Inmerecidamente, disfruta del sabor de la clasificación

Inmerecidamente, disfruta del sabor de la clasificación

Nuestra querida y sufrida Selección Paraguaya, está entre los 8 mejores de América luego de una paupérrima primera fase en la Copa América, en donde clasifico sin ningún triunfo consumado.

Cabe destacar, y resaltar con un marcador en color rojo, que en esta copa participan 12 selecciones, de las cuales cuatro que tuvieron que decir “Adiós” a esta edición y las cuatro son considerados el doble de mediocres que nuestra Albirroja, lo que significa que el golpe de suerte que tuvimos, lo debemos festejar con un intenso fervor.

La “Albirró” tuvo que espera hasta el último partido del grupo para saber si estaba clasificado entre los mejores terceros de la competencia. A pesar que era un partido trascendente y vital para la selección, la percepción por parte de los hinchas albirrojos era insignificante, ya que – y hay que afirmarlo con toda sinceridad – ya nadie tiraba monedas por el equipo comandado por Eduardo Berizzo. De todas formas el corazoncito albirrojo estaba pendiente de ese partido, y se vino nomas el milagroso y dichoso empate entre ecuatorianos y japoneses en jugaba el sub21 de Japón frente al seleccionado del Bolillo Gómez que cada vez se hunde más en el fondo del abismo. Pero eso, es lo que menos importa.

Lo que importa e interesa es nuestra Albirroja. Voy a pecar de cruel, pero a la vez me siento tranquilo por mi sinceridad. No estoy de acuerdo con la el entusiasmo irradiado por los hinchas albirrojos. La selección no clasificó por mérito propio, sino por una casualidad de terceros. De todas formas, voy a tratar de ser lo más empático posible con aquellos hinchas que – una vez más – están emocionados con este presente albirrojo. 

Evidentemente este fenómeno se da porque mañana vamos a jugar contra una selección a la cual ya le amargamos la existencia en las ediciones del 2011 y 2015. No obstante, no quiero pecar – aunque parezca – de pesimista o malagüero, pero estoy acostumbrado a decir las cosas como son, por eso voy a dar una breve reflexión de aquellas campañas y lo que le depara a la albirroja.

https://www.youtube.com/watch?v=kTQM2o9uGwM
Resumen del partido entre Colombia vs Paraguay, lance en donde quedó evidenciada la pálida actuación de la selección paraguaya. Youtube.

En el 2011 teníamos una selección mundialista. Estaban los Verón, los Riveros, los Topos, Los Vera, estaba Roque, Lucas Barrios, Tacuara entre otros. En el 2015 estaban algunos históricos como Roque, Paulo Da Silva entre y la mezcla de los Derlis González, los Romero entre otros.

La diferencia del 2011 al 2019 es abismal. La del 2011 y 2015 era una selección comprometida. No como la de ahora, en donde el compromiso se quedó en el hogar de todos estos jugadores. En donde solo uno se pone la camiseta y muere por ella, como es el caso del defensor de Palmeiras, Gustavo Gómez. El resto aparentemente solo entra a jugar por jugar.

En esta nueva camada no vemos un Cristhian Riveros que ponía garra y corazón, un Carlos Paredes que no daba pérdida ninguna pelota y peleaba por el balón de una manera fuerte y rimbombante. Un Rambert Vera que paraba de esparcir huevos por la cancha. Un Celso Ayala y Carlos Gamarra que no jugaban en sus clubes, pero cuando vestían la Albirroja, dejaban la vida por la selección.

Todo esto me invita a reflexionar: Quien deja la vida por la camiseta a parte de Gómez? Algunos dirán que ahora ya no se gana con eso, que ahora se gana con buen futbol y la estúpida posesión. Admito, pienso lo mismo, sin embargo hay selecciones que juegan con la posesión y el buen futbol, pero le agregan ese plus de garra y corazón. La selección Charrúa es una de ellas. Tiene buen futbol, grandes jugadores y aparte de eso, le agregan lo citado. Fíjes estimado lector como Cavani corre suda y mete. Suarez, es de esos jugadores al cual no le gusta perder los partidos. Son ejemplos. Son diferentes, pero aunque sea, un porcentaje de imitación de las actitudes de los jugadores citados no vendría nada mal en nuestra querida selección.

Volviendo a nuestro plantel albirrojo, evidenciaron que no están a la altura de un campeonato como esto, ni siquiera para las eliminatorias. El partido contra Argentina fue un espejismo. Demostraron actitud, dejaron todo en la cancha, pero les pesa jugar en la selección. Hay futbolistas que tiene que pasar un buen trecho para volver a ser convocados, como es el caso de Celso Ortiz, Hernán Pérez, Federico Santander, Iturbe y unos más que necesitan ser revisados.

Es hora de que den un paso al costado. No solo los jugadores son  responsables, sino también la dirección técnica en donde no supo hacer una lista de 23, en donde dejo afuera a jugadores como Blas Riveros – figura en su equipo en Europa -Piris Da Motta – a quien no lo convocaron con la excusa de que no estaba en ritmo – o Lorenzo Melgarejo.

Dejaron fuera a esos jugadores para llevar jugadores que no están a la altura como Ivan Torres – que no tuvo ningún minuto en lo que va de la Copa América – y Arzamendia que es otro que no rindió lo esperado.

No olvidar de Toni Sanabria otro gran ausente. En vez de él, Berizzo prefirió llevar jugadores como Iturbe, Santander y Hernán Pérez.

No es por llorar sobre leche derramada. Lo grave de esto es que no llevaron tres jugadores de Europa, siendo que los propios dirigentes de la APF destacan a Boca llena la incursión de los jugadores que juegan en Europa, sin embargo estos ni de broma son llamados a la selección.

En resumen, y recalco. Esta selección está en cuartos por un golpe de suerte, no por mérito propio. De todas formas quedó aquella imagen que sirve para una película ilusoria, en donde llegamos a la final de la Copa América del 2011 sin ganar un solo partido.

Todos me dicen “Jorge, hay que confiar, que hay que tener fe” y yo les retruco con una pregunta simple y concisa ¿Pero como vamos a tener fe en una selección que no juega a nada, que cuenta con jugadores que no están a la altura, que juega horrible, que no supo mantener un 2 a 0 ante una selección Amateur que si armamos un equipo de Exa le ganamos por goleada?

Y reafirmo lo que desde un principio sostuve – Y se puede leer en varias columnas que hice en este selecto periódico, como elementos de prueba – que esta selección no me demuestra confianza. Mañana tenemos una prueba más en Porto Alegre.

Si mañana logramos superar a Brasil, no dudo que va a ser por otro golpe de suerte, pero me gustaría que los jugadores ganen poniendo todo lo que hay que poner. Espero que estos jugadores me tapen la boca.

Serie de panales entre Paraguay y Brasil. En aquella oportunidad, la albirroja igualó a un gol contra la selección brasileña. Derlis Gonzalez anotó el gol en tiempo reglamenteario para la albirroja. Volvió a repetir la acción en la tanda de penales para ubicar a la selección nacional en las semifinales. Youtube.

Jorge Ibarrola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *