El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Fútbol Opinión

El Ocaso de los Ídolos: Koeman y Messi, una primera impresión decepcionante

Ronald Koeman fue presentado como nuevo entrenador del Barcelona en la semana. Con los aprestos para la nueva temporada que se viene encima, el club ha dejado atrás los fracasos deportivos del año y se prepara para crear un nuevo estilo de juego, bajo la batuta del holandés. Éste, desde el primer momento ha mencionado la posibilidad de que, con Leo Messi, el equipo pueda erigir una nueva estructura y que el eje central sea el argentino, la figura rutilante de los últimos diez años, pero aparentemente, el argentino no quiere seguir.

El proyecto deportivo que manejaron desde un comienzo los directivos blaugranas y Koeman definía su éxito a partir de la decisión del astro argentino, pero desde la reunión que mantuvieron la visión futura no está ciertamente asentada en la seguridad de la continuidad del jugador. Sin embargo, el entrenador, afirmó con celeridad: “Sólo quiero trabajar con gente que quiera estar aquí”.

Crédito: Futbolred

El Barça se encontraba en una muy difícil situación luego de la desastrosa despedida de la Champions ante el Bayern Múnich y más que eso, entendían sus aficionados y directivos que Messi ya no se encontraba tan a gusto como cuando renovó su contrato de manera sorprendente hace unos años, cuando parecía, que se iría a jugar a otro club importante de Europa, (recordemos la era Vilanova cuando el Manchester City quiso llevarlo cuando antes de terminar la temporada Messi fue convencido por el entrenador para firmar otro contrato, un mismo panorama pero con un aditamento diferente: la edad), pero con la diferencia de su actitud en los últimos partidos por la Liga y por la Champions, evidentemente, se notaba que podía suceder a la postre, lo que todos temían: Messi no quiere liderar la nueva transición, no se siente a gusto.

Créditos: Marca

Pero hay algo que puede determinar su alejamiento definitivo, muy a pesar de la cláusula astronómica de 700 millones de Euros para que cualquier club interesado en llevarlo antes de que culmine su contrato, lo piense dos veces: la falta total de ambición deportiva. En los últimos años, a medida que Xavi, Puyol e Iniesta se retiraban, Messi iba perdiendo esa cantera de estrellas que aparte de ser su sostén dentro del campo de juego, que estaba tácticamente armado para que él se luciera, eran sus amigos en la vida real. Sumado a la falta de ambición, el hecho de que su gran amigo Suárez no continuará a pesar de tener contrato por un año más (es el amigo personal de Messi, con el cual, encara sus miedos, tristezas, aficiones y alegrías), otros jugadores que son amigos cercanos del genio del balón marcan la previsibilidad de una decisión negativa para la afición del club más grande de Cataluña.

Yo la verdad no entiendo por qué lo que Messi tanto espera rodearse de amigos en un club para brillar; debe ser más profesional creo yo. Pero es mi humilde opinión sobre fútbol. Messi tiene esas cosas, de repente habla desganado o se lo ve así hasta que se decide por renovar el contrato y termina su carrera deportiva en el Barcelona, aunque ahora, el gato de Schrödinger, esté más muerto que vivo.

Créditos: El País

La decepción de Koeman y Messi, luego de esta reunión, fue lapidaria. Messi, como un héroe griego, se retira a sus adentros intelectuales y reflexiona sobre un futuro que no tendrá más de cuatro años, a lo sumo, considerando su edad, en la máxima competencia, con sus mejores luces. El diez, que en partidos importantes camina en el gramado, solo puede aspirar a conquistar un título continental o mundial con la selección argentina, es quizás, la única piedra en el zapato, que continúa atormentándolo por las noches, porque después, ha ganado absolutamente todo. Tal vez, esté pensando seriamente en colgar los botines, lo que sorprendería a más de uno, pero quien sabe. A mi parecer, si es transferido quisiera verlo jugar junto a Cristiano Ronaldo en la Vecchia Signora de Turín, lo que sería un deleite para los amantes del mejor fútbol, pero esto es, soñar demasiado.

Una cosa que agregar a todo esto: Koeman es de la escuela de Cruyff, el fútbol total, vertical y tanto a nivel defensivo como a nivel de ataque, la pulga sufrirá mucho la verdad porque se le exigirá compromiso en la marca y en la creación de juego, algo para lo que no está más el gran jugador argentino, lastimosamente por la edad misma.

Ronald Koeman, con la selección holandesa. SERGEI GAPON AFP. Créditos: El Mundo.

Además, es recordado como uno de los centrales más fuertes de Europa, campeón con la segunda Naranja Mecánica que conquistó el título en la Eurocopa 1988 junto a luminarias como Gullit, Van Basten y Rijkaard bajo la dirección del creador del fútbol total: Rinus Michels. Conformó el Dream Team original de Cruyff que ganó la Champions League en 1992, derrotando al AC Milán en la gran final y obteniendo el famoso tetracampeonato entre los años 1991 y 1994, junto a Hristo Stoichkov, Romario, Vakero, Zubizarreta, Sergi, Begiristain, Guardiola y Laudrup.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *