El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Análisis Nacionales Opinión Salud Sociedad

El fracaso del Gobierno y la romántica olla popular

!Comparte!

El Covid-19, nos atrapó desprevenidos, a pesar que ya sabíamos de su existencia y de su masiva expansión. Si bien, es cierto que ningún Gobierno se prepara para una Pandemia, ya que la última se registró en 1918 (y curiosamente lleva el mismo nombre del país en donde ahora se encuentra el epicentro de la enfermedad), tampoco existen esquemas de trabajo para escenarios catastróficos, que no sean guerras.

El Ministerio de Salud y Bienestar Social (MSPyBS), tiene un serio problema, ya que toda la responsabilidad del camino que debe recorrer el país, se encuentra bajo la cartera, una institución que se encuentra totalmente dañada por el paso de los años y las malas administraciones, lo que no justifica que en este año y medio de gestión no hayan priorizado la Salud Pública, en cuanto a gestión, logística, así como la construcción de espacios de sanidad con verdadera preponderancia, que pueda ser valorado por la población en general.

Julio Mazzoleni.

Hace más de un mes que estamos en cuarentena nacional, intentando que el virus no se propague tan rápidamente, por lo que el comercio, las clases y todo movimiento fue restringido, lo que hizo que aquellos pequeños, como los grandes empresarios se vean afectados y tengan que reducir drásticamente el personal, por incapacidad de pago, así como también aquellos que viven del día a día.

El Ministerio de Hacienda, recién en la tercera semana de cuarentena hace sus primeros pasos, ya que luego de los inexplicables tropiezos que tuvieron al inicio de esta reforma estatal, tenían que resarcir de alguna forma el descontrol total que provocaron. Increíblemente la cartera económica no sabe como responder a la población y demuestran que no tienen el control que aparentan tener.

Wiens, Mazzoleni y Mario Abdo visitando la zona de obras. Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las financiaciones o subsidios con nombres bonitos en Guaraní, «Ñangareko y Putyvó», están en mercados en una realidad inexistente en el país, ya que para acceder a ellos los pobladores de escasos recursos deben ingresar a portales web. Prácticamente crear un perfil y posteriormente esperar al que sistema funcione de buena manera para que la solicitud pueda establecerse.

Una vez que se realiza dicho proceso, los ciudadanos se encuentran en la espera del «¿será que pasaremos el filtro?», e increíblemente, miles de personas que trabajan con los ingresos diarios no fueron aceptados, zapateros, electricistas, plomeros, carpinteros, vendedores de verduras, comerciantes del mercado, entre otros.

Ollas populares en Luque. Luque Noticias

Además, el ente tiene una operación de inteligencia muy baja, ya que no tuvieron en cuenta que muchos pobladores no tienen acceso a internet y mucho menos a los aparatos tecnológicos. Esto se tuvo que realizar desde la cartera estatal, con trabajos estructurados desde las gobernaciones y los municipios, porque son ellos los que saben donde están las familias carenciadas de cada ciudad o pueblo.

Es cierto, es una megaestructura de trabajo, pero es el más eficiente, ya que es una total falta de respeto hacia la ciudadanía indicar que luego de 22 días de cuarentena, se encuentran en la etapa de prueba. Es momento de visualizar la problemática con distintos escenarios, el más importante de todos, el hambre, ya que con las defensa bajas es mucho más probable enfermar de cualquier mal.

Ollas Populares. Abc Color

Por otro lado, la solidaridad paraguaya no se hizo esperar y comenzaron a crear las ollas populares, para las poblaciones más pobres, los niños en situación de vulnerabilidad y allá en donde las compañías telefónicas y el propio Estado olvidaron que Paraguay continuaba.Pero esta romantizacion del trabajo de los colectivos sociales, las iglesias, los pobladores en general, sólo hace que el Gobierno haga caso omiso en dónde el hambre es pálido por el pueblo.

No es estar en contra de las acciones de solidaridad, sino más bien, es pedirle al Gobierno que no olvide su compromiso con los ciudadanos y pueda de verdad satisfacer las necesidades de los mismos, ya que según las publicaciones que lanzan desde los espacios oficiales, hasta mayo, no deberíamos de vernos afectados por la escasez de alimentos.

Es momento de exigir una verdadera respuesta del Estado, que pida contener la necesidad de los ciudadanos y permita que la solidaridad sea necesaria para contener las emociones y sentimientos de las personas que se encuentran en constante zozobra por el avance del Covid-19 en el país.

Mazzoleni y Mario Abdo saludándose, al inicio de la epidemia en nuestro país.

Es necesario un Estado que responda a nuestras necesidades y no espere a que la gente comience a morir en las calles para realizar un trabajo de calidad. Hoy es tarde para iniciar. Mañana será tarde para controlar la situación y en una semana la desesperación hará que estemos en el peor de los escenarios posibles.

El gobierno no debe ser solidario, debe hacer su trabajo 

!Comparte!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *