El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Análisis Opinión

El alma de la raza

!Comparte!

Manuel Domínguez fue un gran docente, periodista y uno de los más destacados oradores de la historia del Paraguay. En esta ocasión recordamos una de sus principales obras “El Alma de la Raza” que quedará en la memoria de los paraguayos por la eternidad, la carta que envió al general argentino Don José Ignacio Garmendia.

Fuente de imagen:
https://www.google.com/search?q=manuel+Domínguez&client=ms-android-americamovil-py-revc&source=android-browser&prmd=minv&sxsrf=ALeKk00eB0hS9IqzLxgnyQgQII6AE-siEA:1588081813114&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=2ahUKEwjU6-DioYvpAhVdErkGHZWgBsYQ_AUoAnoECBQQAg&biw=412&bih=612&dpr=1.75#imgrc=wMBCzdSjcsIlbM

Garmendia proyectaba la idea de que el pueblo paraguayo fue valiente en la guerra contra la triple alianza en consecuencia al liderazgo negativo y miedo que infundía el Mariscal López en la población. Para Domínguez todo lo contrario, incluso esto fue lo que lo motivó a escribir la carta donde él plantea que lo que verdaderamente motivó al paraguayo a salir a luchar con bravura, honor y valentía no fue López en sí, no fue el miedo que éste generase o no, tampoco la disciplina a consecuencia de un servicio militar obligatorio, la respuesta era mucho más simple: el pueblo paraguayo amaba algo en particular más que nada en ese momento, su independencia y soberanía, la libertad de accionar sin tener en cuenta lo que hicieran otras naciones.

El amor a la libertad produjo en el sentir del ciudadano paraguayo la voluntad de luchar en defensa de sus ideales nacionales y de esa forma, entrar a la guerra de la triple alianza a pesar de que estábamos en plena pujanza, debida al desarrollo que empezó con el gobierno de Don Carlos Antonio López, a pesar de que según Domínguez, Paraguay individualmente tenía a los mejores hombres. El deseo de un pueblo próspero en Libertad, el deseo de no ver su libertad amedrentada en otra ocasión, recordando lo sucedido con los españoles en la independencia patria.

Domínguez con gran sabiduría habla de un heroísmo en conjunto, no solo de López como plantea Garmendia, sino de todos los paraguayos, como uno sólo.

Pero la visión de Garmendia era contraria, un Lopismo recalcitrante a pesar de no querer parecer algo así, dejando entrever que la presencia de un tirano es de gran ayuda para sobrellevar un conflicto como lo es una gran guerra. En realidad se denota un heroísmo falso, el verdadero heroísmo tiene causas nobles, no el miedo, sino la defensa de los valores de una nación.

«El terror no puede tener la virtud de convertir a cobardes en leones. El heroísmo es un esfuerzo excelso y supremo», esboza una parte del gran manuscrito de Domínguez.

Al final se despide diciendo si López no hubiese existido, no faltarían soldados paraguayos que accionarían de una forma casi idéntica a la del mariscal, ya que lo que movió y lo ubicó como un gran héroe a López, para bien o para mal, fue su amor a la patria, la independencia, la libertad, la cultura paraguaya; pensamiento que también siguieron una mayoría de quiénes lo siguieron. Al fin de cuentas, lo que quiso mostrar Domínguez fue el lado más humano del Mariscal López, alejarlo del lugar de líder déspota y temerario, al que cierto sector sigue aferrado.

Si tenemos que buscar un movimiento cultural que se asemeje a lo que Domínguez dio a entender en este texto debe ser el romanticismo, bien demostrado por paraguayos que lucharon en la guerra defendiendo la cultura y valores de su nación.

Finalmente creo que todos los valores de nacionalismo que reflejan la carta escrita por Domínguez es a lo que debemos apuntar si deseamos mejorar como país en un plazo corto a largo. La crisis mundial que nos rodea nos obliga a plantear todo y mirar para atrás, analizar todo lo que han hecho nuestros héroes, antepasados y cómo podemos enmendar el rumbo para lograr una nación en la que nuestras futuras generaciones puedan prosperar y no sólo, sobrevivir en ella.

Manuel Domínguez.
Fuente de Imagen: Portal Guaraní

!Comparte!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *