El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Actualidad Internacionales Opinión

Evo, un intento de dictador defendido por la opinión pública

A Evo no le cabe otra palabra para definirlo que: intento de dictador. Su intención de perpetuarse en el poder no es de ahora, lo viene demostrando constantemente. Específicamente, en un referendo, dónde consultó si podía candidatarse pese a que la constitución lo prohíbe; y perdió. La gente dijo NO a la candidatura de Morales en 2016. A él, no le importó mucho y se volvió a lanzar.

Evo Morales y Nicolás Maduro. El mundo

Su candidatura fue claramente inconstitucional y una maraña política permitió su participación de unos nuevos comicios. Dicha maraña dejó bastante claro que Evo tiene a las autoridades electorales de su parte en conjunto con varios jueces perfectamente sincronizados. Las instituciones y autoridades dejaron que Morales concurse de manera ad infinitum sin trabas pese a que la Carta Magna no lo permite, pese a que la ciudadanía se opuso a través de las urnas. Por esto, no sorprende el anuncio del intento de dictador boliviano autoproclamándose ganador de las recientes elecciones pese a que los resultados arrojaban una segunda vuelta donde peligraba su reelección. De hecho, Morales solo actúo en consecuencia a lo que venía haciendo; seguía su plan.

Ahora, no solo se candidató contra su propia Constitución; sino que, además, cometió un fraude. Se autoproclamó ganador, y, cuando la noche se le venía encima (Sin respaldo popular, ni policial y, tampoco militar) no le quedó de otra que replegarse. Reculó.

  • Lo de Evo no sorprende, lo de la opinión pública sí; y mucho.

Es llamativo y desagradable, ahora muchos celebran la “visión y buena intención” del que aún dirige a Bolivia al realizar un nuevo llamado a elecciones. Eso sólo me hace llegar a la conclusión de que seguimos siendo excesivamente inocentes. También hay interesas particulares claro está, pero ese no es el caso al que me refiero.

La jugada de Evo es clarísima: ganar tiempo e intentar cambiar todas las piezas en las instituciones más importantes que no apoyen su figura (Policía y Fuerza Armada, en especial). Morales sabe muy bien –y lo sabe de sus homólogos en Venezuela y Cuba–; que para poder quedarse en su trono; la represión debe ser feroz. Más cuando la policía se amotina y su une al clamor ciudadano. Más cuando la FAN lanza un comunicado institucional y no apoya su figura.

Es por eso que este repliegue de Morales al llamar nuevos comicios de buenas intenciones, no tiene nada. Es por ello que lo desapruebo y ataco con contundencia sin importar meterme y molestar a cierto sector que decide pasar por alto los constantes atropellos del que quiere ser un nuevo dictador en la región.

Carlos Mesa, BBC

No les voy a mentir, que Evo sea aliado del régimen chavista y castrista; no solo me genera un prejuicio, sino que me da mucha más seguridad de lo que voy a afirmar: Morales, si no sale ahora del poder; se perpetuará y será un caso similar a Maduro u Ortega (Venezuela y Nicaragua). Con todo lo que eso implica.

Por eso escribo contra la opinión pública, esa donde se emiten tan fácilmente opiniones llena de complicidad, esa donde se genera constante daño a los ciudadanos de los países que conforman nuestra región. Destacaron el buen juicio de Morales por llamar nuevamente a comicios; pero omiten muchas cosas: Atropellos, acciones inconstitucionales y un fraude clamoroso.

Y quiero recordar algo que quizá no se detecte tan fácil, mientras Evo cometía su farsa electoral, en Chile se gestaban las protestas que le dieron la vuelta al mundo. Casi que el fraude de Morales pasó desapercibido por los grandes medios de comunicación, algo de extrema injusticia para el pueblo boliviano. Ahora sí se le está dando una cobertura no sé si debida, pero sí mucho mayor. Hasta dónde hubo que llegar para ello.

Para muchos la excusa idónea –que nunca falta– es que Morales estabilizó económicamente a Bolivia. Lo que me genera curiosidad porque, ¿En eso solamente evaluamos a las administraciones ahora? Me sorprende en serio, porque de ser así; muchas dictaduras perpetradas en América Latina fueran ejemplo de gestiones ideales. El factor económico no puede ser lo único que recordemos al acordarnos de los gobiernos.

Evo Morales. Reuters/ C.G. Rawlins

Decir esto quizás sea extra limitarse y comparar a Morales con casos extremos. Es cierto. Pero, no podemos realizar balances administrativos separando las materias. ¿Se pueden hacer análisis particulares? Sí, cómo no. Pero de eso, a defender titánicamente a un político aliado de gobiernos desestabilizadores, que es aliado del narcotráfico, que cometió y comete atropellos a la constitución boliviana y que encima firmó un fraude electoral con la clara intención de seguir manteniéndose en el poder; es un despropósito.

Querer ensalzar y aplaudir a Evo por su repentina “recapacitación” no es más que apoyarlo. No es más que convertirse en cómplice. No es más que profesar falsamente un ideal demócrata. Por que no, no tiene nada democrático y destacable celebrar comicios con alguien que estafó y engañó a su país manipulando urnas con la vista cómplice de la institución electoral.

Evo y Maduro. WKM Radio

La única forma de destacar a un político como Evo, sería que presente su renuncia y acepte que le debe caer todo el peso de la ley. Es lo que debería tocarle. Jurídica y moralmente es así.

Les pido por favor: ¡Ya basta de proteger atropellos! ¡Ya basta de aprobar la desfachatez! ¡Ya basta de permitir la inconstitucionalidad!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *