semana.com/nacion/articulo/el-poder-de-las-razas-indigenas-en-las-ciudades/480205?fbclid=iwar2sex8itzqbwhiscaqo0vohcljqyxktpl6avzps82ia8uzkfp5mt2xiujk

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *