Hawking

Hawking

Los extensos y hasta ‘agresivos’ comentarios vertidos sobre la vida y obra de Hawking deberían llamarnos la atención, críticas a sus teoría y a la ciencia en general han estado recorriendo las redes desde que se anunciara la muerte del afamado cosmólogo.

No pienso responder a dichos comentarios, ya que generalmente la gente que opina así no puede ser persuadida facilmente y no pienso estresarme en vano. Aun así me gustaría hacer la siguiente observación

Lo primero que uno se da cuenta al leer los comentarios (tarea no muy agradable dicho sea de paso) es de la marcada diferencia de conocimiento entre los comentaristas. Probablemente todas las ideas que plantean, aún quienes mayormente opinan sin haber realizado el esfuerzo de estudiar el método científico en general, sean interesantes (en algunos casos). Pero la cuestión es que es relativamente fácil opinar, generar o defender ideas, creencias o teorías que nos gustan y coinciden en términos generales con lo que pensamos, con nuestras premisas.

Eso es precisamente a lo que uno se enfrenta cuando se intenta argumentar entre personas que tienen muy diferentes niveles de CONOCIMIENTO, las mayúsculas tienen que ver con lo que sigue: el conocimiento es limitado, y no es lo mismo que la opinión. En términos científicos la opinión no vale nada, cualquiera puede emitirlas con o sin responsabilidad, con o sin conocimiento, con «buenas» o «no tan buenas intenciones».

Pero quizás aquí no se trate de intenciones sino de lo que en psicología se denomina «sesgo de confirmación» que resulta metodológicamente opuesto al camino científico.

La pregunta que yo les hago a quienes tienden a opinar y a defender teorías tomadas por los pelos, seudocientíficas y conspiraciones, es: cuánto saben del método científico?, poniéndolo en otras palabras, ¿han leído algunos libros de metodología de la investigación científica? ¿tienen por costumbre rastrear y leer reportes de investigación?

Porque quizás ahí esté una posible solución a todo este conflicto y debate francamente estéril, quizás si quienes sólo opinan y confunden lo científico con lo seudocientífico se tomarán unos meses para instruirse y conocer, luego opinar…

Qué bonita sería la vida de este modo.

Pedro Francisco Acosta Melo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *