Inteligencia Artificial: ¿Un avance o una amenaza?

Inteligencia Artificial: ¿Un avance o una amenaza?

Para muchos la Inteligencia Artificial es el desarrollo científico y tecnológico moderno que representa una oportunidad de progreso para la humanidad en un futuro inmediato. Claro, cabe mencionar que esto sucedería si se la utiliza correctamente; ¿pero por qué creemos que esta tecnología deba ser necesariamente una amenaza para la raza humana? Entre dichos de expertos y filósofos con pensamientos preclaros podemos mencionar algunas opciones de respuestas a esta interrogante.

El Físico Estadounidense Max Tegmark, advierte, que la llegada de una inteligencia artificial que supere a la del ser humano es solo cuestión de décadas. El físico dice que “hay una gran presión económica para hacer obsoletos a los humanos[1]. Afirma que sin mirar las motivaciones de las empresas que fomentan la IA, la primera es ganar dinero. Comenta también sobre las armas de destrucción masiva que con la tecnología IA podrán constituir un peligro inminente para la sociedad, y lo que opina es que hay que prohibir este tipo de armamentos, ya que son perfectos para los grupos terroristas y otras personas que quieran fomentar violencia, muerte y destrucción.

Hoy en día, las armas son fáciles de conseguir, las balas son baratas y el jugar con la vida de los demás se volvió un hobby para algunas personas. Y si con armas tan “simples” se puede crear tanto caos, no nos podemos imaginar qué sería con armas que posean IA. Un arma de esa magnitud en las manos equivocadas puede generar mucho terror. Es en este punto donde nos ponemos a pensar… ¿el físico Tegmark tendrá la razón?

Por otro lado tenemos a personas que creen que la Inteligencia Artificial es el avance más acertado, y más necesitado. Como es el caso de Keisure Hori, Oncólogo, en el centro Nacional del cáncer en Japón. Hori afirma que como médico no le gustaría que desapareciera su trabajo pero que para la humanidad sería lo mejor que sean remplazados por maquinas con IA que mejorarán su trabajo, así se perfeccionaría la calidad de vida y la prolongarían más. Como también es el caso de Ayoko Ymasita, una mujer de nacionalidad japonesa de 67 años, que fue diagnosticada con leucemia. Estuvo al borde de la muerte pero su doctor, Saturo Miyano, decidió dejar actuar y darle una oportunidad a la IA. Así que con un grupo de especialistas programaron un sistema con IA que funcionó ya que, Ayako fue la primera paciente curada de un cáncer con una computadora con inteligencia artificial.

Pero la preguntas es ¿las máquinas deberían remplazar a los humanos?

La tecnología sirve para muchas cosas, (si se usa para salvar vidas, ayudar a facilitar ciertas tareas del ser humano), pero por culpa de ella, se están perdiendo muchas cosas. Principalmente la empatía, el afecto a otro ser humano y ahí paramos en otro caso, el de  Akihiko, el japonés que se casó con  una estrella animada virtual, su nombre es Hatsune Miku. El hombre dice que no tuvo suerte en el amor. Experimentó el rechazo junto con la intimidación y que por eso no quiere tener una relación con una humana.

Si tomamos las opiniones tal y como las venimos exponiendo, nada de lo que se pueda construir con IA, de  por medio, será bueno para la humanidad, a priori.

Aunque la definición de posturas en contra, desde los límites éticos y morales, son muchas, también las hay, desde la óptica de empresas como IBM que fomenta la Inteligencia Artificial para la mejora de las condiciones de vida de los seres humanos, tanto es así, que en su documental[2], también disponible en YouTube, se pueden observar las distintas manifestaciones de la IA actual, con grandes oportunidades  que significarían muchos adelantos en el campo médico, económico, cultural, pero que eso sí, supondrá una transformación de la sociedad humana, tal y como la conocemos hoy.

Evidentemente, un documental pagado y realizado por la IBM, no puede ir en contra de la IA,  ya que es uno de los gigantes empresariales que más invierte en la investigación informática en este campo. Avances en este sentido se han desarrollado desde la última década del siglo pasado, pasando de meticulosos estudios y análisis de posibles eventuales estrategias para lidiar con el uso y abuso de estas nuevas tecnologías, pues como sabemos, el problema no está en el progreso científico, sino en el destino que el hombre le dé a estos logros tecnológicos, lo que conjetura el debate sobre el dilema elemental entre mal y bien.

De allí que los problemas que se suscitan a nivel ético son los mismos que han causado revuelo universal en el siglo pasado desde la ciencia genética que había clonado al primer animal, la famosa Dolly[3], con el aluvión de críticas de varios sectores que atacaron esta iniciativa que a la larga motivó prohibiciones, por las implicancias bioéticas que recrudecieron en el último año con los anuncios de científicos chinos sobre una investigación que llevan adelante con bebés modificados genéticamente[4].

Las máquinas nos están superando a un ritmo vertiginoso y aplastante, es cierto, aún es casi improbable que un computador pueda sentir emociones o calcular movimientos de acuerdo a los beneficios o perjuicios implicados en la toma de decisiones por parte del hombre, pero ello es simplemente cuestión de tiempo; . Y que esto esté bien o no depende de la perspectiva de cada uno. Lo claro y lo concreto siempre es que la humanidad necesita de la tecnología para progresar, solo que algunas veces el progreso, no necesariamente significa mejora en la calidad de vida.

Hasta qué punto vamos a llegar los humanos, antes que los robots nos superen por completo, son cuestiones a analizar profundamente y con tiempo. Este artículo no intenta ser el espacio donde se puedan analizar estas idas y vueltas del desarrollo y la innovación científicas, pero sí, al menos, puede servir para intentar sentar una postura desde el pensamiento crítico o al menos, aproximarnos lo más que se pueda a él.

¿Estamos llegando a una etapa de la historia en que la tecnología provocará avances en materia médica pero un marcado retroceso en la forma en que los seres humanos compartimos con los semejantes, alegrías y tristezas, errores y virtudes, luces y sombras, la calidad que todavía conservamos, muy a pesar del progreso científico, de mirarnos a los ojos y sonreír a la inmensidad, siendo apenas una curuvica, en el infinito campo de las estrellas del universo? Lo desconocido siempre puede resultar una amenaza, mientras no desentrañemos el enigmático halo que lo circunda.

Emitir juicios favorables o desfavorables es abrir el paraguas. Dejemos que el futuro nos indique la respuesta…porque aún falta mucho por descubrir.

Fuente de la Imagen: https://www.nebrija.com/medios/nebrijaglobalcampus

[1]Límites éticos para la inteligencia artificial | DW Documental. Link: https://www.youtube.com/watch?v=sHVwwriaT6k

[2]Discovery Latinoamérica | Inteligencia Artificial – IBM. Link: https://www.youtube.com/watch?v=5rvZBsueMoc&t=762s

[3]https://okdiario.com/curiosidades/oveja-dolly-primer-mamifero-clonado-historia-1133204

https://www.eluniversal.com.mx/articulo/ciencia-y-salud/ciencia/2017/07/5/se-cumplen-21-anos-de-la-oveja-dolly-primer-mamifero
https://es.wikipedia.org/wiki/Oveja_Dolly

[4]https://elpais.com/elpais/2018/11/26/ciencia/1543224768_174686.html

Rosario Román

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *