El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Filosofía Opinión Series

Dark y el Nudo Gordiano

Según una leyenda griega, el mítico Rey Gordias -un humilde campesino- fue elegido como monarca de Frigia por haber cumplido con una profecía del Oráculo que decía que quien entrase por la Puerta Este acompañado de un cuervo posado sobre su carro, sería el nuevo soberano.
El humilde Gordias, cuya riqueza solo consistía en su carreta y sus bueyes, luego de ser coronado había fundado la ciudad de Gordio, y como tributo ofreció al dios Zeus su carro atando la lanza y el yugo con un nudo cuyos cabos se escondían en su interior. Este nudo era tan complicado que nadie podía desatarlo. De allí surgió un nuevo adagio: aquel que fuese capaz de desatar el nudo gordiano será el conquistador de Oriente.

Cuando Alejandro Magno conquista Frigia, con el objetivo superior de conquistar el Imperio Persa, lo desafiaron a desatar el famoso nudo. Alejandro, pragmático, demostrando ser un digno discípulo de Aristóteles, corta el nudo con su espada diciendo: “Es lo mismo cortarlo que desatarlo”. La leyenda cuenta que Zeus demostró que estaba de acuerdo con esa solución desatando una tormenta eléctrica esa misma noche.

Alejandro Magno cortó el nudo gordiano para abrazar su destino: conquistar oriente.
En la serie Dark, desde los inicios, hablan “del hilo rojo que guía al destino”, simbolizándolo con excelencia en la cueva cuando los personajes lo utilizan para hacer sus constantes viajes en el tiempo.

Este hilo se cruza, se dobla, se vuelve a cruzar, va para arriba, para abajo, enhebrando a cada personaje de esta serie a un eterno retorno en el que el inicio es final y el final es de nuevo el inicio. Todos son al mismo tiempo forjadores y presas de su destino y no pueden escapar de él no importa lo que intenten o las decisiones que tomen o dejen de tomar. El hilo se torna en un espeso nudo que llevó a más de uno a la perdición en el momento en que intentaron resolverlo.

Los personajes de Dark no buscaban romper su “nudo gordiano” para encontrarse con su destino. Al contrario. Buscaban cortarlo para escapar de él. El que lo entendió así fue Jonas Kahnwald, quien en las postrimerías de la serie se da cuenta que no tiene caso seguir buscando desenredar el nudo, sino más bien cortarlo definitivamente, por lo que comienza a aflorar en él un nihilismo, un dolor que lo consumió y terminó convirtiéndolo en el Adán que tanto odió por haber matado a su amada -tía- Martha.

Pero lo que complicó a todos la tarea de encontrar la solución fue esa incapacidad de aceptar la muerte. Es precisamente esta incapacidad el error primigenio que creó todo el bucle de tiempo que a su vez engendró a Adán y Eva.

Atribuyen a Karl Marx la frase que habla de que “el hombre hace su propia historia pero no bajo las condiciones históricas de su elección”, y esta situación se evidencia en la serie cuando vemos que todos y cada uno de los personajes fueron quienes forjaron su propia historia pero ignorando que, a su vez, estas decisiones fueron inducidas por alguien más, que es el caso de Adán y Eva, y en cierta medida Claudia Tiedemann, quienes, bajo criterios personales, se abocaron a la dura tarea de internar cortar el tan citado “nudo” de la tercera temporada, pero “moviendo a cada pieza (personajes) en un determinado orden”.

Todos en algún momento quisieron desatar el nudo para salvar a sus seres queridos de la muerte, del dolor o de la desaparición, pero creando aún más desgracias. Convirtiendo a Winden, en palabras de E.M. Cioran, en un “infierno de salvadores”.

Más allá de las teorías cuánticas y leyes universales que expone la serie, considero que la idea central está más bien en esa negación de la muerte como inicio de todos los problemas. Es el deseo de superar o burlar a la muerte el nudo gordiano que la humanidad siempre buscó cortar, puesto que, como somos aquel “ser que se pregunta por el ser”, como dice Heidegger, estamos siempre cuestionándonos nuestra presencia en este sinsentido llamado vida, y eso puede que genere en nosotros esa necesidad de superar los obstáculos naturales y “trascender”.
En la serie, Jonas obtuvo “su espada de Alejandro” de manos de Claudia Tiedemann, y se dio cuenta de que utilizarla para cortar el nudo gordiano implicaría no escapar de su destino sino directamente borrarlo, y junto con él, el de su amada -tía-. Para Jonas, cortar el nudo significaba corregir el “error en la matrix” que creó a ambos.
Y fue la prueba de fuego final, un sacrificio mesiánico por el bien superior. Aceptar el olvido, el vacío, para corregir un error que podría repetirse eternamente y con él el sufrimiento innecesario para gente que se vio envuelta contra su voluntad en los laberintos del aquel nudo temporal.

El nudo gordiano de Dark exigía sacrificio para ser cortado, exigía abrazar el vacío y el olvido. Implicó aceptar que, para modificar el orden de la historia, o bien para iniciar el “fin de la historia”, tal vez la solución siempre implicará un sacrificio de la misma envergadura.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *