Estero Bellaco – Versiones alternativas

Estero Bellaco – Versiones alternativas

El 2 de Mayo de 1866 se luchó la famosa Batalla de Estero Bellaco, célebre por ser el primer gran enfrentamiento entre las fuerzas del Mariscal López contra la Triple Alianza en el actual territorio de Paraguay.

Mcal. Francisco Solano López. De Desconocido – WASHBURN, Charles Ames. The History of Paraguay: With notes of personal observations, and reminiscences of diplomacy under difficulties, Vol. II, 1871., Dominio público.

Es cierto que durante la contienda se dieron varios choques de mayor o menor magnitud, pero fue también en esta batalla cuando ambos bandos se enfrentaron, al menos por un momento, en relativa «igualdad» de condiciones.

Desde luego, según toda la literatura aliada sobre el tema, los liderados entonces por el Gral. Bartolomé Mitre obtuvieron una espléndida victoria rechazando con terribles bajas a los atacantes guaraníes. Sin embargo, existen varias versiones alternativas que cuentan todo lo contrario a dichos relatos.

Bartolomé Mitre, presidente de Argentina (1862-1868). Imagen: Prensageneaologica.com

Es que hay que preguntarse: ¿por qué los aliados tardaron casi 4 años en capturar Asunción si ganaban todas las batallas? ¿Era el Ejército jamás vencido pero que jamás avanzaba? ¿El Ejército triunfador que siempre quedaba meses paralizado tras los grandes combates a pesar de la superioridad numérica?

En fin. Aquí solamente señalaremos lo que se conoce en general de dicha batalla y luego agregaremos las versiones «alternativas»:

En la mañana del 2 de Mayo de 1866, una brigada de 5.000 soldados dirigida por el entonces Cnel. José Díaz, bajo órdenes directas del Mcal. Solano López, lanzaba un ataque sorpresa saliendo desde los pantanos del «Puerto Aranda» contra la vanguardia aliada, unos 6.000 hombres, comandada por el uruguayo Gral. Venancio Flores.

Combate del 2 de mayo de 1866 en el Estero Bellaco Sud: ataque de la vanguardia del Ejército Aliado por la división del teniente coronel paraguayo José E. Díaz, después general. Imagen: De Ortega – SOTO, José C. (director), Album de La Guerra del Paraguay, [Buenos Aires] : [s.n.], 1893-1896, Vol. I

La sorpresa de los paraguayos fue total. El Gral. Flores se salvó milagrosamente de ser capturado.

Un batallón brasileño de «Voluntarios de la Patria» dirigido por los Coroneles Pecegueiro y Mallet (ambos luego serían Generales) fue completamente destruido y se capturaron todas sus armas, pertrechos y cuatro cañones. Pecegueiro sería sometido a Corte Marcial en el Brasil porque le responsabilizaron directamente por esas catastróficas bajas…

El Cnel. Díaz, queriendo explotar su éxito y por propia iniciativa lanzó una embestida a la bayoneta contra los aliados en fuga. Pero estos fueron auxiliados por el grueso de su Ejército, y los paraguayos debieron retirarse ordenadamente hasta los esteros, donde rechazaron todos los contraataques enemigos.

José Eduvigis Díaz, héroe paraguayo. De Desconocido – GODOI, Juan Silvano. Últimas Operaciones de Guerra del Jeneral José Eduvigis Díaz, vencedor de Curupaity. Buenos Aires: Félix Lajouane, 1897 Imagen: Bibliotecanacional.gov.py

En este gran «golpe de mano» lanzado por los paraguayos, todo parece indicar que terminó en «tablas». Ambos sufrieron cerca de 2.000 bajas según hoy se acepta, sin que haya existido variación en la situación general.

Pero… ¿Cuáles son las versiones alternativas de este enfrentamiento?

En la obra «Paraguay y sus Vínculos con Suecia» de Nemesio Barreto, se puede leer al Cónsul General del Reino de Suecia en Buenos Aires, Gabriel Billbergh, dando un reporte sobre dicha batalla a su gobierno.

Estero_Bellaco_(fragmento). Obra de Cándido López. Imagen: Wikipedia

Mencionaba la ferocidad de los paraguayos, el duro golpe sufrido por los aliados que tendrían que recalcular todo lo que previeron para vencer al Mariscal López.

Billbergh habla de que los aliados tuvieron al menos 3.000 bajas sin contar prisioneros, contra un número muy inferior de paraguayos caídos.

En el periódico bonaerense «El Nacional» (cuyo jefe editorial era Domingo Fausino Sarmiento) de fecha 10 de Mayo de 1866 se podían leer detalles sobre la gran batalla librada en suelo paraguayo.

Batalla de Estero Bellaco (L’Illustration: journal universel, Vol. XLVIII, nº 1.227, 1º/09/1866).
Dominio público

El combate descrito fue sangriento, atroz, y el autor no se animaba a hablar de victoria o derrota. Solamente repite una cifra de bajas aliadas similar a la presentada por el Cónsul General de Suecia: al menos 3.000 caídos de la Alianza y unos 2.500 de Paraguay.

Episodio del 1.º de Caballería de Línea del Ejército Argentino en el Combate del Estero Bellaco (reproducción reducida de una lámina dibujada por el eximio artista Francisco Fortuny). Fuente Imagen: Wikipedia.

La prensa de Montevideo era todavía más oscura (aunque hay que tener en cuenta que los uruguayos estaban casi totalmente en contra de la guerra).

Según los relatos que allí se publicaban, la Vanguardia de Venancio Flores había sido totalmente destruida, con bajas que estarían en torno a los 3.500 muertos, heridos y prisioneros mientras que los caídos paraguayos, según ellos, muchos menos. De hecho, es conocida la famosa carta del Gral. Venancio Flores a su esposa en dónde con oscuros términos sobre la reciente batalla.

Alguien que reproduce cifras muy distintas a las usualmente aceptadas es Benjamin Poucel en su obra «Le Paraguay Moderne et L’Interet General du Commerce» (1868).

Allí se habla, según reportes uruguayos y paraguayos, de que los guaraníes vencieron sin lugar a dudas en Estero Bellaco, teniendo menos de 1.000 bajas contra más de 3.000 de los aliados.

Venancio Flores. Fuente Imagen: Wikipedia.

Así se puede ver cómo existen varias fuentes que, si no son neutrales, al menos están con menos sesgos a la hora de relatar los acontecimientos durante la contienda y sin embargo, estas fuentes generalmente son desdeñadas por la historiografía «académica» de la Guerra de la Triple Alianza…

Quizás son desdeñadas porque cuentan lo que es obvio. Como dijimos antes: si los aliados nunca perdían una sola batalla, ¿por qué no llegaron «en tres meses» en Asunción?

Emilio Urdapilleta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *