El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Opinión

¿Cuarentena inteligente o cuarentena hecha a la medida del consumidor?

!Comparte!

En el trascurso de la mañana el Ministro de Salud Pública Julio Mazzoleni informaba en conferencia de prensa a todo el país que la fase 2 de la cuarentena inteligente se ha de poner en marcha el próximo lunes 25 con cambios graduales y sustanciales. Además, los shoppings y demás tiendas comerciales que todavía no deberían haber entrado en esta fase, han puesto en marcha desde la semana pasada una atenta e intensa ola de manifestaciones virtuales y ejerciendo una presión mediática importante, lograron que se estableciera un adelanto dentro de las fases, de esa forma el gobierno cede a las presiones y muestra debilidad extrema, más por una razón subsecuente del estado actual de la cosa pública, antes que por una razón de salud pública elemental.

La consecuencia inmediata fue la airada protesta de la asociación de bares y restaurantes quienes amenazan con abrir sus puertas desde el lunes o mediante un amparo o mediante “las buenas”, entienden que se sienten no solo ninguneados por el gobierno sino también, desprovistos de poder alguno a la hora de entrar a batallar en el campo de Marte de los intereses políticos y empresariales. Sin embargo, Mazzoleni salió al paso de esta polémica y dejó zanjadas las dudas sobre esta fase. Los restaurantes y bares no abrirán no porque sean ninguneados sino por razones sanitarias más que evidentes, que aparentemente, deben ser puestas, repuestas y repetidas varias veces para que las personas interesadas entiendan que no se trata de una animadversión hacia el sector gastronómico.

Claramente los empresarios gastronómicos no entienden ni quieren entender razones, hay un peligro latente y la gastronomía, que no se adecue a esta situación pandémica necesariamente tendrá que dejar el negocio o esperar en silencio, tragarse su orgullo y sus despidos y la falta de fondos económicos para poder sostener sus empresas o lastimosamente, dedicarse a otra cosa. Desde el Gobierno sea el de Abdo o de cualquier sector político interno del partido colorado o de la Alianza para el Fracaso que llevó a Lugo al poder, a ninguno de estos ocasionales mandamases ha importado no solo el sector gastronómico sino que todo el sector privado que no entraba ni entra dentro de los planes de licitaciones, porque en este país no se pretende apoyar a la libre competencia y el emprendedurismo, todo lo contrario, dejan a los pequeños empresarios e inversores nacionales y extranjeros al libre arbitrio de la fortuna. Por eso resulta lógica la medida extrema que quiere adoptar el sector gastronómico, ante la indiferencia del gobierno en sus ayudas económicas, la reactivación de esta vía comercial, está en la cuerda floja.

La cuarentena inteligente parece ser impuesta por el empresariado que maneja los hilos del poder económico del Ejecutivo y del Senado de la Nación Paraguaya, no hay ningún interés en los sectores populares y en los empresarios que quieren salir adelante sin tener negocios directos con el gobierno. En última instancia, según podemos ver por las noticias de las semanas recientes, no hace falta ser empresario de la gastronomía para ganar una licitación para vender bocaditos u ofrecer servicios de catering. ¿Entonces qué significa esta cuarentena inteligente?

Según el informe de la Organización Mundial de la Salud, América Latina ahora es el epicentro de la epidemia de coronavirus en el mundo, de la cual se hizo eco este viernes BBC Mundo y otros medios de comunicación. Según nuestra realidad alternativa y totalmente contrapuesta al mundo americano, por esas cosas de la fortuna, que nadie puede creer, el epicentro es todo lo que nos rodea y nosotros como siempre, nos hemos convertido en una isla sin enfermedad y con altos puntos a favor para poder acometer esta estrategia de cuarentena inteligente pero lastimosamente, los sectores de la sociedad paraguaya quieren ir contracorriente y ajustar esta cuarentena al gusto del consumidor.

Si estamos como estamos, lógicamente se debe a que hemos cerrado las fronteras, pero esto todavía está empezando para nosotros, tarde o temprano podemos sufrir el embate de la pandemia, o quizás no, es simple cálculo matemático y la mejor forma de estar seguros es que no podemos estar seguros si la pandemia nos golpeará positiva o negativamente, es decir, si tendremos muchas muertes futuras inmediatas en el caso negativo o si aumentarán los casos de contactos en la comunidad pero sin mayores riesgos de muerte de personas, lo que sería el escenario positivo, en cualquiera de los casos, lo más probable para todo el mundo, es improbable para nuestro país, gracias a la fortuna que hemos tenido porque se tomaron las medidas necesarias en el momento necesario pero ahora parece que estamos borrando con el codo todo lo que hemos firmado hace dos meses. El capitán de mar y tierra ha perdido el rumbo ante las presiones políticos y económicos detrás del ejecutivo, lastimosamente, sus subordinados no están ayudando bastante como para que la cuarentena inteligente no vaya aumentando de cambios y evoluciones, pues mejor que todo el mundo empiece a preocuparse en sus asuntos que expectantes concentrarse en los hechos de corrupción en el seno del MSPyBS.

El informe de Contraloría de hoy fue lapidario, haciéndose eco por una denuncia presentada por varios diputados entre los que se encontraba la antigua fiscala de delitos económicos Rocío Vallejo quien en el programa Telediario comentó algo realmente interesante en este sentido: “La ciudadanía ahora que tiene tiempo se puede concentrar en hacer investigaciones e informarse sobre los manejos turbios de la cosa pública, no es algo que se descubrió ahora y que nunca se supo, al contrario, todo el mundo lo sabe, solo que preocupados en sus asuntos no tienen tiempo para informarse sobre estas cosas”.

Las escandalosas compras, las polémicas de la cartera más importante en estos instantes, hacen necesaria una confrontación estratégica desde el Estado contra la opinión pública; esto promete ir más allá de lo que nos podamos imaginar. Los famosos tapabocas de Roque y Tesãi, la censura a Petta, los robos en aumento, los accidentes en franco crecimiento exponencial, la pésima gestión de la ANDE o las municipalidades que no arreglan las calles y otros ejemplos que a montones se suceden día a día. ¿Señal inequívoca de que la cuarentena inteligente apareció en el momento indicado para el gobierno de Mario Abdo salpicado por la frustrada compra de los utensilios médicos comprados a China y el escándalo de las empresas fantasmas que ganan licitaciones a mansalva para vender a un costo superior, artículos médicos de calidad inferior? Qué notable. Qué coincidencia. Más de 70 días hemos trabajado en una cuarentena que supuestamente serviría para dotar al sistema sanitario de lo mejor de lo mejor, este es el momento en que no hemos adelantado prácticamente nada. Estamos como cuando empezamos la cuarentena, en un total estado de incertidumbre, con las mismas protestas, con las mismas amenazas, con los mismos objetivos y continuamos sin progresar.

Ahora no importa la salud, desde un momento no importó eso. Ahora lo que importa es la economía, y la salud sigue sin ser la prioridad. Por eso, esta llamada cuarentena inteligente no es otra cosa que una cuarentena hecha a la medida del consumidor: una cuarentena de intereses comerciales donde el ciudadano paraguayo es el más golpeado, como siempre.

!Comparte!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *