La primavera docente y los resentidos de la UNA

La primavera docente y los resentidos de la UNA

No, no es un título en clave sarcástica…

Yo sé que no te importa ni te interesa la educación en la Universidad Nacional de Asunción ni tampoco el futuro del estamento docente pero igual diré algunas cosas que puedo ver.

El actual paro académico de la Universidad Nacional de Asunción decretado por su máximo órgano, el Consejo Superior Universitario para exigir que se apruebe la reivindicación de la «nivelación salarial docente»*, revela muchas cosas, por un lado, el nulo interés del gobierno y de las altas esferas ministeriales para rever el estado actual de la educación superior pública en Paraguay; por el otro, el resentimiento de cierto sector docente, muy inclinado a las ideas de izquierda, que conciben el mundo sólo a imagen y semejanza de sus “luchas verdaderas”, según sus propias expresiones, culpando a los actuales huelguistas que reclaman derechos por demás, adquiridos y necesarios para ejercer el magisterio, de tibios frente a las luchas estudiantiles.

Gran cantidad de docentes y estudiantes de todas las Unidades Académicas de la UNA continúan con el Paro Académico en el microcentro de la ciudad de Asunción, en su segundo día consecutivo, con el fin de hacer cumplir los acuerdos concretados con el Ministerio de Hacienda. Fuente: Universidad Nacional de Asunción. Facebook.

La actual coyuntura demuestra por qué la UNA está más pronta a morir antes que a rejuvenecer: la inopinada contraposición de intereses políticos de larga data y la desigualdad mental entre una gran parte de los profesores, afiliados a partidos mayoritariamente prevalentes y los otros, aquellos que demuestran su resentimiento como remedo de “conciencia de clase” o de la famosa “memoria histórica” que tan en boga está hoy en día, oscurecen los elevados objetivos misionales, que se agita en el interior de los gobiernos sucesivos para emprender el recorte final que haga caer a todo ese glorioso castillo construido desde el año 1889 y que produjera en su momento a los intelectuales de ayer y hoy en Paraguay.

Decía uno de esos rimbombantes comentarios de los muros del facebook, por demás, una red social sin mucha veracidad ni mucha seriedad lo siguiente a grandes rasgos:

Muchos de los docentes cierran rutas pero suelen decir a los estudiantes que no es la forma”.

Fijémonos un rato en la falacia. No es cierto que muchos docentes lo hagan, en las charlas y clases los docentes dan su opinión, jamás se meten en los asuntos de los estudiantes, de manera profunda, a no ser que tengan intereses en juego. UNANOTECALLES fue un movimiento estudiantil azuzado desde un comienzo por los sindicatos del Rectorado de la UNA y por grupos de docentes enfrentados políticamente, los estudiantes fueron manipulados por un sector de los mismos, quiénes pudieron acceder a puestos administrativos, como corresponde, “no se le puede negar el trabajo a todos, claro está, sean o no coincidentes con nuestros pensamientos políticos o ideológicos”. Con UNANOTECALLES se dio algo inigualable, todos contra el Tío Froi.

Pero es una falsedad que “muchos de los docentes cierren rutas” ahora, oponiéndose en el pasado. Recordemos las distintas manifestaciones docentes, sindicales y estudiantiles que llegan desde el comienzo mismo de la transición democrática: han cerrado rutas, cerrado el rectorado, tanto el antiguo situado en Villa Angulo sobre la calle España o el nuevo, construido en el Campus Universitario de San Lorenzo, tanto la ruta Mcal. Estigarribia como la Av. Mcal. López fueron cerradas en múltiples ocasiones, en algunos casos por grupos separados, otras veces con todos los estamentos luchando por una mejora salarial que generaría una mejora educacional, una de las últimas movilizaciones multitudinarias en la que hubo paros académicos se dieron en el pasado reciente y no tanto, que estos señores resentidos no hayan querido participar en aquel momento no significa que no se hayan realizado.

Gran cantidad de docentes y estudiantes de todas las Unidades Académicas de la UNA continúan con el Paro Académico en el microcentro de la ciudad de Asunción, en su segundo día consecutivo, con el fin de hacer cumplir los acuerdos concretados con el Ministerio de Hacienda. Fuente: Universidad Nacional de Asunción. Facebook.

La otra falacia es mostrarnos a los estudiantes como “los hacedores de los verdaderos cambios y transformaciones universitarias de los últimos años”, totalmente falso, si bien es cierto, los estudiantes han tenido gran parte de razón en sus movilizaciones y logros, no es menos cierto, que tanto docentes como sindicalistas de la UNA han podido conseguir sus reivindicaciones ulteriores gracias a la unificación de criterios primero, y unión estamental, posteriormente, cosa que requiere un análisis más profundo y perspicaz, alejado del fanatismo ideológico, el sesgo cognitivo o el resentimiento de clase docente. Sin luchas no hay victorias es el slogan más multifuncional en la Universidad, pero todo depende, del grado de solidaridad imperante.

Los docentes resentidos deberían seguir siéndolo, pero también ofrecer sus fuerzas de manifestantes en consideración a los reclamos que a ellos conviene también, ser más solidarios hasta si se quiere, aunque no creo que ello suceda.

Pasemos a la parte final: “ésa es la única respuesta cuando las dictaduras del capitalismo nos agobian”; algo más falaz que esto no puede proferirse en estas circunstancias cuando se necesitan de todas las fuerzas universitarias unidas, esto es llevar agua al molino ideológico: la universidad no podrá ser otra cosa de lo que es actualmente, las propuestas de una universidad nacional con educación gratuita y de calidad, es otra de las falacias de los movimientos estudiantiles abocados a seguir una ruta ideológica y un prejuicio en sus acciones para la consecución exitosa de sus preámbulos utópicos, el mundo no funciona así y mientras no exista otro movimiento económico mejor que el capitalismo (el marxismo demostró su incapacidad para posicionarse como la única fuerza intelectual y social de aplicación económica opuesta al capitalismo, más véase artículo de Víctor Sosa Traverzzi para este mismo medio¹), mejor es seguir con lo que hay…

Autoridades de la UNA ofrecieron detalles sobre el paro académico. «En la ocasión, la Prof. Dra. Zully Vera de Molinas, Rectora de la UNA, manifestó que la medida es por tiempo indefinido, dado que considera que no se han cumplido los procesos iniciados en el año 2018, a fin de lograr la primera etapa de la nivelación salarial para los docentes de la casa de estudios». Fuente: Universidad Nacional de Asunción – Facebook.

Entonces, resumiendo, tenemos a un grupo minúsculo de docentes (o no) que se siente “oprimido” por el sistema actual en la Universidad Nacional de Asunción, “capitalista, satánico y malhumoradamente predispuesto para atender reclamos marxistas”.

Seamos serios y directos: en la Universidad Nacional de Asunción podrán haber persecuciones, purgas estalinistas, primaveras estudiantiles, reclamos sindicales y docentes en pie de guerra, pero jamás el muro de los lamentos izquierdistas tomará el control de los estamentos más importantes (tuvo su gran oportunidad cuando el Arq. Meyer estuvo en lo más alto de la cadena evolutiva estamental de la Universidad, y al final, se dio cuenta, que todo estaba podrido por dentro y por fuera, sin visos de solución para las chanzas utópicas, pero se dio cuenta de algo superior a cualquier fuerza ulterior: ya no importan las ideologías ni los pensamientos, sino lo que conviene a la mayoría política).

Por su incapacidad de hacer política estos grupos, psicológicamente están en desventaja, no pueden olvidar y seguir adelante, no pueden compartir pensamientos o acciones encaminadas a mejorar la calidad profesional y salarial de sus congéneres en el magisterio, porque simplemente su marxismo testarudo y perseverante, no les deja ver la otra orilla, además, súmemosle a eso que no quieren saber nada de compartir marchas con los “seccionaleros” o coloretes del estamento docente escalafonado de la UNA o los liberaloides que agazapados políticamente, siempre están a la orden del día del aprovechamiento de las oportunidades para copar estratos superiores.

Gran cantidad de docentes y estudiantes de todas las Unidades Académicas de la UNA continúan con el Paro Académico en el microcentro de la ciudad de Asunción, en su segundo día consecutivo, con el fin de hacer cumplir los acuerdos concretados con el Ministerio de Hacienda. Fuente: Universidad Nacional de Asunción. Facebook.

Pero esto va más allá del marxismo ortodoxo paraguayensis, nada interesante por cierto, plagado de rockstars intelectuales, que tienen todas las recetas para la solución de los problemas pero que prefieren ser parte del problema y no de la solución, que a la hora de la verdad, esconden sus fauces y garras de la iluminación para hacerse pasar por mansos corderitos. Nada tienen de eso. Decía que va más allá de eso, se convierte en un sesgo cognitivo marcado por el odio de clase, el odio y rencor que marca un resentimiento que acontece como una fijación paranoica sobre las demás clases docentes pertenecientes a otras facultades que no sean las suyas propias. Claro, solo cuando les conviene apoyan con todas sus fuerzas…

A estas alturas los profesores, escalafonados o no de la Universidad Nacional de Asunción, aquella que alguna vez ostentó el grandioso título de la mejor universidad del Paraguay, se siguen manifestando en las calles de Asunción y San Lorenzo.

Ellos marchan no porque tengan los mismos salarios o los mismos sueldos, no porque sean escalafonados o adjuntos, administrativos, técnicos, investigadores o simplemente pasantes, sino por algo más importante que los intereses personales, de grupos, resentimientos de por medio u odios de clase, se manifiestan porque la UNA, está por perder credibilidad ante los ojos de propios y extraños, ya que el paupérrimo sueldo que perciben los encargados de mejorar las posibilidades y probabilidades del futuro con la preparación y capacitación de los pensadores, científicos, y constructores del conocimiento de las futuras generaciones, no les da margen de error, ya que deben olvidar el compromiso con la UNA y buscar otros trabajos que le hagan posible sobrevivir donde no se premia la preparación, sino el grado de hurrerismo.

Las manifestaciones lograrán que el ministerio encargado de aprobar dicha nivelación conjuntamente con el Congreso de la Nación de Haraganes posibilite que los docentes ganen lo que les corresponde ganar ante tan elevada profesión y puedan vivir del magisterio, algo hasta ahora imposible de pensar en pleno siglo XXI en Paraguay.

Medios de comunicación se hacen eco de las movilizaciones de los docentes de la Universidad Nacional de Asunción. Fuente: Facebook.

El futuro de la Patria está en manos de los docentes, un futuro que significa enseñar a nuestros jóvenes lo poco que aún nos queda a los paraguayos para sentirnos orgullosos, la fe y la esperanza de que el día de mañana, todo será mejor, a pesar del pesimismo nuestro de cada día. Los resentidos universitarios de todos los estamentos que deberían meter su cabeza en un pozo cavado en el suelo con sus garras marxistoides, como los avestruces que sólo alzan sus sienes en lo alto, cuando se trata de criticar, un movimiento necesario para el país, están firmes como soldados o rebeldes, pero no para cosas realmente necesarias.

Sin embargo, a las autoridades nacionales no les interesa el futuro del país y la mejoría de las condiciones de las instituciones superiores públicas, el futuro de la universidad pende de un hilo, están intentando matar la enseñanza universitaria de esta forma, no pagando lo que corresponde a los que mal o bien, con o sin capacidad, intentan compartir sus conocimientos con los jóvenes. Ciertamente, la UNA debe transformarse, mutar en algo superior, evolucionar en su enseñanza y en la calidad de sus docentes, pero si ni siquiera ganan lo mínimo que se espera, ¿cómo pretenderemos seguir este carro sin ruedas a la próxima frontera del conocimiento? Da para la reflexión.

ESTUDIANTES DE LA UNA EXPRESAN SU APOYO A LOS DOCENTES. Fuente: Universidad Nacional de Asunción. Facebook.

De la Universidad siempre saldrán los nuevos líderes políticos que se harán cargo del gobierno y que chutarán de esos lugares, a los juglares del planillerismo político, estos monstruos impresentables y nefastos que continúan eliminando las posibilidades de muchos jóvenes paraguayos de acceder a una educación superior de calidad.

De nuevo, a nadie le interesa ni le importa este asunto, total, que se vean los docentes, que ellos luchen solos para obtener sus reivindicaciones, mientras el pueblo sigue indiferente los acontecimientos. Estamos hablando de la educación de sus hijos y nietos…nada más y nada menos.

Como el graffiti de Bansky, hasta en los momentos en que deben estar unidos, los resentidos no paran de arrojar «flores de grueso calibre» a sus pares docentes…

 Soldier Throwing Flowers. Bansky.

¹https://elparlante.com.py/opinion/la-imposible-defensa-de-un-marxismo-del-siglo-19/

*Nivelación salarial no es aumento. No puede ser que profesionales máster, Ph. D, tengan rubros de 900.000 y el Cones exige pagar más de 2.000.000 para reconocer los títulos de los docentes que quieren enseñar en la UNA, obtenidos en el extranjero.

Gabriel Ojeda

Informacion

3 comentarios en «La primavera docente y los resentidos de la UNA»

  1. Totalmente de acuerdo entiendo que se quiere sitiar a la una para que ella no evolucione y favorecer a las universidades privadas que no cuentan con las infraestructuras adecuadas para acreditar entonces no queda otra que bajar el nivel de la una cerrandola de sus posibilidades de seguir creciendo

  2. Hey there, I think your blog might be having browser compatibility issues. When I look at your blog in Ie, it looks fine but when opening in Internet Explorer, it has some overlapping. I just wanted to give you a quick heads up! Other then that, wonderful blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.