El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Opinión

El Estado es peor que el Covid-19

Partamos desde el principio. El gobierno nacional, a través de su capitán de mar y tierra, Julio Mazzoleni, explicó las razones por las cuales se decidió llevar al departamento de Alto Paraná a fase cero de la cuarentena. Los principales motivos son los siguientes:

  • Las 32 camas de UTI para adultos que hay en CDE están ocupadas.
  • Las 14 camas de UTI para niños están ocupadas.
  • No hay un solo respirador disponible en CDE.

Las autoridades nacionales del Ministerio de Salud afirman que en el décimo departamento hay un colapso sanitario. Tuvieron casi 24 meses de gestión para que la administración gubernamental pudiera dotar al sistema de salud público nacional de las herramientas y los implementos necesarios para afrontar, no solo cualquier epidemia eventual, sino para presentar a la ciudadanía una atención integral de calidad para todos nuestros compatriotas, sin embargo no lo hicieron. ¿Cuál es la excusa?

El siguiente discurso es el bálsamo que cura heridas y provoca el olvido en la psique misma del ciudadano común, aquel trabajador que no se preocupa de la política porque no tiene para dedicarse a ello, no puede perder el tiempo, necesita trabajar, producir, para darle de comer a su familia:

“No podemos hacer en menos de dos años lo que no se hizo en treinta”.

Durante 28 años de transición que no trasciende más que para los amigos del Estado y los empresarios escudados en la legalidad de la Justicia que hace la vista gorda a sus negocios de contrabando, no se realizaron verdaderos cambios en la administración pública, no se construyeron obras de envergadura, rutas, hospitales, en fin, no se buscó jamás (y se sigue, sin buscar) una descentralización que convenga a todos los paraguayos y paraguayas en los más recónditos lugares que han elegido para existir, co-existir o sobrevivir.

En el programa “Mesa de Periodistas”, emitido por el canal «ABC TV», el secretario de vigilancia  de la Salud del MSPyBS, Guillermo Sequera, afirmó ante el requerimiento y la crítica del periodista Enrique Vargas Peña, que la actual administración “hizo muchas cosas importantes y no podría afirmar que no se hizo nada” (ante el reclamo de EVP), dando a entender que el gobierno abdista provocó mejoras que en 28 años no se dieron por impericia o negligencia de las autoridades pasadas. Pregunto: ¿Habría que aplaudir dicha aseveración? Yo creo que sí, siempre hay que ser críticos con los políticos y los burócratas y técnicos de buen nivel intelectual, que a través de su experiencia y preparación dan todo de sí, en las diferentes carteras del Estado, porque hay que reconocer que no todos los funcionarios públicos son una manada de ungabungas seccionaleros o punteros de los Comités barriales, hay que aclarar eso, sinceramente pero debemos reflexionar de la siguiente forma a mi humilde entender.

El gran problema de esto que sucede es que siempre se esgrime el argumento pererí de que en 28 años nadie hizo nada y que ellos en menos de dos años están dotando de todos los implementos de salud a todo el país ñandecó. Nadie cree eso. Excusas para tapar su ineptitud.

¿Se hicieron cosas? Sí. ¿Bastan y sobran? No. Entonces el pa´a está en asumir una condición humilde y aceptar los errores y equívocos de esta administración sanitaria lamentable del país, la conducción sin verdadero norte. Upéa la problema.

El pantagruélico presentismo extremista de las autoridades nacionales demuestra su ineficacia galopante en la implementación de una burocracia estatal que mejore las cosas, no como lo hacen actualmente, poniendo todos los tapujos posibles y las trampas más difíciles de sortear para hacer su trabajo desde la función pública con luces y real eficiencia.

Paraguay, único caso en el Mundo donde no te mata el Covid, sino el Gobierno Nacional, con sus estúpidas decisiones.

32 camas de UTI para todo Alto Paraná… ¿qué hicieron con el dinero? Lo despilfarraron alegremente sin pensar en el futuro, y ahora quieren solucionar todo con dos miserables pagos de Pytyvó. No asumieron el control total y real de las fronteras, el contrabando, que ahora es sindicado como el chivo expiatorio de los múltiples contagios por Covid-19 en Alto Paraná no puede ser la única excusa, claro está, este nuevo personaje salta desde la “prensa amiga” que como tiene buenas relaciones con los representantes del Ministerio Público, no quiere pisotear “su amistad” con ellos y culpan directamente al “enemigo invisible” que genera muchos cambios, —principalmente, en los bolsillos de empresarios contrabandistas— en la sociedad paraguaya.

¿Qué ocurrió con la decisión del Estado?

Represión a manifestantes en Ciudad del Este que están en contra de la decisión del Gobierno sobre retroceder a Fase 0. Notable. Saqueos de locales comerciales en CDE. La impotencia ante las injusticias provocan la combustión de los ánimos. El caso del joyero que perdió todo es penoso. Lo dejaron en la calle. Este país no puede seguir así con estas lacras gobernando a sus anchas y con licencia para robar.

Los ciudadanos de Alto Paraná demostraron con su rebeldía y manifestación que no están de acuerdo con el retroceso de fases. El pueblo se ha rebelado y con justa razón.

Queda la pregunta: ¿Por qué no se tomó tal decisión con nuestra ciudad capital y el Departamento Central? Sencillo: somos el centro del universo y tenemos todo a nuestro alcance, a pesar de que Alto Paraná sigue siendo económicamente, el pulmón de nuestro país por diversos factores que no vienen al caso recordarlos ahora.

Finalmente, ante este error garrafal del cuerpo político y médico que rodea el mandato de Mario Abdo Benítez queda decir:

El Gobierno Nacional vive en otro país, en otro mundo, en otra galaxia. Para ellos: «Todo está bien». «Todo está bajo control». «Todos estamos en aislamiento». Ineptitud, ineficacia, falsía, sinvergüencía escalofriante, papelón mundial angustiante, ahora gua´u van a comprar los insumos que siempre faltaron, comprarán las camas que jamás estuvieron presentes cuando se las necesitaba, muchos compatriotas tuvieron que pasar las de Caín en el sistema sanitario paraguayo por la epidemia de Dengue del año pasado y por las enfermedades respiratorias propias de las estaciones invernales. ¿Qué le hace falta al gobierno nacional actual y a los que vendrán para hacer lo que tienen que hacer de una vez sin dilación y pensando en el bienestar de la población y no, el de sus bolsillos?

Se necesita patriotismo, verdadero PATRIOTISMO.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *