Idus de marzo

Idus de marzo

Comparar acontecimientos ocurridos en la Republica Romana del año 44 a. C., con la República del Paraguay hasta parece una idea risible, sin embargo, hay dos características que las definen a la perfección: la corrupción y la debilidad de sus instituciones.

Vayamos a Roma, la débil y corrupta Republica se topaba con Cayo Julio Cesar, el hombre con mayor visión militar y política de su tiempo, fue ocupando espacios de poder, siendo cónsul fue a la guerra por la conquista de la Galia, tras su regreso victorioso en el año 46 a. C. fue nombrado Dictador de la Republica, un cargo que se otorgaba en casos de extrema necesidad y que normalmente no excedía un año de duración. Sin embargo, Cesar consiguió que su dictadura le fuera otorgada por un periodo de diez años. Estos hechos, sumados a otros que vinieron después, no gustaron a sus enemigos, que comenzaron a conspirar en su contra y cuyo fin era asesinarlo. Un 15 de marzo Cesar es asesinado, 23 puñaladas pusieron fin a su vida, los “libertadores” como se autodenominaban lograron su cometido “salvando” de esa manera a la Republica, pero solo se prolongaba la agonía, años después el heredero de Cesar de nombre Cayo Octavio Turino, sería el futuro Augusto, la otrora gran Republica Romana moría dando paso al Imperio.

Volvamos a Paraguay, siglo XX, al término de la guerra del chaco regresaban victoriosos los comandantes, viejas rencillas salían a la luz, el liberalismo tambaleaba, años de inestabilidad política desembocaron en la guerra civil de 1947, Higinio Morínigo quien era presidente del Paraguay y con alianza de un sector de la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado) ocuparon todos los espacios de poder excluyendo a los liberales, franquistas (febreristas) y militares, estos hechos generaron el asalto al cuartel de policía de la capital el 7 de marzo de 1947 por parte de los febreristas con un saldo de varios muertos y heridos, al día siguiente el 8 de marzo en la ciudad de Concepción “la rebelde” se levanta en armas la 1° Región Militar y la 2° División de Infantería, ese mismo día miembros del partido comunista manifiestan su apoyo a los militares, en el mes de abril se suman los liberales y la Concentración Revolucionaria Febrerista. La guerra civil desatada en marzo de 1947 culminaría con la victoria de los gubernistas (Higinio Morinigo con sus fuerzas leales y el Partido Colorado), con el trágico de saldo de miles de muertos en ambos bandos, unos 40.000 exiliados que nunca volvieron, y la fragmentación de la sociedad paraguaya, es una herida que la tenemos abierta actualmente, no está demás decir que el Partido Colorado se convirtió en partido de gobierno y oposición (hasta hoy), los grandes líderes del Partido Liberal fueron exiliados, nunca más tuvieron persona de la talla como aquellos que vivieron esa época.

El Partido Colorado, victorioso tomas las riendas del país, luego de años de inestabilidad, Alfredo Stroessner es amo y señor por 35 años, hasta que el año 1989 llega con nuevos aires y viejas prácticas. La hegemonía colorada en la era democrática tuvo un punto álgido en 1999, y una vez más el mes de marzo es protagonista, el partido colorado también. Se enfrentan por un lado la “Unión Nacional de Colorados Éticos” llamados también “Oviedistas” liderados por el Gral. Lino Cesar Oviedo, y por el otro el movimiento “Reconciliación Colorada” liderado por Luis Maria Argaña. Luego de unas duras internas los vencedores son los oviedistas, pero (como un as bajo la manga) se mueven hilos en el poder judicial y el Gral. Oviedo es procesado por un intento de golpe de estado en el año 1996, Oviedo es despojado de su candidatura y su lugar es tomado por su aliado Raúl Cubas Grau para la presidencia, junto con el Dr. Argaña como vicepresidente, ambos movimientos colorados dominaban la escena política. Vencedores holgados en las elecciones generales, los colorados gobiernan un periodo más, pero la inestabilidad en el partido llega a un punto tan fuerte que el vicepresidente Argaña es asesinado en la vía publica el 23 de marzo de 1999, personas afines a ambos movimientos, sumada por la marcha campesina convocada en esas fechas cada año y muchos autoconvocados fue el caldo de cultivo para una gran manifestación, batallas campales, juicio político, la muerte de 8 personas y la renuncia del Presidente Raúl Cubas fue el resultado.

Año 2017, por casualidad una vez más el mes de marzo, Horacio Cartes, líder del Movimiento Honor Colorado y Presidente de la Republica, movía los hilos a su alcance para lograr una enmienda que le permitiría postularse para una reelección presidencial, detrás de él estaba expectante Fernando Lugo, líder de un conglomerado de partidos de izquierda y ex presidente de la Republica. Fue así que un 31 de marzo en una sesión a puertas cerradas una mayoría de 25 senadores aprueban el proyecto de reelección presidencial vía enmienda constitucional, una gran parte de los ciudadanos consideró esto como un atropello y decidió salir a las calles para hacerse sentir, los ánimos caldeados tiñeron de sangre aquella jornada, a medida que pasaban las horas el número de personas se incrementó hasta que un grupo logro entrar a la sede del Congreso y lo incendio, la represión policial fue brutal, lo más grave fue el asesinato de un joven militante liberal llamado Rodrigo Quintana en la sede de su partido (PLRA) en un hecho lamentable y que cuya investigación no culmina hasta hoy justamente por la debilidad de nuestros órganos judiciales, José P. Guggiari o Eligio Ayala se estarían revolcando en sus tumbas si se hubiesen enterado.

Llegamos al 2021, Mario Abdo Benitez, líder del Movimiento “Añetete” del Partido Colorado y presidente de la Republica, en una dura puja de poder con su principal adversario, el movimiento “Honor Colorado” liderado por el ex presidente Horacio Cartes, se encuentra entre la espada y la pared, la lucha es encarnizada, hace un año su silla presidencial estuvo en jaque por una enmienda en contra de los intereses del país en negociaciones sobre costos de energía en Itaipu, dicha situación lo debilitó mucho, sumada la gestión sanitaria en esta pandemia que nos toca vivir, sobre todo en la distribución de medicamentos para fortalecer el sistema de salud de cara al incremento de casos de covid 19. Evidentemente la salud es su frente más sensible, ante esto una vez más la ciudadanía sale a las calles pidiendo su renuncia. Ahora, debemos tener en cuenta si cual es el peso de la movilización para hacer tambalear su silla, es evidente que Honor Colorado va a copar los ministerios haciendo rodar cabezas y dejando más apretado a Mario Abdo, personalmente creo que el ciudadano común está en un tercer lugar, como siempre el Partido Colorado y por sobrados méritos, es el dueño de la arena política de esta débil y corrupta República del Paraguay.

Marzo es un mes marcado en la historia paraguaya, veremos el desarrollo de los acontecimientos, marzo ha llegado, pero aún no ha pasado.

Enmanuel Martínez Vega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.