La vida por los colores

La vida por los colores

Los amantes del denominado deporte rey, muy seguido buscan justificar sus acciones tras la típica frase de “No es solo fútbol”, y esta afirmación es correcta, pero contrario a las creencias de los que sí disfrutan de una buena jornada deportiva, estos pseudofanáticos se refieren a los negocios ocultos tras las gradas, como la venta y el consumo de drogas ilegales, asaltos dentro y fuera de los estadios, hasta homicidios, entre otras cuestiones que vuelven agreste el campo de juego.

Fuente Imagen: Versus https://www.versus.com.py/2019/05/19/pelea-barras-cerro-deja-muerto/ . Foto. Aníbal Gauto.

El domingo se disputó, en el estadio Luis Alfonso Giagni de la ciudad de Villa Elisa, el partido entre los Clubes Cerro Porteño y Sol de América (Local), correspondiente a la vigesimosegunda jornada del Torneo Apertura de la Primera División del fútbol paraguayo, previo al encuentro, según afirmó el comisario Arsenio Correa, se produjo un enfrentamiento entre los simpatizantes del equipo visitante, como resultado del altercado un joven de veintitrés años murió y otro, de veinte años, resultó herido, ambos fueron víctimas del impacto de un disparo de arma de fuego.

Ir a observar un partido de fútbol con la familia, hoy significa ser, como mínimo, víctima de alguna petición de dar “voluntariamente” un determinado monto de dinero para “bancar la batalla”.

Arma encontrada por los agentes policiales. Fuente Imagen: https://www.rdn.com.py/2019/05/19/muere-hincha-baleado-en-enfrentamiento/ Foto: Iván Paez.

¿Y a la vuelta?

Esto es aún más peligroso, una especie de psicosis se apodera de las personas, como si estuvieran en medio de un conflicto bélico en el cual la muerte está solo tras la puerta de salida, en las paradas de ómnibus o dentro de los transportes públicos repletos hasta la estribera con hinchas de fútbol que se convierten en «peajeros», que creen tener alguna autoridad irrefutable que, al solo hecho de negarte a cantar con ellos, te golpearán y echarán a patadas del vehículo, porque, al parecer, ese vehículo «piensan» les pertenece.

Barras bravas detenidos por la policía en la Comisaría 14ª Central. Fuente Imagen: http://www.abc.com.py/nacionales/barra-de-cerro-asesinado-1815585.html ABC Color.

Los actos delictivos durante y después de los encuentros deportivos, son secretos a voces. Si bien no es el primer caso registrado, tampoco será el último mientras que las autoridades encargadas de controlar el ingreso a los estadios y custodiar la salida de los mismos, no decidan realizar correctamente sus labores.

La presencia policial no garantiza ninguna seguridad a las familias, al contrario, existe el peligro latente de ser merecedor de un cachiporrazo, solo para que tengan un argumento con el cual defenderse cuando son acusados de inacción.

Imagen: youtube.com

Luego de todo esto, algunos siguen diciendo: “Es solo fútbol”.

Pablo Otazú

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *