LEA GIMENEZ DID NOTHING WRONG

LEA GIMENEZ DID NOTHING WRONG

«CAVERNÍCOLAS»: Fue la palabra que utilizó la Ministra Lea Gimenez para referirse a las acciones recientes de los llamados «campesinos» en sus constantes protestas pidiendo la condonación de sus deudas junto a un subsidio que, según cálculos respetables de entidades relacionadas al ramo, alcanzaría unos 3.000 millones de dólares. 

Muchos se rasgan las vestiduras por esta expresión. 

Sin embargo, cabe decir que la Ministra tuvo «los ovarios bien puestos» para decir las cosas como son, y no nos referimos precisamente a los trogloditas (quizás nuestra percepción sobre la supuesta «evolución» humana suele ser confusa: hoy contamos con tecnología, pero la humanidad sigue siendo la misma de siempre o quizás, en sus maneras, anda peor que antes), sino a la situación en general.

Los subsidios y condonaciones de deudas en general, nunca han traído resultados positivos para la Nación Paraguaya. 

Todo lo contrario, han creado un endeudamiento absurdo, clientelismo y pérdida del valioso tesoro público, es decir, el dinero que con mucho sacrificio obtienen para el país los pequeños y grandes contribuyentes. 

Hace décadas se viene pagando con la cosa pública las deudas e ineficiencias de empresas corruptas como de «campesinos profesionales» (que no son agricultores muchos de ellos, sin duda alguna, pero se han vuelto especialistas en esto de protestar y que se les pague dinero por ello). El país vive en la constante postración de tener que apechugar las malversaciones de los otros. 

Y sin duda alguna, esto es verdadero «trogloditismo», los que promueven este sistema son en verdad cavernícolas que no quieren solucionar los problemas campesinos, y mucho menos les importa el trabajo sacrificado del resto de los paraguayos.

Dicho todo esto, solo queda afirmar que Lea Gimenez «did nothing wrong» (nada malo hizo). Describió una realidad de una clase política parasitaria que continúa chupando la sangre del pueblo y utilizando a los «campesinos profesionales» como carne de cañón para sus fines. Como defensora de la cosa pública, sus expresiones fueron duras pero correctas. No se puede esperar menos de una mujer paraguaya con ovarios bien puestos. El que se sienta ofendido con sus palabras, que se vaya a llorar al Papa.

Lea Giménez. Fuente Imagen: https://www.lanacion.com.py/negocios/2018/04/05/lea-gimenez-deuda-publica-del-pais-es-oportuna-y-prudente/

ENDEUDAMIENTO: 3.000 millones de razones (en dólares) nos cuesta este nuevo capricho. Lo dicen, como ya mencionamos, agencias especializadas en la materia. Si a esto sumamos todos los subsidios, préstamos y condonaciones fracasadas que se hicieron anteriormente (tanto a campesinos como empresarios) en las últimas décadas, tenemos todo el derecho de gritar al mundo entero que no sólo los promotores de esta situación interminable son unos verdaderos «cavernícolas», sino también los politiqueros que se encuentran detrás de bambalinas buscando mantener su clientela.

Es tiempo que de una buena vez se ponga fin a este sistema. Lea Gimenez did nothing wrong en denunciarlo. Esperamos que se mantenga firme en sus palabras y que del Estado Paraguayo ya no salga un sólo guaraní para pagar cuentas injustificables e injustificadas.

¿HAY SOLUCIONES?: Desde luego, pero estas requieren de esfuerzo, trabajo duro y compromiso de todas las partes.

Los políticos deben dejar de servir a sus intereses sectarios y a los plutócratas internacionales, y concentrarse en trabajar para solucionar los problemas del país. Para eso fueron electos.

Los dirigentes de los campesinos deben ser investigados, se tiene que saber en qué andan, cuales son sus verdaderos intereses, qué buscan con fomentar constantemente la división y el odio social.

Y finalmente, los campesinos deben convertirse en agricultores, de una buena vez. Deben sufrir como todo trabajador paraguayo, con días buenos y días malos. Con éxitos y fracasos. Con excelentes zafras y años de pérdidas. Es decir, aceptar que el trabajo tiene altibajos pero con esfuerzo y sacrificio, se puede superar las adversidades. Los campesinos deben unirse, no para buscar que el gobierno solucione siempre sus problemas, sino para que ellos mismos sean capaces de luchar por su emancipación económica. 

FINALMENTE, EL NEOMARXISMO: La izquierda paraguaya siempre trabaja tras bambalinas. Sea esta de los partidos clásicos o de nuevos movimientos.

No es secreto para nadie que son ellos quienes agitan constantemente las aguas para poner en riña a trabajadores contra desempleados, ricos contra pobres, citadinos contra campesinos. Etcétera. Es la esencia de su ideología. Pero para poder combatir a esta izquierda neomarxista que siempre tiene apoyo de los medios de prensa, se deben tomar medidas lógicas y coherentes. 

La primera de esas medidas es decir las cosas como son. Y por lo menos ahora, Lea Gimenez lo hizo. Esperemos que se mantenga firme, como ya dijimos, no sólo con campesinos sino con todo aquel que busque aprovecharse del trabajo sacrificado de los contribuyentes paraguayos. Ese es su deber con la Patria: defenderla de los voraces parásitos cosmopolitas.

Por ende, cerramos repitiendo la frase propia del mundo de internet: Lea Gimenez did nothing wrong. 

Emilio Urdapilleta