El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Nacionales Opinión

Las acciones populistas no tienen asidero, solo las reformas profundas del Estado

!Comparte!

El Ejecutivo y su gabinete ha propuesto el recorte de los salarios de los funcionarios públicos que ganen más de cinco salarios mínimos con un diez por ciento, horas extras y vales de combustibles, los que ganen más de diez salarios públicos, el veinte por ciento, hablan de una reforma, pero esto no es una reforma, sino una acción de emergencia por tres meses, ¿qué nos dicen estos movimientos?

Uno. No es una reforma, sino un acto populista, de acuerdo a lo que otros países de la región decidieron desde el vamos, nuestro gobierno tardó en tomar dicha decisión pensando en la gran cantidad de funcionarios que hicieron posible que Mario Abdo primero le haya ganado la pulseada interna a Santiago Peña en el seno del Partido Colorado, y luego las generales; además, es evidente que esto responde a un clamor popular azuzado por los medios de comunicación quienes “informan” sin intereses de por medio, de las angustias del pueblo paraguayo, que son ciertas y atendibles, pero no soluciona el problema de fondo, la estructura parásita, prebendaria y criminal con la que el Estado paraguayo se sostiene hace más de sesenta años y con una radicalidad casi única, a partir de la instauración de la democracia.

Imagen: ABC Color

Segundo. La cuarentena parcial o total durará por lo menos tres meses en Paraguay, esto se ve a las claras con este tipo de acciones gubernamentales en tiempos de crisis, es decir, hay que ajustarse los cinturones por otros dos meses, sin chistar y comenzando a entender que la desesperación es fruto del desconocimiento social y la desinformación causada por el propio Gobierno, y los medios de comunicación “sin intereses particulares” de por medio.

Aunque, evidentemente, al tener en cuenta estas informaciones verídicas que circulan o intenciones que de la noche a la mañana han surgido gracias a la presión popular, ya te están diciendo exactamente o al menos, con aproximación real, qué pasará y qué debemos hacer. Prevenir futura demanda, prevenir la futura oferta; ir racionalizando aún más nuestra existencia en los hogares y esperar.

Sería interesante desde este medio hablar sobre las futuras acciones ciudadanas en lo referente a la prevención de futuras acciones del gobierno pero ya escaparía a lo que queremos decir.

Tomaremos el punto uno.

Mucha gente piensa que las intenciones del gobierno para estos tres meses sea un mecanismo público que garantice la reforma del Estado a nivel permanente. Esto fue difundido por diversos medios de comunicación, no sé con qué intención escondida, sabiendo bien, que no hay reales intenciones de reformar al Estado paraguayo desde su propio fundamento.

En estos tiempos toda la información se monopoliza en los medios de comunicación, solamente se escucha a una parte, la del gobierno y la de aquella que responde a una respuesta fundamental de los medios de comunicación, que por lo general son también a través de sus dueños, defensores de los intereses personales de los patrones.

Los periodistas hacen “su trabajo” a medida que informan, desinforman, porque no ponen sobre el tapete crítico, todas las posiciones, simplemente salen en las pantallas a repetir lo que le conviene a sus patrones y a cazar brujas. ¿Quiénes son las brujas de esta historia medieval?

Los funcionarios públicos son la brujas de este Medioevo paraguayo, se los caza independientemente de su capacidad, de su talento humano o de sus propias necesidades con la excusa de que son personas privilegiadas, recordemos que los privilegios que se ganan para los trabajadores permanentes están dentro del marco de la Ley Laboral, que no solo acá en Paraguay se respeta, sino a nivel mundial, no se puede pisotear tan fácilmente los derechos laborales de los funcionarios públicos en ningún país del mundo.

Hay que ser serios legalmente, a las brujas se las persigue, se las asesina, entre culpables e inocentes, todas por igual, pero a la larga, ¿quién puede asegurar que estas brujas no volverán de sus tumbas a ocupar los puestos de los cuales han sido expulsadas en su momento?

Imagen: Presidencia de la República

Cualquier reforma que se haga del Estado en este tiempo, solo durará tres meses, a lo sumo o como principio, no sabemos cómo serán las decisiones en el futuro cercano, pero más que nada, podemos predecir cómo reaccionarán ante situaciones extremas, es decir, reaccionando de acuerdo a lo que la prensa diga y lo que el pueblo reclame, nada que provenga de una reflexión plausible, un pensamiento fortalecido por los expertos científicos, y no, como ahora se hace, tomando decisiones de acuerdo al griterío de histeriquismo muy propio de los políticos.

Necesitamos que el gobierno de Mario Abdo responda a los científicos y los expertos en salud, no a los políticos o empresarios que miran sus intereses personales, grupales, ideológicos, corporativos, o laborales-empresariales.

El problema entonces, aparentemente no tiene solución, pero vayamos al caso real, a lo que se necesita hacer de una vez, esta decisión implicaría una gran impopularidad entre todo el pueblo paraguayo ya que quién más, quién menos, y principalmente las personas en situación de vulnerabilidad, son esclavos de la manipulación de los políticos.

Yo planteo que se eliminen los subsidios a los partidos políticos, allí se va todo el dinero que debe ser para salud, educación y seguridad. Lo demás, es puro populismo que no coincide con la realidad, la verdadera reforma debe llegar desde el Congreso, cosa que no ocurrirá jamás, porque los del Congreso son arte y parte del problema; los traseros de los políticos diputados y senadores deben dejar de emitir sus gases intestinales hacia el pueblo, mientras cargan sus faltriqueras con el esfuerzo del contribuyente, el que diga lo contrario es un maldito traidor a la Patria.

Pero esto es una opinión nada más, cuando nos pongamos a pensar de manera pragmática, primero hay que hacer una reforma de la Constitución Nacional porque lo que planteo es inconstitucional, notable, constitucionalmente en la primavera democrática, se hicieron cargo de los hurreros, seccionaleros y jefes de comités de barrio. Constitucionalmente los “demócratas” pensaron en mantener y mejorar un sistema parasitario, prebendario donde el mecenazgo político y el nepotismo estatal, gobiernan desde esos días, hasta hoy, los destinos de la Patria.

Imagen: Revista Plus

Plantear esta solución es simplemente, eliminar de nuestro chip mental, un paradigma que forma parte de nuestro ADN político, convertido en tradición cultural y motivo de negligencia social por parte de todos los gobiernos de esta transición democrática.

Las acciones populistas no tienen asidero, solo las reformas profundas del Estado. El presidente debe seguir con las medidas, pero también tiene que decidir, qué hacer con los políticos, ya que él forma parte del problema y no de la solución.

Cero subsidio a los partidos políticos. He dicho.

!Comparte!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *