La corrupción en Paraguay

La corrupción en Paraguay

Por Liset Casco

Antes de hablar sobre la corrupción es importante definirla: “abuso de poder público para obtener beneficio particular y según la RAE (Real académica española) – Se utiliza para nombrar el vicio – es la acción y el efecto de corromper, depravar, echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar)

Como ya sabemos, podemos decir que la corrupción es algo universal que afecta a todas las regiones del mundo y a todos los niveles de la sociedad y que el efecto es mayor en países en desarrollo.

Una de las características más comunes de la corrupción es el abuso de poder, el que se expresa mediante el hábito de utilizar las posiciones públicas o privadas, para obtener un beneficio grupal o personal (les puedo poner de ejemplo a las organizaciones o municipios que presentan facturas adulteradas por trabajos supuestamente realizados).

  • Carencia o debilidades de procedimiento y mecanismos institucionales que garanticen la transparencia en el ejercicio de las funciones (muchos trabajos sí son rebelados mientas, otros no, donde ocurren desvío de fondos).
  • Debilidad en el marco legal que tipifica y sanciona la corrupción administrativa Pública. (no hay una sanción severa para los corruptos).
  • La impunidad en que se encuentran los actos de corrupción, sobre todo, en la administración pública. (tráfico de influencias y la obtención de prebendas personales).

El corrupto tiene el poder de manipular y chantajear a las personas, unas de las causas principales de la corrupción el mantener el poder, riqueza y el estatus.

Para la corrupción hay etapas como aquella a gran escala que consiste en actos cometidos en los niveles más altos del gobierno que involucran la distorsión de políticas o de funciones centrales del estado, y que permiten a los lideres beneficiarse a expensas del bien (daños generales a las personas y a la sociedad).

La corrupción en pequeña escala sucede cuando, el abuso cotidiano de los servidores públicos en sus interacciones con los ciudadanos comunes, quienes a menudo, intentan acceder a los bienes y servicios básicos en ámbitos como hospitales, escuelas, departamentos de policía u otros organismos, choca con los intereses de éstos últimos.

En la corrupción política, instituciones y reglas de procedimientos los responsables de la toma de decisiones abusan de su posición, para mantener su poder, estatus y riqueza.

En Paraguay en la actualidad estamos siendo gobernados por corruptos, los gobernantes no son honestos y trasparentes en sus funciones, por más de que seamos un País democrático somos los encargados de escoger a los corruptos para que nos representen, pensamos que votamos por un cambio, pero al subir al poder cometen los mismos atropellos a las buenas prácticas públicas. La corrupción es un tema que se vive generación tras generación, pero no podemos decir que es inevitable.

Al vender votos, las personas se hacen partícipes y aportan su granito de arena para la corrupción, por eso, debemos elegir bien, o al menos, mejor, queremos seguir viviendo bajo la tutela de los corruptos o queremos el cambio real y verdadero. Depende de nosotros. No pongamos la famosa excusa “mal de muchos, consuelo de tontos.” Jamás, la ambición desmedida y desleal de un grupo de personas podrá más que el bienestar general.

Esta realidad se puede cambiar. Hay que salir a enfrentar la corrupción con todas nuestras fuerzas, debemos participar más en la política, empezar por apropiarnos de lo que pasa a nuestro alrededor y cambiar así, nuestro entorno social.

Que no se normalice la corrupción.

 

 

Fuentes:

https://www.significados.com/corrupcion/

 

 

El Parlante