Gato por liebre, el consumo que se esfuma

Gato por liebre, el consumo que se esfuma

La expresión gato por liebre proviene del siglo XVI cuando algunos dueños de posadas ofrecían a sus clientes viajeros un plato de comida consistente en un asado de carne de liebre cuando que era de gato; ambos se veían igual en el plato pero el engaño ya se había consumado.

El problema que tenemos en el país y en otros es muy serio. Lo popular cae bien y si alguno se anima a decir lo contrario o diferente es visto como el malo, el insensible, el que no piensa en los demás.

Este es el caso de adelantar el aguinaldo para estimular el consumo. El gobierno por medio del ministerio de Hacienda nuevamente está por vender gato por liebre a la gente, induciéndolas a consumir para que luego queden igual y hasta peor.

El consumo es la parte final del proceso económico en el sentido de la producción y si bien fue Milton Friedman (Nobel de Economía) el que sostuvo acerca de que el consumo está en función a la renta y éste a su vez de la producción, lo que es cierto; en realidad fueron los clásicos como Say los que mejor entendieron que estimular el consumo por sí mismo resultaba peligroso y hasta un gran engaño.

La ley de Say que también se llama de los mercados es tan sencilla que, desde luego, a los gobiernos no les interesa entender ni ponerlo en práctica.

La oferta de un producto o servicio crea su propia demanda; pero eso sí, debe existir una oferta que sólo puede darse si previamente existe ahorro e inversión. Dicho de otra manera, todos los bienes y servicios que compramos no son pagados con dinero (aguinaldo por ejemplo) sino por otros bienes producidos.

Fuente de la imagen: confirmado.com.ve

Esto es, el adelanto de aguinaldo comprará nuevos productos y le pondrá feliz al comprador ocasional pero no mejorará su condición de vida puesto que su consumo ocasional le dará una sensación momentánea que le hará creer que compró liebre pero en realidad terminará consumiendo el gato.

Todas estas medidas «populares» no hacen más que impedir ver a la gente el problema real con el que se enfrenta: es el propio Estado el que le está impidiendo, engaño mediante, mejorar su condición de vida y la de sus familias.

Víctor Pavón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *