El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Opinión

Encarnación y su cartel

El lunes 11 de noviembre, fue instalado un cartel en Encarnación, Departamento de Itapúa, en el cual se da la bienvenida a la ciudad y en la parte inferior se lee un inusual mensaje: “Ciudad pro-vida y pro-familia».

Por supuesto, el recibimiento social hacia el cartel tuvo un 50/50 de debate, el lado bueno y el lado malo; en estos tiempos todo es motivo de consternación y afecta la sensibilidad de muchos compatriotas. Pero, lo que más llamó mi atención es la participación de algunas personas y su forma de conducirse.

En las redes sociales se difundieron imágenes de dos jóvenes —ambas del mismo sexo— besándose frente al cartel, un grupo se sintió contento con esta forma de actuar, se sintieron fuertes y rebeldes luchando contra el “sistema opresor».

Fuente: www.primeraedicion.com.ar/

¿Sistema opresor?, ¿acaso no leyeron el cartel?

Pro-vida, Pro-familia, es el título y como siempre, la falta de compresión lectora se sobrepone ante todo. Si bien es cierto, el término pro-vida no figura en el diccionario de la Real Academia Española[1] (ver twitter de la RAE) se puede considerar que el mismo se emplea como adjetivo invariable con el sentido de “contrario al aborto” pero también como una posición político-moral de las personas que se manifiestan “a favor de la vida”, en tal sentido, se evidencia una postura que se contrapone al ideario pro-aborto, posición política, principalmente desde la segunda oleada del feminismo en el siglo veinte.[2]

Más claro no podría ser. El acto de vandalismo y rebelión de las personas al ir y poner carteles de supuestas normas y realizar actos incoherentes no son más que el producto de la falta de neuronas en sus cerebros.

Claramente, Encarnación antepone por sobre todo la vida en cualquier caso y mantiene los valores establecidos que ya todos conocemos hace tiempo, y los seguimos utilizando, por el simple hecho de que funcionan y que aunque quieran cambiarlo, perdurará.

Es momento de dejar las susceptibilidades de lado y empezar nuestra lucha por cosas importantes y no por un cartel que no mataá personas, como leí en un comentario; “los pro vida asesinan personas LGBT  todos los días y es algo que todos saben»

No, por supuesto que no. Porque la lucha no es contra los LGBT´s, es contra las muertes masivas de mujeres al realizar un mal aborto, y podríamos hablar del estado de la asistencia médica de nuestro país, pero, esos son otros puntos que deberían ser tocados en otro lugar y con más espacio.

Fuente: www.primeraedicion.com.ar/

Se defiende una vida, que sea cuál sea la postura, es innegable que de una vida se está tratando, y para ello, no hace falta ser pro vida ni pro aborto para entender que ésa es la única verdad.

De momento, seguirán ofendiéndose y seguirán escrachando, pero el cartel estará ahí y sea cual sea su función, nos demostró lo poco racionales y tolerantes que podemos llegar a ser los paraguayos.


[1]https://twitter.com/raeinforma/status/973125409960288257

[2]https://www.letraslibres.com/mexico/arte/la-segunda-ola-feminista-no-fue-blanca

http://comunidad.revistaanfibia.com/Documentos/haciendo-historia-feminismo-de-segunda-ola

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *