La seriedad de jugar

La seriedad de jugar

La expresión homo ludens[1] busca señalar la importancia del juego en el desarrollo humano y a su vez destaca el acto de jugar como forma consustancial a la cultura humana. Es decir, la relevancia que tienen los juegos en la construcción de las civilizaciones.

Al  comenzar una competencia, se halla el juego, llevándose a cabo bajo determinados límites. Bajo ciertas reglas, absolutamente obligatorias, aunque libremente aceptadas. Acción que tiene su fin en sí misma y va acompañada de un sentimiento de tensión y alegría y de la conciencia de ‘’ser de otro modo’’ que en la vida corriente[2].

Algunas características más resaltantes sobre el  juego podrían ser: límites temporales y espaciales; sin interés material; reglas obligatorias, pero aceptadas libremente; orden y misterio.

Los jugadores siempre se empeñan en ser primeros en todas las posibilidades que ofrezca la sociedad. Esto para demostrar la capacidad que tiene el individuo de manejar de forma correcta sus habilidades. La función que este tendría seria, la repercusión en la formación del carácter y personalidad del futuro adulto.

Para él, el juego ‘’es una actividad libre y ejecutada”, “como si”, es decir, da satisfacciones a ideales de expresión y convivencia. Cuando celebra algo pertenece a la esfera de lo sagrado y ahí es donde se marca el carácter cultural del juego.

Situada fuera de la vida diaria. Podría incluso considerarse que ve al juego como un pasatiempo. A pesar de todo, puede absorber por completo al jugador, sin que haya en ella ningún interés material ni se obtenga en ella provecho alguno. Aunque deberíamos reconocer que está metido en todos los ámbitos.

El juego de la soga, donde la fuerza de los equipos deciden el desenlace. Competencia donde todos deben estar concentrados y donde la fuerza de todos es más importante que la individualidad. Fuente: Conozca Nicaragua Word Press.

Huizinga define[3] que todo lo que ocurre en el juego queda en “el juego”. Sin que las emociones afecten el desarrollo del mismo.  Y la mayor importancia dentro de todo esto es la experiencia. Por eso, a la hora que se vaya a crear un juego habría que analizar qué sentimientos se busca hacer sentir a los jugadores y por qué tipo de competencia habrán de pasar, tanto a nivel positivo como negativo, por supuesto.

Por otra parte, demuestra que la cultura nace de forma lúdica, es decir, al principio, la cultura se efectuaba en forma de juego. Desde varios puntos de vista, se exige el juego limpio, lo que en términos lúdicos equivale a buena fe. Ya que se cree que el alejamiento del juego puede llegar a quebrantar la propia cultura[4].

También explica en este capítulo[5] sobre cómo la vida cultural trae consigo un fenómeno que es la separación entre dos campos. Lo que distinguimos como lo ‘’serio’’ y lo que es de ‘’juego’’ y que en una fase primaria constituye un ámbito donde nace la cultura.  

Cuando hablamos del juego y del saber de forma conjunta nos damos cuenta también que desde siempre, entre las personas, hubo la competencia. Los seres humanos compiten por todo. Ya sea en conocimiento, fanfarronerías, pruebas de fuerza, habilidad artística, argucia, etc.

Dos leyendas del Básquetbol enfrentadas en la competencia de la NBA, Magic Johnson y Michael Jordan. La gloria y el dinero, dos muy importantes «excusas» para dedicarse de lleno a uno de los deportes más completos del mundo. Fuente: charitystars.com

Si bien es cierto, adquirir un gran conocimiento permite tener una visión más amplia sobre la vida, ratifica acercarnos un poco más a la verdad, ya que nadie aumenta sus discernimientos quedándose en una esquina de la tierra toda su vida.

Pero también, permite tener una buena estrategia a la hora de sobrellevar la propia vida que es el juego más complejo.                                   

 ‘’Para el hombre primitivo el poder y osar algo significa poderío, pero el saber algo significa poder mágico’’[6].

Para algunas personas, dogmas o creencias guían sus pasiones y las reglas de juego, impuestas de antemano, imposibilitan salirse de la “costumbre”, de lo “cotidiano”, lo que provoca muchas veces el aburrimiento y otras, el hartazgo. En este juego denso y de violencia implícita, no consideran estas personas el conocimiento o la experiencia de los otros, descartándolos como datos e información no relevantes para sus vidas.

De hecho, esto siempre se da, más para sociedades como la nuestra, no habituadas a la lectura y el discernimiento crítico. Me parece que estar abiertos a nuevos saberes y experiencias debe ser el camino a seguir, ya que ello permitirá conseguir una sociedad menos desequilibrada y desigual, de esta forma los ciudadanos paraguayos podrían convertirse en mejores jugadores, da igual el fracaso o el éxito, porque lo que importa es competir.

Actualmente, LeBron James es el jugador activo más competitivo de la Asociación Nacional de Básquetbol de Estados Unidos. Fuente: NBA Spain.

Tener la capacidad de escuchar y no molestarse al ser cuestionado o acorralado, analizar las circunstancias, examinar sus ideas y las de otra persona, teniendo honestidad intelectual y ver más allá desde el propio punto de vista, permite desarrollar un pensamiento crítico.


[1]Huizinga, Johan. Homo ludens. Alianza / Emecé. p 137 y sgts. 2008

[2]Ibíd.

[3]Ibíd.

[4]Ibíd.

[5]Especificamente en el capítulo: “El juego y el saber”. p 137 y sgts.

[6]Huizinga, Johan. Homo ludens. Alianza / Emecé. p 138. 2008

Raquel A Souza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *