La Santa Violencia: Intocable

La Santa Violencia: Intocable

Los hechos de violencia alrededor de espectáculos deportivos están siendo un azote largamente soportado por los aficionados reales del fútbol. La pésima organización de la APF en juegos de Futsal-FIFA está vista como causante de los disturbios entre hinchas de Olimpia y Cerro Porteño en este pasado viernes, saldado con una muerte confirmada de un joven de 28 años. No hay otra forma de ver el problema actualmente.

Comunicado oficial de la APF.

Aparte de la tímida reacción de las autoridades competentes y el nulo acceso a una serie de pasos en materia de seguridad sobre el coliseo electo para la sede de la gran final, se esperaba que la APF emitiese un comunicado más duro y con una acción más eficaz, con decisiones drásticas para ambos clubes participantes. Claro, es un decir, porque dentro de todo, la APF tampoco es culpable. Es cierto, ¿qué culpa tienen los jugadores de los clubes implicados? Pero no es menos cierto, que la dirigencia de los mismos clubes son los directos responsables de la barbarie; bueno, los dirigentes tampoco son los culpables, ¿quiénes entonces? o ¿vamos a culparle a Mario Abdo Benítez ahora por la violencia en el fútbol también? Alguien debe ser el responsable directo de este desbande con trágico final.

La negligencia de las autoridades deportivas es un cáncer de nuestro deporte en todos los sentidos, o el empeño por no actuar conforme lo que se esperaría de ellos en circunstancias como éstas, sumada a la licencia para matar de estos barras bravas, verdaderos bandidos facinerosos, ladrones y asesinos, que se escudan en el aliento fanático por los colores de sus amores.

Hinchas de Cerro Porteño y Olimpia se enfrentaron en el predio del Secretaría Nacional de Deportes.Foto: Juan Agüero. ULTIMAHORA

Estos forajidos de la ley han provocado que la familia paraguaya deje de asistir a los coliseos deportivos con sus hijos, por miedo y precaución, han estimulado que personas ajenas a los juegos disputados tengan que prevenir los horarios de salida de la casa para actividades de ocio, por temor a enfrentarse al término de los partidos de fútbol, con estos salvajes, feroces trogloditas irracionales que poco tienen de civilizados, comúnmente alcoholizados o drogados, deambulan por las calles y los buses como bandoleros de poca monta, cuatreros de la peor calaña, peajeros en el peor sentido del término, y a rostro descubierto, sin conciencia, que encuentran en las disputas competitivas, un lugar para delinquir. Una vergüenza y lamentable situación que viven nuestros compatriotas, amantes del deporte rey.

Imagen de la previa del partido que fue suspendido. Foto: APF.

Estos hechos de violencia se vienen dando regularmente en el fútbol paraguayo, se han puesto de manifiesto no sólo entre los denominados equipos grandes, también llegó al baloncesto donde los mismos dirigentes son los principales responsables, incluso actuando como barras bravas, amenazando a los rivales deportivos, ¿o ya se olvidan de los episodios protagonizados por dirigentes del Club Deportivo San José, que provocaron la retirada del Club Olimpia Kings de una final el año pasado?

Pues bien, ahora también la violencia se extiende al Fútsal-FIFA, inesperadamente, una final normal tuvo que ser suspendida por las acciones de anormales y la APF, bien gracias, de nuevo, sin los huevos necesarios como para quitarle los puntos a ambos equipos y declarar desierto el campeonato: ése sería al menos, el mejor castigo, en principio, para que los dirigentes del fútbol paraguayo se replanteen varias veces, el seguir apoyando con entradas de favor a estos delincuentes que se hacen pasar por hinchas.

Imagen del interior del SND Arena. Foto: Pasión futsal.

Esperamos decisiones relevantes y castigos duros, que afecten realmente a sus protagonistas, esto no puede seguir así. Hoy fue un joven el que tuvo que danzar finalmente con la Muerte, ¿se tiene que esperar que mueran más personas para que la APF actúe en conformidad y castigue con rigor a los responsables? Un comunicado tan soso, es más bla bla bla, inútil porque no hay soluciones, sino lamentaciones: la Santa Violencia continúa siendo intocable aparentemente…

¿Qué pensás vos querido lector?

Gabriel Ojeda

Informacion