¿Es Mario Abdo el verdadero problema, o solamente la cara?

¿Es Mario Abdo el verdadero problema, o solamente la cara?

Desastre ko Marito” es el slogan que se ha adueñado de las redes sociales de los usuarios paraguayos. Incluso para contextos que nada tienen que ver con la economía, problemas sociales, crisis política, etc. El fenómeno se ha viralizado e intensificado por las recurrentes fallas del mandatario desde que llegó al poder; causando un claro daño a su imagen como presidente.

Apenas pasó un mes y unos cuantos días de la frase «Que enfrente lo que tenga que enfrentar para traer la paz al Paraguay«[1] expresada en la Plaza Democracia, haciendo referencias al pedido de juicio político presentado por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) en la Cámara de Diputados.

Fuente de la Imagen: mundo.sputniknews.com

Pero, volvamos al detonante, al fallido acuerdo de Itaipú. La administración de Mario Abdo había alcanzado un acuerdo bilateral con el gobierno brasilero donde se pretendía cambiar el sistema de contratación de la energía de Itaipú. Dicho acuerdo generó una gran crisis institucional en Paraguay afectando específicamente al presidente y al vicepresidente Hugo Velázquez.

El procedimiento para llegar a las firmas generó muchas dudas, ya que se hizo a “escondidas” con mucho enigma de por medio y con la supuesta advertencia de que el acuerdo era “entreguista” y favorecía en demasía al Brasil.

El ex presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), ingeniero Pedro Ferreira, aseguró: “que la firma del acuerdo entre Paraguay y Brasil se dio bajo una extorsión financiera ejercida por el país vecino. El ex funcionario habló de una elevada deuda que tiene Eletrobras con Itaipú y que no ha sido pagada hasta la fecha”.[2] 

Dicho sea de paso, Ferreira renunció al cargo de presidente de la ANDE debido a varios desentendidos sobre el acuerdo de Itaipú entre Paraguay y Brasil. Eso lo informó el periodista de Última Hora Roberto Santander.

Escándalo por el acuerdo bilateral entre Paraguay y Brasil, renuncia del presidente de la ANDE, opinión pública indignada y enfurecida en prensa, radio, tv y redes, los “amigos” políticos moviendo influencias y aprovechando el momentum presentando un juicio político para nada descabellado por parte de la oposición; y muchas otras situaciones complicadas atravesaba el Presidente de la República hace poco más de un mes. Un contexto poco favorable si se le agrega lo que venía siendo su gestión: Constantes golpes al comercio que derivaron en problemas económicos, las inexistentes soluciones a las grandes problemáticas en materia de salud, aumento de impuestos, protestas de los gremios estudiantiles y docentes –esto también muy reciente– las negativas opiniones hacia su administración, el nepotismo “amiguismo” político y partidario. Y cuántas cosas más que se pueden mencionar.

Otro escándalo en el momento menos indicado

El presidente Mario Abdo Benítez suspendió la construcción del salón en Mburuvicha Róga. Foto: Archivo UH.

Nos trasladamos al 11 de septiembre, justo cuando se empezaba olvidar algo la polémica Itaipú, Brasil y Paraguay. El titular que estremece al país: Asesinado policía tras tiroteo y fuga de jefe del Comando Vermelho.

Jorge Samudio, líder del Comando Vermelho había sido rescatado por integrantes de su grupo en la Costanera Norte. El mismo fue detenido como líder de una importante estructura criminal que controlaba el tráfico de drogas por vía aérea entre los departamentos de Amambay, Canindeyú y Concepción.La balacera dejó el saldo de: Baja de un oficial de policía y tres heridos. El comisario fallecido era Félix Ferrari de 43 años de edad.

Este hecho –por así decirlo– se le escapa de las manos al presidente de la república. La negligencia y despiste policial para trasladar a un prisionero tan peligroso no es culpa directamente de Abdo Benítez. Lo que sí es su responsabilidad fue la pésima toma de decisiones que tomó en base a este suceso:

Primero llegó el comunicado de presidencia, donde destacamos el primer párrafo: “El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, aceptó la renuncia del ministro de Justicia, Julio Javier Ríos, y removió del cargo al comandante de la Policía Nacional, Walter Vázquez, tras rescate del narcotraficante Jorge Teófilo Samudio alias Samura”.[3]

Pero la controversia más fuerte llegaría el día después, el 12 de septiembre, cuando el presidente Mario Abdo anunció la destitución del Ministro de Agricultura Denis Lichi para darle su lugar al senador del Partido Colorado Rodolfo Friedmann (¿Se acuerdan? Nepotismo partidario).

Si ya la escena tiene un toque absurdo digno de alguna línea de Kafka: El nombramiento de un nuevo ministro de agricultura justo el día después de que se te escapa el jefe del Comando Vermelho y es asesinado un oficial policial. Todo muy coherente. La escena termina de volverse kafkiana cuando te enteras que el “célebre” Roberto Friedmann, el flamante ministro de agricultura –que, por cierto, el ministerio de agricultura es uno de los ministerios más importantes para la economía paraguaya– es una persona sin ningún tipo de preparación ni estudios.

Aclarar que, la educación universitaria o media nada tiene que ver con mi opinión acerca de las personas; mi abuela no terminó tampoco sus estudios y es una persona a la cual considero honesta y trabajadora; pero ella, no está en ningún cargo público, mucho menos uno tan importante como el de ministro de agricultura.

Hay cosas que se le escapan de la mano a Benítez, para eso necesita un equipo de primer nivel que lo ayude a detectar estas “situaciones que le sobrepasan”. Como estudiante de periodismo, me parece inconcebible –para no decir algo más grave, de lo cual pueda arrepentirme al recibir el “cariño” los acérrimos defensores de lo indefendible– que ni una, (y vuelvo a repetir), ni una de las personas del equipo comunicacional del presidente le haya advertido del bochorno que sería nombrar a un ministro de agricultura el día después de lo ocurrido en la Costanera. Los jueces de línea, esos que están en la raya de fondo del área, parecen ser más “útiles”.

Y podríamos seguir señalando caso a caso algunas de las incoherencias comunicacionales, los errores de la gestión Benítez, las estrategias fallidas, la poca capacidad para resolver problemas; y tantas otras cosas en las cuales estoy en desacuerdo con la administración del presidente. Pero nos tomaría varios volúmenes, así que iré directamente al grano: ¿Es Marito el verdadero problema, o solamente la cara?

Y la respuesta, al menos para mí, es la segunda opción. El problema del Paraguay no es la pésima gestión del presidente, ni los problemas que se han acrecentado desde su llegada al Palacio de López, tampoco los acuerdos “entreguistas” bilaterales con países vecinos; el problema del Paraguay es mucho, muchísimo más profundo. Es el sistema.

Apenas tengo dos años en Paraguay, solamente pude presenciar la etapa final del gobierno de Horacio Cartes, y viví la campaña presidencial a flor de piel.

Así que, solo tengo comparación a partir del punto de vista de amigos, conocidos y desconocidos hermanos paraguayos. Ancianos, mayores, adultos, jóvenes y adolescentes; cada uno con posturas diferentes y hasta cosmovisiones distintas (Sí, puede haber cosmovisiones distintas dentro de un mismo país). Y mi conclusión es que en el Paraguay – y Latinoamérica en general – nos encantan las curitas para heridas gordas, gigantes.

Fuente de la Imagen: urbana.com.py

A problemáticas inmensas, le aplicamos soluciones insignificantes. El otro día charlaba con un taxista, me dijo que el presidente era un desastre, el culpable de absolutamente todo. Esta tesis tiene muchas falencias, y lo voy a comparar con mi país; Venezuela. Usted, estimado lector, ¿Acaso piensa que la desgracia de Venezuela es responsabilidad única de Nicolás Maduro? La verdad es que no, el tirano venezolano es solo la cara principal de una catástrofe histórica. Usted, estimado lector, ¿Acaso piensa que la crisis económica de Argentina es responsabilidad exclusiva de Mauricio Macri? Por supuesto que no.

Cada caso es distinto, tiene miles de vertientes y análisis adaptados a cada contexto y situación país. En Paraguay tenemos (Y sí, pese a que no soy paraguayo debo incluirme, porque señalar sin autoevaluarse sería un acto de hipocresía de mi parte) un problema grande, enorme y gigantesco de educación; cultural, social y antropológico.

Fanatismo por partidos políticos. Corrupción –y no hablo solamente de cargos públicos– educación para funcionar, pero no para pensar, y una palabra clave: Indiferencia. Mucha apatía en la juventud paraguaya, la cual expresa y transmite poca identificación con los políticos –gracias a Dios– pero excesiva pasividad al momento de buscar/encontrar soluciones a las disyuntivas.

Respóndanme, ¿Cómo se puede solucionar problemas sino detectan las causas? Porque es muy fácil, sencillo, extremadamente simple; encontrar las consecuencias.

Este ensayo no pretende señalar cuál es la principal causa de esta situación del Paraguay, nombré varias, pero es la punta del iceberg apenas. Lo que sí es necesario, es encontrar los caminos para poder identificar las principales causas; para poder adelantarse a las consecuencias. Y esto solo se hará mediante la autocrítica, y no precisamente una crítica personal; sino una autoevaluación histórica.

Desde la época colonial, pasando por Francia, llegando a los López (Triple Alianza), guerra del Chaco, dictadura y democracia. Encontrar las falencias sociales del paraguayo, examinarlas y analizarlas; solo así, podríamos –porque no es seguro– identificar cuál es el verdadero problema del Paraguay.


[1]Frase del discurso de Mario Abdo Benítez ante sus adherentes y funcionarios públicos del Estado.

[2]https://www.ultimahora.com/pedro-ferreira-la-firma-del-acuerdo-se-dio-una-extorsion-financiera-n2834521.html

[3]https://www.ip.gov.py/ip/presidente-acepta-renuncia-del-ministro-de-justicia-y-cambia-al-comandante-de-la-policia/

Emmanuel Rondón

73 comentarios en «¿Es Mario Abdo el verdadero problema, o solamente la cara?»

  1. I wanted to thank you for this great read!! I definitely enjoying every little bit of it I have you bookmarked to check out new stuff you post…

  2. My brother suggested I may like this web site. He used to be totally right. This publish truly made my day. You cann’t imagine simply how much time I had spent for this information! Thanks!|

  3. 386318 361475Nice read. I just passed this onto a buddy who was doing some research on that. He just bought me lunch since I identified it for him! Thus let me rephrase: Thanx for lunch! 389831

  4. Merely a smiling visitant here to share the love (:, btw outstanding design. «Better by far you should forget and smile than that you should remember and be sad.» by Christina Georgina Rossetti.

  5. My partner and I stumbled over here by a different web address and thought I might check things out. I like what I see so i am just following you. Look forward to checking out your web page for a second time.|

  6. Woah! I’m really enjoying the template/theme of this blog. It’s simple, yet effective. A lot of times it’s tough to get that «perfect balance» between usability and visual appeal. I must say that you’ve done a excellent job with this. Additionally, the blog loads super fast for me on Chrome. Exceptional Blog!|

  7. I have been exploring for a little for any high-quality articles or weblog posts on this sort of space . Exploring in Yahoo I eventually stumbled upon this website. Reading this information So i am glad to convey that I have a very good uncanny feeling I discovered exactly what I needed. I such a lot certainly will make sure to don?t overlook this website and give it a glance regularly.|

  8. wonderful issues altogether, you simply gained a new reader. What might you recommend in regards to your put up that you just made some days in the past? Any certain?|

  9. I think this is one of the most significant information for me. And i’m glad reading your article. But want to remark on few general things, The site style is wonderful, the articles is really nice : D. Good job, cheers|

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.